• La varguense representará a Portugal en la edición 70 del Miss Universo. Participó en el Miss Venezuela (2018) y Miss Mundo España (2020). Conversó con El Diario sobre su historia personal y profesional que, con sus altos y bajos, está marcada por la perseverancia que tuvo para cumplir sus metas | Foto: Juan Chu (@Juanchu507).

Porta sobre su pecho la banda de Portugal. Habla portugués, español e inglés. Anda en tacones gran parte del día, también suele estar vestida y maquillada para cada ocasión. Detrás de la miss de 27 años de edad, hay una historia de perseverancia. A Oricia Domínguez la acompañan cinco maletas en el Miss Universo y una trayectoria que tiene origen en Venezuela.

Yo me defino como una chica perseverante, que quiere que las mujeres se identifiquen conmigo. Me defino como una chica del siglo XXI, que puede tener un balance entre su vida personal y profesional, que tiene metas, sueños, objetivos y trabaja todos los días por ellos”, expresó la lusovenezolana en entrevista exclusiva para El Diario.

La constancia la ayudó a llegar donde está hoy. Los dos meses de preparación, luego de ganar el título de Miss Portugal, representan solo una parte de lo que vivió tras dejar atrás a su país natal y luego de vivir en España, donde también participó en un concurso de belleza. Dominguez llegó el 28 de noviembre a Israel, donde buscará coronarse en la edición 70 del certamen la noche del 12 de diciembre.

Foto: Juan Chu (@Juanchu507).

Una historia marcada por las costas de Vargas

“La vida me fue preparando para este momento”, comentó la reina de belleza. Recuerda su infancia frente a las costas del estado Vargas. Mientras arreglaba sus cosas para partir a la ciudad de Eliat, conversó sobre su historia. Oricia Domínguez nació en Macuto, creció en Cataure, estudió en Catia la Mar y luego vivió parte de su vida en la parroquia Carayaca.

Su padre es gallego y su madre portuguesa, mezcla que le permitió desde joven enriquecerse culturalmente. En su infancia, su mamá le inculcó el tema social, cuestión que ha marcado su paso por la vida. En su casa usaban ropa de segunda mano de sus familiares en Caracas. Lo que ya no les quedaba era donado a otras personas de pueblos aledaños. Así, Oricia fomentó desde niña el ayudar a los demás.

De su niñez conserva aún el hábito de compartir. Lo aprendió de su casa. Siempre que había un chocolate, por ejemplo, lo repartían en trozos iguales para que todos comieran. Aunque es hija única, tiene a sus primos, que son como hermanos. Incluso, es algo que aún lo hace con su círculo cercano.

De pequeña siempre veía el Miss Venezuela y el Miss Universo junto a su familia. En un principio nunca se imaginó ser miss, pero no lo descartaba, aunque consideraba que era inalcanzable. “En algún momento debo hacerlo”, se decía. A los 15 años de edad comenzó formalmente en el modelaje. Tiempo después ganaría como reina de las Ferias Turísticas de Vargas.

Foto: Iván Dumont (@ivandumont).

Formada para ayudar

A los 17 años de edad se radicó en Caracas, donde estudió Enfermería en la Universidad Central de Venezuela (UCV), de allí egresó con la mención honorífica summa cum laude. La carrera colaboró a que desarrollara más empatía. 

“Durante la universidad estuve en varios proyectos. Algunos los fundé yo y otros que apoyé de donación de sangre, recuperación de espacios. Fui voluntaria durante muchos años de Techo Venezuela. Siempre estuve ligada a organizaciones sociales”, dice Domínguez.

Su desempeño destacado la llevó a ganar una beca de excelencia académica que promueve el trabajo social, el liderazgo y el intercambio cultural junto a la Asociación Venezolano Americana de Amistad (Avaa). Egresó también del programa Lidera, del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

Ha tenido la oportunidad de formarse en Estados Unidos, México y España, en cursos, talleres y demás actividades relacionadas al liderazgo femenino y la vocería. Estuvo frente y detrás de la cámara en televisión. En España, donde pasó la mayor parte de su tiempo en los últimos años, hizo un máster de imagen de moda y estilismo en medios audiovisuales. Esa es la labor que todavía desarrolla hoy, como estilista y asesora de imagen profesional.

Para Oricia Dominguez, el participar en el Miss Universo le da una plataforma que le da más visibilidad y permite compartir su historia y la de las demás concursantes, para que personas que están sintiéndose solas puedan conectar e inspirarse de ellas. Brinda nuevas oportunidades profesionales y una plataforma para proyectar causas que no tienen tanta difusión.

Foto: @SSComplexos.

Tres concursos, un título

2018 fue un año difícil para la lusovenezolana pues su mamá murió de cáncer. Fue una de las etapas de su vida que más le marcó. Ha sido la situación más difícil que le tocó experimentar, pues tuvo que aceptar el hecho y lidiar con el duelo. Producto del deceso, atravesó depresión y ansiedad. Ese año, en medio de su lucha personal y el proceso formativo en distintas áreas, surgió la oportunidad de inscribirse en el Miss Venezuela.

Representó al estado Táchira y resultó como segunda finalista. Comentó que le gustó la experiencia durante el año de contrato con la Organización Miss Venezuela y Venevisión. Aprendió muchas cosas, sobre todo en el área de manejo de medios y entrevistas. El Miss Venezuela le abrió las puertas al mundo.

