• La atleta venezolana expresó en exclusiva para El Diario lo difícil que fue no participar en Tokio 2020. Sin embargo, tras conseguir medalla de oro en el Campeonato Panamericano de Karate se prepara para el Mundial

El sueño de muchos atletas en el mundo es participar en los Juegos Olímpicos. La karateca Yorgelis Salazar estuvo cerca de cumplirlo en 2019, pero una grave lesión la alejó de la clasificación. Sin embargo, la venezolana no desmayó y tomó ese tiempo para corregir los errores y mejorar físicamente. Ahora tiene una nueva meta: ser campeona mundial de karate en la categoría Kumite.

El pasado 22 de octubre inició el camino para lograrla, pues obtuvo la medalla de oro en el Campeonato Panamericano en la categoría de Kumite de -50 kilogramos, y también sumó una presea de plata en la categoría por equipos.

Salazar vio el hecho de no clasificar a Tokio 2020 como una motivación para seguir adelante y buscar mejores resultados. Ahora su meta es el Campeonato Mundial Adulto de Karate que se realizará en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, desde el 16 de noviembre hasta el 21 noviembre.

El sabor amargo de Tokio 2020

La karateca venezolana explicó que cuando comenzó el ciclo olímpico para Tokio no pudo participar en ninguna competencia porque estaba lesionada. Cuando regresó en 2019 no tuvo la oportunidad de obtener la clasificación por ránking, por lo que su única opción fue el clasificatorio olímpico en la categoría de -55 kilogramos, que no era la acostumbrada, y perdió

“Había muchas cosas que me estaban frustrando y me estaban limitando de dar el 100%. Tuve que parar de entrenar para poder cuidarme y que el dolor no empeorara. Aumenté mucho de peso y fueron varios factores que me impidieron dar el máximo. No eran cosas que yo podía controlar y se me escaparon de las manos”, dijo Salazar en entrevista para El Diario.

Salazar en competencia
Foto: Cortesía

Tras su participación en el campeonato panamericano, quedó ubicada en el puesto 11 del ránking mundial. Ahora dice que una de sus metas es estar entre las primeras ocho del mundo.

“Me siento súper contenta, más porque soy nueva en esa categoría. Hay rivales que tienen más de siete años y he peleado contra ellas en los últimos dos años y les he podido ganar. En las últimas tres competencias me ha ido bien y estoy trabajando para quedar en el top ocho para clasificar a los Juegos Mundiales en 2022”, comentó.

¿Qué son los World Games (Juegos Mundiales)?

¿Qué son los World Games (Juegos Mundiales)?

Los Juegos Mundiales son un evento multideportivo que integra disciplinas no olímpicas, como por ejemplo el fisiculturismo, bowling, karate, beisbol, entre otras. Este evento se realiza cada cuatro años. La edición del 2021 se llevará a cabo en Alabama, Estados Unidos.

Levantarse ante las adversidades

La karateca venezolana expresó que la lesión que tuvo fue uno de los momentos más difíciles que ha tenido en su carrera porque sentía que estaba en uno de sus mejores momentos. Era el comienzo del sueño hacia Tokio 2020 y fue allí cuando sufrió una rotura de ligamentos cruzados.

Foto: Cortesía

“Después que me operaron creo que regresé mucho mejor. Si nunca me hubiera roto los ligamentos no hubieran pasado tantas cosas en mi carrera que hoy agradezco, que me han hecho mejor atleta, que me ha llevado al top 20”, dijo.

La atleta venezolana confesó que no ir a los Juegos Olímpicos fue como un duelo, debido a que era el sueño de toda su vida y no dar lo máximo le dolió mucho. Otro de los factores más difíciles ha sido estar lejos de su familia en Venezuela, porque para ella son su máximo apoyo.

“Pasé como un mes llorando cada día. Todo en mi teléfono y en el alrededor era Tokio y cuando vi el momento del karate en los Juegos Olímpicos y vi a mis compañeras con las que me he enfrentado y que les había ganado, me dolió mucho. Luego lo tomé como motivación, dije: ‘soy joven, mi carrera deportiva apenas comienza’. Y hoy me siento muy bien, lo que pasó tenía una razón y debo seguir adelante”, afirmó.

