• Italia y Dinamarca se suman a las medidas que tomaron Alemania y Francia el lunes 4 de abril

El ministro de Exteriores italiano, Luigi di Maio, y el ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, Jeppe Kofod, anunciaron la expulsión de 30 y 15 diplomáticos rusos, respectivamente, por ser un riesgo para la seguridad nacional.

Di Maio, que se encuentra en Berlín para la conferencia del Grupo de apoyo a Moldavia, anunció que se convocó al embajador ruso en Italia, Sergei Razov, para comunicarle la expulsión de estos 30 diplomáticos considerados persona non grata y además, agregó que se produce “en el contexto de la situación actual de crisis consecuente a la injustificada agresión a Ucrania por parte de la Federación de Rusia”.

Países de la UE anuncian expulsión de diplomáticos rusos
Foto: La Vanguardia

El titular de Exteriores danés habló de paso “histórico” y aludió a la necesidad de proteger su seguridad, además de recordar que otros países europeos han tomado medidas similares en los últimos días.

“No queremos espionaje en suelo danés, por eso serán expulsados de Dinamarca ahora”, afirmó Kofod.

Foto: La Vanguardia

El Ejecutivo socialdemócrata danés condenó además en un comunicado la “brutalidad” de Rusia en la guerra contra Ucrania y acusó a Moscú de cometer crímenes contra la humanidad, mencionando expresamente la matanza de civiles en la localidad de Bucha, que Kiev atribuye a las tropas rusas.

La decisión de expulsar a los diplomáticos, que según Copenhague son oficiales de inteligencia y deberán abandonar el país en 14 días, le fue comunicada al embajador ruso durante una reunión celebrada el martes 5 de abril.

Otras expulsiones

El gobierno alemán declaró el lunes 4 de abril persona non grata a 40 diplomáticos rusos de la Embajada de Berlín, asimismo considerados espías, a los que se ha dado cinco días para abandonar el país.

Se trata de personas que “día a día trabajan contra nuestra libertad y contra nuestra cohesión social”, según el comunicado emitido por Exteriores, donde se alude a la “increíble brutalidad” de la cúpula rusa, plasmada en las imágenes procedentes de la ciudad ucraniana de Bucha.

“Tememos que se hayan producido imágenes parecidas en otras poblaciones ocupadas por las tropas rusas”, prosigue el comunicado, según el cual ante esa “brutalidad” debe responderse desde la “fortaleza de nuestra libertad”.

Francia por su parte comunicó la expulsión de numerosos diplomáticos de ese país al considerar contraria su actividad a los intereses de seguridad nacionales.

Su comunicado, de apenas tres frases, señaló que este paso «se inscribe en una iniciativa europea» y recalcó que su primera responsabilidad es «garantizar la seguridad de los franceses y de los europeos».

El presidente francés, Emmanuel Macron, calificó de crímenes de guerra lo sucedido y reclamó nuevas sanciones contra Rusia, en particular un embargo al petróleo y al carbón rusos, para lo que va a buscar una concertación europea en los próximos días. 

Rusia promete responder

El gobierno de Rusia prometió responder a la ola de expulsiones de sus diplomáticos desde países de la Unión Europea (UE). «Rusia dará la respuesta correspondiente», dijo a la prensa la portavoz de Exteriores ruso, María Zajárova.

El viceministro de Exteriores, Alexandr Grushkó, afirmó a su vez que las expulsiones son una «campaña planificada» y advirtió de que sus consecuencias se percibirán durante mucho tiempo.

El 4 de abril, el presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto que restringe la concesión de visados a los países inamistosos de la UE, además de Noruega, Suiza, Dinamarca e Islandia.

Las medidas de represalia adoptadas por Moscú afectarán a delegaciones oficiales y periodistas, según informó el Kremlin en un comunicado.

Noticias relacionadas