Posteriormente, mientras cursaba su master en España, gracias a que su papá es español, pudo participar en el Miss Mundo España. “En Europa la influencia de la moda y de otros concursos como el Miss Mundo tienen más impacto. Nosotros estamos acostumbrados a un poco más de show, acá es un poco más diplomático”, explica Oricia. Allí, en el certamen que se realizó en 2020, no figuró entre las finalistas, pero continuó luchando por sus proyectos y metas.

Yo ya había participado en el Miss Venezuela, en el Miss Mundo España. Faltaba el Miss Portugal, faltaba que esa parte de mi familia materna se sintiera representada en un concurso como este (el Miss Universo) y están contentos e ilusionados por mi participación y el trabajo que estoy haciendo, me apoyan muchísimo”, subraya Oricia Domínguez sobre el concurso que finalmente le dio la oportunidad de obtener un título de belleza.
Foto: @SSComplexos.

Su paso por el Miss Portugal

La venezolana comenta que en Portugal hay una comunidad de luso venezolanos grande, al igual que en Venezuela. “Terminamos siendo dos naciones que tienen lazos históricos”, completa. En el momento que se radica en ese país con su familia materna, le ofrecen representar a la comunidad portuguesa de España, y aceptó.

En el Miss Portugal convivió dos semanas con 22 concursantes de diferentes zonas del país europeo. Estuvo en entrevistas con medios de comunicación, clases y visitas a lugares turísticos. Relata que fue una experiencia globalizada, con mujeres de otras culturas que poseen la nacionalidad portuguesa.

Cuando estuve en el Miss Portuguesa (Miss Portugal) leí en redes sociales uno que otro comentario donde decían que había otras chicas que eran más portuguesas y que yo les estaba restando oportunidad. Después de que obtuve el título, he recibido mayor receptividad, están contentos con mi trabajo y lo que estoy haciendo. Me ayudan a crecer y mejorar”, relata sobre su experiencia.

La mezcla las experiencias que vivió en el Miss Venezuela y el Miss Mundo España sumaron en su preparación. Domínguez dice que convivir con las concursantes en los certámenes la preparó para la experiencia similar que está viviendo ahora en el Miss Universo. Debido a esto, se siente en ventaja y con confianza pues es un terreno que ya conoce cómo se maneja.

Foto: Jaime Recarte (@jaime.recarte)

Belleza con propósito y contenido

Las causas que ha apoyado están normalmente relacionadas con la actividad que realiza en el momento. “Quiero darle visibilidad en el Miss Universo a la moda sostenible. Hacer que el consumidor tenga un poco de conciencia y consuma de una manera responsable. Hoy en día consumimos y nos dejamos llevar por las olas de las ofertas y no de realmente lo que necesitamos. Lamentablemente, el planeta está pagando bastante caro eso y nosotros, en consecuencia, también”, expresa Oricia Domínguez.

También, aunque no forman parte de sus causas bandera, forman parte de su historia, busca resaltar la prevención del cáncer, el empoderamiento de la mujer a través de la imagen, con el objetivo que se sientan mejor. Para ella, los concursos de belleza son un reflejo de la sociedad y de cómo se está manejando la mujer en distintos ámbitos. “Quienes participamos en los concursos de belleza somos referentes desde distintos puntos de vista”, resalta.

Ahora que comenzó su participación en el Miss Universo 2021, que se llevará a cabo en el Universe Arena, en Eliat (Israel), comenta que su familia la apoya y está contenta. Todo su entorno, el que la vio crecer y que se sumó en el trayecto de su vida, la respalda.

Múltiples candidatas de origen venezolano en el Miss Universo

Oricia Domínguez no es la primera venezolana que participa en el Miss Universo bajo la banda de otro país. En el Miss Universo 2021 hay tres venezolanas, además de Luiseth Materán, Miss Universo Venezuela, está participando Sofía Arapogianni, quien representa a Grecia.

En años anteriores han ocurrido situaciones similares. Natascha Borger, Miss Alemania 2003; Laura Goncalves, Miss Portugal 2011; Andrea Díaz, Miss Chile 2018, y Teresa Ruglio, Miss Malta 2019, son venezolanas y representaron a otras naciones en el certamen de belleza.

Foto: Josemi Deorgaz (@josemi_deorgaz).

Preparada para cualquier escenario

Ahora que tiene la oportunidad de alzar su voz y ser escuchada, recomienda a las niñas y jóvenes que desean ser reinas de belleza que definan los objetivos de su vida, el lugar que quieren ocupar en la sociedad y que trabajen por eso a pesar de las circunstancias. Recomienda que no se den por vencidas cuando quieren algo, que deben mantenerse trabajando y así la vida les dará oportunidades.

Domínguez está preparada para ganar o perder la corona. De resultar ganadora espera desarrollar proyectos con la organización y proyectar su carrera. De no hacerlo, su vida continuará, pero con nuevos aprendizajes y con más oportunidades. En cualquiera de los casos, quisiera potenciar su marca y tener más impacto y alcance en redes sociales para realzar todas las causas que apoya.

“El único premio no es la corona. Es una sola, pero las ganancias de participar en un concurso de belleza son muchísimas”, dice la varguense. Señala que el grupo de candidatas de este año destaca, resaltando a las latinas de Brasil, Panamá y Venezuela.

Su nombre ha figurado en las listas de favoritas de los distintos portales especializados en los concursos de belleza. Las candidatas actualmente están en competencia y la ganadora será anunciada el 12 de diciembre en un certamen televisado y transmitido para Venezuela por Venevisión, TNT y Telemundo. “La vida siempre tiene un plan para ti, aunque en el momento tú no lo veas o en ese momento consideres que no sea lo mejor”, concluye Oricia Domínguez.

Noticias relacionadas