• Un grupo de 10 artistas urbanos, encabezados por el rapero Cpro y el productor Tanatox, lanzó el tema musical, con el cual incursionan en el género del drill. Para sus creadores, más que una canción, es el nacimiento de un movimiento con el cual buscan impulsar la carrera de talentos emergentes

De los fondos de Caracas emerge música. Bien sea en las estaciones del Metro, entre los bloques de Pinto Salinas o a los pies de Parque Central, suenan los beats de Andrés “Tanatox” Urbina, y Carlos “Cpro” Aponte. Ambos encabezan el proyecto 212, un tema colaborativo junto a varios artistas que incursionan en el género del drill, un estilo musical derivado del trap.

La canción, a dos meses de su lanzamiento, acumula más de 160 mil visitas en el canal de YouTube de Cpro. También reseñas positivas en diversos medios de comunicación en español especializados en música urbana. En entrevista para El Diario, sus autores aseguran que si bien ya existían artistas experimentando con el drill en Venezuela, 212 es el comienzo de una nueva tendencia mucho más autóctona. “Lo hicimos de una forma bastante venezolana y estamos representando a Caracas”, comenta Aponte.

La letra de la canción fue escrita por Cpro, tanto el coro como los ocho compases. Por su parte, los beats corrieron de parte de Tanatox y Rick Tyver. También representa el regreso de Urbina como cantante, una fase que había dejado a un lado hace más de una década, cuando se dedicó a la producción. Junto a ellos participa un catálogo de ocho raperos, algunos ya con carreras consolidadas, otros emergiendo en el medio. Ellos son Royal Arm, Klein, SFG, Deokhan, Gona, Louis, Jonnay Taylor y MichxllRain.

Un proyecto grande

Coordinar un tema con 10 cantantes fue un trabajo extenso para los músicos. Acotan que rara vez se hace una colaboración tan grande actualmente en el país. Tanatox explica que luego de asignar cada fragmento de la pista y hacer por separado todas las grabaciones, fue que Cpro y él comenzaron a darle una estructura. Allí definieron el orden de aparición de cada uno para moldearla hasta su versión definitiva.

El resultado fueron casi siete minutos de canción que al principio no convencieron a los productores ejecutivos, pero el criterio artístico logró prevalecer. “Ahorita las canciones suelen ser de tres minutos y esto era super extraño. Cuando nosotros estábamos presentando el proyecto de 212, nos decían que la canción era muy larga, que no iba a funcionar, pero yo tenía una visión totalmente distinta y a la gente le encanta. Y no solamente yo lo digo, sino que todas las personas que ven el video y los comentarios lo confirman. La canción no aburre”, afirma Cpro.

Igualmente, ambos concuerdan en que su proyecto es una oportunidad para insertar al drill en la movida musical caraqueña. Cpro agrega que desde que compuso el coro, tuvo claro que debía ser algo colectivo, por lo que decidió llamar a raperos como Gona, Louis y Royal Arm, quienes ya poseen fama dentro del país, a la vez de impulsar a otros artistas locales, en un intento de lograr proyección internacional unidos.

“Pensé en los talentos nuevos que hay en la zona por donde yo crecí. Son unos chamos que tienen 15, 16 años de edad, pero son unos prospectos. Son buenísimos y siento vale la pena escucharlos, así que quería que los conocieran más allá de lo que han llegado, que tienen un nombre”, dice.

De izquierda a derecha: MichxllRain, $FG, Tanatox, Deokhan, Royal Arm y Louis. Abajo: Jonnay Taylor, Klein, Cpro y Gona. Foto: Cortesía

Sin miedo a experimentar

Tanatox dio sus primeros pasos en la música en 2007, primero como cantante, luego como beatmaker. De la mano de Cpro, ambos produjeron tres discos, aunque desde 2016 solo publican sencillos sueltos. Inicialmente se dedicaban al rap puro y underground, el denominado “bombo y caja” por el sonido de sus pistas. “Nosotros vestíamos ancho, representando la cultura Hip Hop, pero con la música que hacemos damos a entender al público que no solamente somos raperos, sino que somos artistas integrales que podemos hacer lo que sea”, cuenta Tanatox.

