• Cremoso, dulce, licoroso y especiado; son algunos de los atributos que describen al ponche, la bebida típica de las fiestas navideñas venezolanas. El Diario contactó a tres marcas que ofrecen ponches decembrinos, para conocer precios, ingredientes y cómo logran diferenciarse de la competencia

A diferencia de otros licores en crema, como el Baileys y el Amarula, el ponche crema es parte de la mesa navideña venezolana, ya que es un producto con una demanda limitada por la temporada. De ahí que quienes lo venden de forma artesanal comienzan a promocionarlo a finales del mes de octubre y, según las marcas entrevistadas, los pedidos merman la primera semana de enero, tras el Día de Reyes, fecha que pone fin a las fiestas decembrinas.

La receta tradicional es similar a la del Eggnog estadounidense, una bebida dulce y cremosa a base de huevos que usan para reconfortar el cuerpo ante el clima frío de invierno. En Venezuela, aunque también se le consume en diciembre, se le suele colocar hielo para hacerlo menos denso y más fresco. Sin embargo, su elaboración en base a ron, leche condensada, y la adición de especias dulces, como la canela y la nuez moscada, le mantienen el rango de una bebida cálida.

De cabra y apto para intolerantes a la lactosa

ponche

Chivata Caracas es un concepto de productos elaborados a base de leche de cabra. La propuesta de su carta busca ofrecer recetas tradicionales, pero sustituyendo la leche de vaca por lácteos de cabra. Es así como llegan a lo que llaman el ponche cabra, bebida que se hizo popular en el entonces restaurante que la marca tuvo por más de dos años en la urbanización Santa Inés de Baruta y que desde el mes de noviembre se transformó en productos delivery hasta la puerta de los caraqueños.

“Le llamamos ponche cabra porque el 100% de la leche que utilizamos en su elaboración es de cabras, lo cual le da un beneficio de poder ser consumido por personas intolerantes a la lactosa. Debido a la situación del país, este ponche comenzó a hacerse en fogones de leña, lo que lo hace un producto con sabores y aromas ahumados especiales que vienen de ese proceso. Se hace con ron nacional, huevos, y toques de especias. La misma cocción en leña lo hace sumamente cremoso, y no lleva leche condensada, ya que la reducción de la propia leche de cabra con azúcar, al fuego de los fogones, lleva a la textura deseada”. Afirma José Ramón Lacruz, creador de la marca Chivata Caracas.

La producción del ponche de Chivata comienza a mediados de agosto y permite tenerlo disponible desde septiembre hasta enero. Vienen en presentación de 350 ML y tiene un costo de $10.

Con sabor a parchita y la opción sin alcohol

Kareem Rahn ha levantado un negocio ofreciendo pies de limón y de parchita a través de una cuenta en Instagram llamada @Tupiedelimon. Aunque ahora es reconocida por sus tortas y tartaletas, Rahn recuerda que su incursión en el mundo culinario 2.0 comenzó con el ponche navideño. “Antes de sacar todas estas variedades de tortas temáticas, el ponche fue el primer producto que comercialicé. Comencé ofreciéndolo en mi sitio de trabajo, en bazares, y ahí vi que la gente le gustaba muchísimo, y que la venta de ponche me ayudaba a complementar el sueldo en esa época”. Comenta Rahn a El Diario.

Ponche crema

El diferencial del Ponche de Tu pie de limón, añade Rahn, se centra en ofrecer opciones con sabores y con buena consistencia cremosa; especialmente el ponche de parchita, que viene de una receta casera que hacía una tía de la creadora de la marca, con la base del ponche, pero sin alcohol. Actualmente Rahn elabora y ofrece: Ponches de parchita sin alcohol, y ponche tradicional, parchita o café, elaborado con ron añejo venezolano.  La presentación es en botella de 700 ML y tiene un costo de $15.

Ponche que traspasa nuestras fronteras

Mary González tiene más de 25 años ofreciendo su ponche en Venezuela. Aún mantiene la receta tradicional con la que comenzó, una que es a base de huevos, sin atajos de poner pudin o natilla. González cuenta que comenzó en una época donde la venta era en los bazares, y de ahí se fue forjando un nombre y una marca. Resalta que ha logrado mantenerse a través de la calidad de ingredientes cuidadosamente seleccionados y una imagen con una tapa de madera que hace que sus botellas se diferencien del resto.

Ponche crema

Los bazares fueron mermando, pero su marca Ponche casero y cremoso llegó al Instagram hace tres años; acota que a través de la red social se convirtió en un obsequio preciado que viaja en la maleta de venezolanos que visitan amigos y familiares en el exilio; así fue que el ponche de Mary González comenzó a traspasar fronteras. En 2020 la pandemia dejó a González sin poder salir de Panamá, y fue cuando decidió elaborar y ofrecer ponches en ese país centroamericano, manteniéndose activa en la preparación que ha sido su pasión y sustento por décadas.

 Cuentan con presentaciones de un litro por $20, 750 ML en $15 y la pequeña de 350 ML por $10.

La tradición continúa

Bien sea artesanal, con múltiples opciones que se encuentran entre conocidos y las redes sociales, o el ponche crema tradicional que se consigue en los supermercados, y que ha acompañado a Venezuela por más de un siglo; o con una receta casera, de esas que abundan en la internet, el ponche es parte de la cultura navideña del venezolano y, pese a las circunstancias, se niega a abandonar la mesa criolla decembrina.

Noticias relacionadas