La venezolana explicó que ha sido difícil mantenerse como atleta porque el Estado venezolano no siempre ha cubierto sus gastos y traslados a las competiciones durante su carrera, y ella ha tenido que hacerlo por su cuenta. 

Mis primeros dos años me apoyaron mucho. Viajaba en el equipo nacional, y era la número uno de la categoría. Al número uno le pagaban los viajes, los apoyaban a todos los eventos y cobraba una beca por el ministerio. Tenía 15 años de edad y era bronce del mundo, tres veces campeona panamericana. No era que me lo estaban regalando sino que me lo había ganado. Se los agradezco mucho, pero era algo que como institución les corresponde, cada atleta merece eso”, expresó la karateca.

Cuando sufrió una lesión y no pudo competir durante el ciclo olímpico, Salazar dejó de recibir ayuda del Ministerio del Deporte. Migró hacia Estados Unidos donde se recuperó y en 2019 regresó a la competencias pero tuvo que costear todos sus gastos.

“Entiendo que no estaba en el ránking número uno en Venezuela, pero estaba teniendo buenos resultados en la Liga Mundial que es algo más complicado. Pasó el 2019 y no recibí ningún tipo de apoyo, todos los viajes me los estaba pagando yo. Estaba trabajando aquí para poder pagarme los viajes pero decía ‘voy a hacer este sacrificio para poder subir en el ranking y empezar a recibir apoyo’ ”. 

Yorgelis contó que en el Campeonato Panamericano de Uruguay volvió a contar con el apoyo de las instituciones de Venezuela. Espera que se mantenga para las próximas competiciones.

“En el Campeonato Panamericano de Uruguay me apoyaron, para el Mundial me van a apoyar. Pero ellos me apoyan en competencias que son intercontinentales o que realmente les interesa al país. Pero los eventos que me dan el nivel y el fogueo para mantenerse en el top las tengo que pagar yo. A veces consigo patrocinio aquí y a veces lo hago de mi trabajo y es difícil porque son competencias en Europa”, comentó la atleta.

Una karateca de Ciudad Bolívar

Yorgelis Salazar nació en Ciudad Bolívar, en el estado Bolívar. En esa entidad comenzó su carrera deportiva en el karate, cuando tenía nueve años de edad porque en el colegio donde estudiaba podía practicarlo.

Yorgelis Salazar campeona
Foto: Cortesía

“Ese fue el primer deporte que yo vi y quería karate, y le dije a mi papá que me encantaba. Lo único que yo sabía del karate era lo que uno ve en las películas de Karate Kid. Mi papá me advirtió que me iban a dar golpes, que no me saliera en la primera pelea que él me iba a apoyar. Mi papá siempre ha sido estricto en ese sentido, para él todo lo que uno comenzaba tenía que terminarlo y hacerlo bien”, dijo.

Luego de dos meses, la venezolana obtuvo dos medallas de plata en su primera competencia, algo con lo que sintió que había nacido para esa disciplina. En poco tiempo fue adquiriendo más experiencia y notó que destacaba haciendo las posiciones y técnicas, por lo que comenzó a tomarlo con más seriedad.

Desde esa categoría comencé a cuidarme bastante y formarme como una atleta. No solo hacerlo como un hobby. Durante mi primer año, representé al estado Bolívar y gané oro en el campeonato infantil, y desde allí los entrenadores notaron que tenía potencial  y comenzaron a apoyarme más”, relató.

Yorgelis Salazar detalló que trabaja como secretaria en una oficina en la que le permiten asistir a las competencias y que han sido de mucho apoyo para ella en su carrera deportiva. Dice que ha aprendido a no ser tan estricta consigo misma y disfrutar más de los viajes y las experiencias durante sus competencias.

“Hay una vida más allá del deporte. Así como soy una atleta también puede haber un equilibrio de que tengo que salir, un fin de semana puedo ir de fiesta, sé que puedo compartir un rato. Y todas estas cosas me han ayudado a que mi rendimiento después del clasificatorio olímpico se elevara un montón porque no lo estoy tomando a presión”, relató.

Yorgelis Salazar vio como una motivación no participar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Un episodio que le ha servido para ser mejor como persona y como atleta,. Ahora tiene el sueño de ser campeona del mundo.

Noticias relacionadas