Afirma que actualmente no tienen miedo de explorar con otros ritmos, desde el afro hasta el reguetón. Cpro también señala que forma parte de la evolución del artista no quedarse encasillado en un solo género. Por eso comenzó también a buscar música nueva que supusiera un reto para él. Eso lo llevó a toparse con el trap, un estilo más denso surgido en Estados Unidos en los años noventa, y que en 2010 se popularizó con artistas como Kanye West, Rick Ross, Future y Chief Keef. Aunque en Latinoamérica ya Arcángel, De La Ghetto y Ñengo Flow le daban voz en español, y en Venezuela el rapero Kilimanjaro experimentaba con el subgénero en 2013, el trap todavía no era el fenómeno conocido hoy. 

“Puedo decir que fui uno de los pioneros en el rap venezolano que empezó a hacer trap. Lo hice más o menos por el 2014, cuando era una especie de tabú porque en Venezuela había un público muy rapero y los artistas tenían como miedo de innovar con algo como eso porque lo veían muy comercial”, asegura Cpro.

Tanatox (sombrero amarillo) y Cpro (de trenzas). Foto: Cortesía

Evolución del género

Entre 2015 y 2016 la situación del trap era completamente distinta. Nuevos artistas como Bad Bunny, Anuel AA, Bryant Myers hicieron que el ritmo se volviera rentable comercialmente en la región. Por su parte, en Venezuela poco después aparecieron músicos jóvenes que, sin presupuesto y aprovechando las redes sociales, se dedicaban por completo al trap. Entre ellos estaban Big Soto, Trainer o Adso Alejandro, mientras que raperos de trayectoria como Akapellah y Neutro Shorty también incursionaron en experimentos como La Fraternidad.

La gente les comenzó a prestar atención porque era algo fresco, que no se había escuchado antes, y lo hacían de una forma muy venezolana, muy de ellos. Eso fue lo que les llevó al lugar donde ahora están”, opina Cpro al respecto.

Actualmente el trap se ha posicionado, junto al rap y el reguetón, entre los géneros más populares en Venezuela. Más allá de la música, logró permear en toda una generación de jóvenes que imitan su estética y fundamentos. Tanatox también ve de manera positiva la llegada al país de la plataforma Spotify, con la cual los artistas emergentes tienen mayores oportunidades para difundir sus producciones.

“Siendo honestos, va a sonar un poco chimbo (malo) probablemente, pero el trap vende más que el rap bombo y caja. Yo hago música por amor al arte, pero también necesitamos dinero. Y eso hace mucho tiempo era tabú, el ‘te estás vendiendo, no eres real’. ¿Por qué estoy dejando de ser real por hacer trap? Si le caemos a la pista y le metemos como es, eso va a sonar fino donde sea”, reflexiona.

En este sentido, el productor destaca que muchos músicos venezolanos se han adaptado a las exigencias actuales de la industria. Ya no existe tanto recelo a utilizar programas para sintetizar o refinar digitalmente la voz, como el Autotune o el Melodyne. Asevera que bien utilizados, pueden ser herramientas útiles, por lo que no tiene sentido anclarse en puritanismos. “Ya yo me quité ese chip de la mente, si vamos a hacer un bolero con reggaetón lo hacemos”, apunta.

Capuchas azules

Foto: Cortesía

El videoclip de 212 fue dirigido por José Jesús Sánchez, quien junto a Cpro, le dieron esa impronta cruda y callejera, con imágenes de diferentes puntos de la Caracas de 2021. Como parte de esa estética ruda, en varias oportunidades los raperos aparecen con unos pasamontañas azules.

Cpro comenta que la idea de encapucharse representa simplemente una imagen para darle identidad al movimiento. Aclara que si bien frente a las cámaras muestran una actitud agresiva e irreverente, ese símbolo no está relacionado a las bandas delictivas ni a la violencia que por décadas ha marcado a la capital. “Yo estaba pensando en buscar algo llamativo. Cuando volteas y ves una capucha obviamente te va a llamar la atención porque lo primero que te va a pasar por la cabeza es un robo, pero el mensaje es totalmente diferente. No tiene nada que ver con vandalismo”, señala.

Letras limpias

Históricamente, cada género musical emergente ha sido objeto de críticas y ataques por parte de los sectores más conservadores de la sociedad. Desde el rock a mediados del siglo XX y los años ochenta, hasta el hip hop a principios de los años noventa. Bien sea por ser tachados de inmorales, o por hacer apología del sexo y la violencia, el rechazo forma parte de un ciclo del que el trap no ha sido la excepción.

Tanatox reconoce que muchas veces las letras demasiado explícitas de algunos artistas ayudan a promover esa matriz de opinión, aunque rescata que como todo arte, nace de la manera en que los creadores plasman su visión del mundo. “En la música uno tiene que expresar lo que siente y lo que es. Por ejemplo, hay artistas que vienen de un barrio y han vivido asesinatos, la venta de drogas, o han visto cosas demasiado fuertes. ¿Qué van a cantar? Eso es lo que ellos viven y lo tienen que narrar”, argumenta.

No obstante, el productor señala que forma parte del estilo particular de cada músico. En su caso, afirma que sus trabajos con Cpro no suelen usar muchas palabras obscenas ni ilustran sus composiciones con tanta crudeza. “Más bien en nuestras letras tratamos de hablar de superación, de lo que queremos lograr en un futuro”, dice.

“Siento que manejar ese tipo de lenguaje es faltarle el respeto a mi familia y quienes me rodean. Es muy feo decir ese poco de obscenidades en una canción cuando lo podemos decir de otra forma. A mí me gusta que la música que yo hago la escuchen mis padres, los vecinos, y no me gustaría que mi mamá o los niñitos en la calle estén cantando un poco de vulgaridades”, resalta.

Foto: Cortesía

***

—Otra crítica que han arrastrado muchísimos géneros a lo largo de los años es el tema de la mujer. Generalmente se les suele pintar en canciones como objeto de deseo sexual, cosificada y muchas veces denigrada, ¿ustedes sienten como artistas que pudieran aportar muchísimo más al género buscando otra arista a la forma en la que abordan su relación con las mujeres?

—Cpro: Hay canciones de canciones, todo depende. Nunca en las canciones que trabajamos le faltamos el respeto a la mujer, aunque sí hay otros quienes lo hacen. Es relativo, porque hay muchas mujeres que escuchan ese tipo de canciones y son un éxito simplemente por eso. Y te puedo poner un ejemplo, hay una canción de Neutro Shorty que dice “Cállate puta que te dejo en visto”, y es un éxito. Y he visto millones de mujeres que le dicen putas a otras y eso parece que no les afecta a ellas. Lo ven como que es música y no le dan tanta importancia o se lo toman muy personal. 

—Tanatox: Una de las cosas que realmente nos gustaría cambiar y sé que es realmente difícil es que la gente cambie esa perspectiva hacia el trap o hacia la música que hacemos. Porque te puedo asegurar que hay muchísimas canciones que no denigran a las mujeres y son de rap o trap. Hay canciones bonitas y de amor que son de trap, nosotros las hemos hecho. Una de las canciones más famosas que hice con Cpro, que se llama Indeleble, es un rap bombo y caja trancado, y es la más cuchi que tú puedes escuchar, y está dedicada a una chica.

El futuro

Foto: Cortesía

Más que una canción, 212 podría representar el nacimiento de una agrupación dedicada al trap y drill. Con las capuchas azules como identidad, Cpro y Tanatox no descartan nuevos proyectos colaborativos junto a los participantes del video. “Estamos trabajando en otros temas con el mismo grupo, quizás no los 10, pero sí seis o cinco, y vamos a estar siempre combinados, en la misma línea”, apunta Cpro.

Tanatox acota que con el impulso generado, el plan es producir juntos temas grandes,aunque cada uno mantenga su carrera por separado y se apoyen mutuamente. Acotó que para las próximas semanas estará anunciando en sus redes sociales sus nuevos trabajos. Para el dúo de músicos, la idea es mantenerse constantemente explorando los rincones desconocidos del género, hoy con el drill, y mañana con los nuevos sonidos que surjan.  Ese es su manifiesto.

“Ahorita que está saliendo el drill nosotros lo estamos tomando y hay muy pocos artistas venezolanos haciéndolo. Y después del drill va a llegar un género nuevo que aún no sabemos cuál es, pero te tienes que adaptar a la ola, porque la gente se cansa de escuchar siempre lo mismo. Siempre quieren algo nuevo y fresco, y eso es lo que queremos brindar al público”, declara Cpro.

Noticias relacionadas