• De acuerdo a los reportes oficiales, 300 personas fueron evacuadas del distrito de Lumajang, una zona cercana al volcán. Transformaron escuelas, mezquitas, ayuntamientos y casas de la aldea en centros de refugio

Al menos 22 personas muertas y 54 heridos ha dejado la erupción del volcán del Monte Semeru en Indonesia, que inició el sábado en horas de la mañana. 

Esta montaña está ubicada a 3.600 metros sobre el nivel del mar en Java, el archipiélago que alberga a la mayor cantidad de personas y en donde también está ubicada la capital del país, Yakarta. 

El coronel de infantería Irwan Surbekti dijo a CNN que solo 16 de las víctimas han sido identificadas. 

En videos compartidos en redes sociales se observa cómo las personas que viven en zonas aledañas huyen de la nube de cenizas que se levantó en el lugar luego de la erupción. Debido a la magnitud del evento volcánico, las autoridades establecieron un perímetro restringido de 5 kilómetros alrededor del cráter. 

Foto EFE

El monte Semeru tiene 3.676 m sobre el nivel del mar. Entró en erupción en diciembre de 2020, lo que obligó a miles de residentes a evacuar. 

Indonesia se encuentra en el “Anillo de Fuego” del Pacífico, donde están las placas continentales, lo que provoca una actividad volcánica y sísmica frecuente. Este país tiene 130 volcanes activos

Las autoridades también manejan la cifra de 21 personas desaparecidas. Los habitantes heridos tuvieron quemaduras causadas por la lava caliente y una mezcla de ceniza, roca y gases volcánicos. 

El coronel de infantería aseguró que las labores de búsqueda y rescate se enfrentan a desafíos debido a lo impredecible de las nubes de ceniza caliente y el hecho de que la lava continúa fluyendo hacía terrenos más bajos.

De acuerdo a los reportes oficiales, al menos 300 personas fueron evacuadas del distrito de Lumajang, una zona cercana al volcán. Transformaron escuelas, mezquitas, ayuntamientos y casas de aldea en centros de evacuación, según un comunicado.

Foto EFE

Alerta por flujo piroclástico

Las autoridades indonesias mantienen la alerta por los riesgos de flujos piroclásticos que consisten en una mezcla de cenizas, rocas y gases volcánicos que pueden ser mucho más peligrosos que la lava.

A las 5:00 am del domingo 5 de diciembre se registró un primer evento de flujos piroclásticos y otro a las 10:00 am. Las autoridades señalan que los flujos pueden aparecer en cualquier momento sin ninguna advertencia. Además, precisan que se trata de un material volcánico mortífero debido a que se encuentra a más de 1.000 grados centígrados de temperatura. Por esta razón se ordenó la evacuación de todas las personas que residan en un radio de 10 kilómetros del volcán.

Foto EFE

El colapso de las vías por árboles caídos y barro ha dificultado el acceso a la zona de más cuerpos de rescate y también ha sido difícil realizar un registro exacto del número de muertos, heridos y desaparecidos. 

El mayor general TNI Suharyanto, jefe de la Agencia indonesia de Mitigación de Desastres, solicitó el apoyo de las Fuerzas Armadas, voluntarios y equipos para apoyar los esfuerzos de rescate. 

Otras erupciones volcánicas en 2021

Al menos 7.000 personas fueron evacuadas luego de la erupción del volcán situado en la zona de Cumbre Vieja, en la isla española de La Palma, uno de los complejos volcánicos más activos del archipiélago atlántico de Canarias.

El hecho ocurrió el domingo 19 de septiembre y la actividad volcánica se mantuvo activa por más de 60 días. Al menos 1.861 viviendas fueron afectadas por la erupción, los daños se calculan en 906 millones de euros.

El Instituto Geográfico Nacional y el Instituto Volcanológico de Canarias venían registrando desde el 11 de septiembre una importante acumulación de miles de pequeños terremotos en el entorno de la Cumbre Vieja, con focos que comenzaron a más 20 kilómetros de profundidad, pero que fueron ascendiendo progresivamente hasta la superficie.

Foto: EFE / Miguel Calero

Desde comienzos de esa semana, la isla se encontraba en semáforo amarillo por riesgo volcánico en esa zona (nivel 2 de 4).

La Cumbre Vieja es uno de los complejos volcánicos más activos de Canarias. En ella se han producido dos de las tres últimas erupciones registradas en las islas, el volcán San Juan, en 1949, y el Teneguía, en 1971.

En abril de este año, la isla de San Vicente se vio obligada a instar a más de 16.000 personas a evacuar sus hogares debido a que se detectó actividad volcánica en el  volcán La Soufrière. El 9 de abril, un día después de la advertencia, se produjo la explosión del volcán. 

Imagen del volcán Soufriere en erupción 
 UWI Seismic Research / EFE

Luego de la segunda explosión las autoridades se vieron obligadas a cortar el agua y la energía eléctrica en todo el país mientras que el volcán arrojaba cenizas a más de 6.000 metros de altura. 

Esta es la primera erupción en la isla de San Vicente desde 1979. La más mortífera se registró en 1902, cuando más de 1.000 personas fallecieron.

El 20 de octubre de este año, Japón también fue testigo de una erupción en el volcán Monte Aso, el más grande de ese país. Está situado en la isla de Kyushu, arrojó cenizas a 3.500 metros de altura. No se reportaron heridos por la erupción de este volcán, de 1.592 metros de altura. 

Japón es uno de los países con más actividad volcánica del mundo debido a que se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, donde se registran gran parte de los terremotos y las erupciones del mundo.

El Monte Aso es uno de los volcanes más vigilados de los 100 que siguen activos en Japón, como por ejemplo el Monte Fuji, situado a unos cien kilómetros de Tokio.

Foto EFE/EPA/JAPAN METEOROGICAL AGENCY HANDOU

En septiembre de 2014 el Monte Ontake se reactivó inesperadamente y su erupción mató a más de 60 personas, convirtiéndose en la actividad volcánica más mortífera del archipiélago en casi 90 años. 

En mayo de 2021, el volcán Nyiragongo, en el este de la República Democrática del Congo, entró en actividad y el río de lava recorrió sus laderas hasta llegar muy cerca de una población. Al menos 15 personas perdieron la vida tras la erupción volcánica, la mayoría en accidentes de tráfico al huir de sus viviendas. 

Miles de habitantes huyeron de la ciudad, cargando pertenencias y ganado, en dirección a otras ciudades o hacia la frontera con Ruanda, donde cruzaron al menos 8.000 personas, según los datos del Ministerio de Gestión de Emergencias de este país.

El Nyamuragira y el Nyiragongo entraron en erupción por última vez en 2002, forzando a unas 300.000 personas a huir de la lava que cubrió gran parte de Goma y mataron a cerca de 200 personas.

Noticias relacionadas