• Por primera vez en la historia de la Eurocámara, falleció su presidente en ejercicio. Diversas figuras políticas lamentaron el fallecimiento del también periodista italiano

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, falleció este martes a los 65 años tras más de dos semanas de ingreso hospitalario en Italia por complicaciones tras una disfunción de su sistema inmunitario. Así lo informó su portavoz, Roberto Cuillo.

«El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, ha fallecido a las 1.15 horas del 11 de enero», anunció Cuillo en la red social Twitter.

Precisó que el deceso se produjo en el Centro de Referencia de Oncología (CRO) de Aviano, en Italia, donde estaba hospitalizado. El portavoz del político italiano añadió que «la fecha y el lugar del funeral se comunicarán en las próximas horas».

Tras contraer una neumonía el pasado mes de septiembre, Sassoli había pasado más de dos meses recuperándose en su país natal y había vuelto recientemente a la actividad política cuando el pasado 26 de diciembre ingresó de nuevo en un hospital italiano por «complicaciones serias tras una disfunción de su sistema inmunitario».

Su ingreso no se hizo público hasta el lunes 10 de enero, quince días después, cuando su portavoz comunicó la cancelación de todos sus actos públicos.

A Sassoli, apasionado de la Fiorentina y de la música clásica, le sobreviven su mujer, Alessandra Vittorini -superintendente de Arqueología de la ciudad de L’Aquila y muy involucrada en la reconstrucción de la ciudad tras el terremoto de 2009- y sus dos hijos, Giulio y Livia.

Sucesora

El socialdemócrata italiano, que antes de entrar en la política tuvo una dilatada carrera periodística, fue nombrado presidente del Parlamento Europeo en julio de 2019 y estaba en la semana final de su mandato, ya que el próximo martes la Eurocámara elegirá a un nuevo presidente por haber llegado al ecuador de esta legislatura (2019-2024).

Es la primera vez en la historia del Parlamento Europeo que fallece un presidente en ejercicio.

Según el reglamento interno de la Eurocámara, el vicepresidente primero debe ejercer como presidente hasta la elección del sucesor.

En este caso, la vicepresidenta primera es la maltesa Roberta Metsola, del Partido Popular Europeo, quien ya era favorita para hacerse con el cargo en la renovación de la cúpula de la Eurocámara prevista para la próxima semana en Estrasburgo (Francia).

De la TV al Parlamento Europeo

Sassoli nació en Florencia en el año 1956 y se graduó en Ciencias Políticas. Tuvo una dilatada carrera periodística antes de entrar en el Partido Democrático italiano. Trabajó en pequeños medios y agencias de noticias y fue testigo directo de momentos clave de la Historia europea, como la caída del muro de Berlín, que él mismo golpeó esa noche del 9 de noviembre de 1989 con un martillo y un cincel como compartió en una fotografía en su web.

David Sassoli. Foto: EFE.

A principios de los 90 se estrenó en la radiotelevisión pública italiana. Acabaría siendo uno de los enviados especiales y presentadores más reconocidos del país, incluido el informativo insignia de la cadena.

Representante del ala católica progresista del Partido Democrático italiano, se afilió a este partido desde su fundación en 2007 y aceptó el reto de encabezar su lista al Parlamento Europeo en las elecciones de 2009, donde ganó un escaño en el hemiciclo comunitario y se afianzó como líder de las filas de su familia política en Bruselas.

Tras un breve intento en la política municipal en 2013, Sassoli renovó su escaño comunitario en 2014 y pasó a ser uno de los 14 vicepresidentes del Parlamento.

Presidente por sorpresa

Sin embargo, el nombre de Sassoli emergió en el último momento a propuesta de la española Iratxe García y, con el beneplácito de los otros grandes grupos del Parlamento, se convirtió en presidente de la Eurocámara a principios de julio de 2019.

En su primer discurso, marcó algunas de las temáticas que fueron constantes en sus intervenciones públicas durante sus dos años y medio de presidencia. Estos fueron el desempleo juvenil, la necesidad de una política migratoria solidaria y común en la UE o la protección social de los ciudadanos.

Pero, apenas tres meses después, sin embargo, le sobrevino el que fue el gran reto que marcó toda su presidencia: una pandemia global que obligó a cerrar las puertas de la Eurocámara y a traspasar todos sus procesos legislativos al escenario online.

En una institución con más de 700 eurodiputados en el que son habituales las imágenes de pasillos, salas de reuniones y hemiciclos bullendo de actividad, Sassoli se vio obligado a tomar decisiones en ocasiones impopulares, como cancelar durante más de un año los viajes mensuales a la sede de la Eurocámara en Estrasburgo (Francia) para celebrar las sesiones plenarias, pero mantuvo siempre el principio de que los procesos legislativos debían continuar sin interrupciones.

En los meses más duros de los confinamientos en Europa, también tomó la decisión de ofrecer menús preparados por las cocinas del Parlamento Europeo para personas necesitadas y trabajadores sanitarios, así como poner a disposición parte de su flota de vehículos o las sedes de la Eurocámara en Bruselas y Estrasburgo para acoger a pacientes o mujeres en situaciones de riesgo, entre otros perfiles vulnerables.

Reacciones

Tras el anuncio de su muerto, las redes sociales de los líderes de las instituciones europeas y de varios de los jefes de los principales grupos del Parlamento Europeo, así como de la clase política italiana, se llenaron de muestras de apoyo y cariño al expresidente de la Eurocámara.

El primer ministro italiano Mario Draghi su servicio a las instituciones, su espíritu profundamente europeísta y su humanidad.

Hombre de las instituciones, profundamente europeísta, periodista apasionado, Sassoli ha sido un símbolo de equilibrio, humanidad, generosidad. Estas cualidades siempre han sido reconocidas por todos sus colegas, de todas las posiciones políticas y de todos los países de la UE, dando testimonio de su extraordinaria pasión cívica, capacidad de escucha, compromiso constante al servicio de los ciudadanos», escribió Draghi.

También tuvo palabras de elogio el presidente de la República italiana, Sergio Mattarella. Afirmó que la muerte de Sassoli «abre un vacío en las filas de quienes creyeron y construyeron una Europa de paz al servicio de los ciudadanos y representa un motivo de profundo dolor para el pueblo italiano y para el pueblo europeo».

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se dijo «profundamente» entristecida por la muerte de Sassoli.

«Me entristece profundamente la terrible pérdida de un gran europeo y orgulloso italiano», manifestó Von der Leyen en su cuenta oficial en Twitter. Sassoli era «un periodista compasivo, un destacado presidente del Parlamento Europeo y, ante todo, un querido amigo», afirmó la política alemana, tras asegurar que sus «pensamientos están con su familia». «¡Descansa en paz, querido David!», concluyó en italiano su tuit Von der Leyen.

El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, definió al también periodista como un «gran defensor de los valores europeos» y de una Europa «más unida y social durante la pandemia».

El venezolano Lorent Saleh, premio Sajarov en 2017, contó en una publicación en Instagram su vínculo con Sassoli. “Sin duda marcó mi carrera para siempre, pero también mi vida personal. Entendí, gracias a él, que no importa que tan alto llegues, siempre debes ser el mismo, espontáneo y genuino”, contó Saleh. Y culminó:

“Hoy nos deja un vacío en el pecho, pero también grandes recuerdos que nos queda honrar con trabajo y lealtad a la causa”.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas