• En su nuevo libro, Stephanie Cacioppo, neurocientífica, profundiza en el romance, la pérdida y la conexión humana mientras escribe sobre la historia de amor con su esposo

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota How Love Changes Your Brain original de The New York Times.

¿Podemos prescindir del amor? Durante muchos años, la neurocientífica Stephanie Ortigue creyó que la respuesta era sí. A pesar de que investigó la ciencia de las conexiones humanas, la doctora Ortigue, hija única y, entre los 20 y los 30 años, felizmente soltera, no podía comprender por completo la importancia que tenía en su propia vida.

«Me dije a mí misma que estar sin compromisos me convertía en una investigadora más objetiva: podía investigar el amor sin estar bajo su hechizo», escribe en su nuevo libro, Wired for Love: A Neuroscientist’s Journey Through Romance, Loss and the Essence of Human Connection.

Pero luego, en 2011, a los 37 años, conoció a John Cacioppo en una conferencia de neurociencia en Shanghái. El doctor Cacioppo, quien popularizó el concepto de que la soledad prolongada puede ser tan tóxica para la salud como fumar, la intrigaba. Los dos científicos se enamoraron mucho y se casaron. Ella tomó su apellido y pronto se convirtieron en colegas de la Escuela de Medicina Pritzker de la Universidad de Chicago (donde ahora dirige el Laboratorio de Dinámica Cerebral), formando un equipo en casa y en el laboratorio.

Wired for Love es la historia neurobiológica de cómo el amor reconfigura el cerebro. También es una historia de amor personal, una que dio un giro triste cuando John murió de cáncer en marzo de 2018. Aquí, el doctor Cacioppo analiza exactamente qué le hace el amor al cerebro, cómo combatir la soledad y cómo el amor es, literalmente, un producto de la imaginación.

Leer más  El Hatillo: el municipio de Caracas más castigado por la falta de agua potable

Las preguntas y respuestas se han editado y condensado para mayor claridad.

Pasaste de estar felizmente soltera, a estar en pareja, y luego perder a tu esposo. ¿Cómo fue que conocerlo le dio vida a tu investigación sobre el amor?

—Cuando nos conocimos, hablamos durante tres horas, pero no podía sentir el tiempo pasar. Sentí euforia, por la ráfaga de dopamina. Me sonrojé, una señal de adrenalina. Nos hicimos más cercanos, físicamente, y comenzamos a imitarnos. Esto se debió a la activación de las neuronas espejo, una red de células cerebrales que se activan cuando te mueves o sientes algo, y cuando ves que otra persona se mueve. Cuando tienes una fuerte conexión con alguien, el sistema de neuronas espejo se potencia.

Rápidamente nos convertimos en “nosotros”. Cuando John estaba enfermo, fui a sus tratamientos de radiación. Compartimos una cama de hospital. Siempre estuvimos juntos.

—¿Qué le sucede exactamente al cerebro cuando estamos enamorados?

—Cuando nos estamos enamorando de alguien, lo primero que notamos es lo bien que se siente. Es porque el cerebro libera neurotransmisores para sentirse bien que mejoran nuestro estado de ánimo. Cuando encontramos el amor, es como fuegos artificiales biológicos. Nuestro ritmo cardíaco está elevado, nuestros niveles de la llamada hormona del amor, la oxitocina, están aumentando, lo que nos hace sentir conectados. Nuestros niveles de la hormona y el neurotransmisor noradrenalina están aumentando, lo que nos hace perder la noción del tiempo; nuestros niveles de adrenalina aumentan, lo que expande los capilares de nuestras mejillas y nos hace sonrojar.

Mientras tanto, nuestros niveles de serotonina, una hormona clave en la regulación del apetito y los pensamientos ansiosos intrusivos, caen. Entonces, cuando estamos enamorados, podemos encontrarnos comiendo de manera irregular o obsesionándonos con pequeños detalles, preocupándonos por enviar «el mensaje de texto perfecto», «decir las palabras perfectas» y luego reproducir el mensaje de texto o la llamada telefónica una y otra vez en nuestra cabeza.

Leer más  El Hatillo: el municipio de Caracas más castigado por la falta de agua potable

Luego, cuando comenzamos a sentir una profunda sensación de calma y satisfacción con nuestra pareja, se activan áreas del cerebro que desencadenan no solo emociones básicas, sino también funciones cognitivas más complejas. Esto puede conducir a varios resultados positivos, como supresión del dolor, más compasión, mejor memoria y mayor creatividad. El amor romántico se siente como un superpoder que hace que el cerebro prospere.

—¿Es necesario el amor para la supervivencia?

—El amor es una necesidad biológica, como el agua, el ejercicio o la comida. Mi investigación me ha convencido de que una vida amorosa saludable, que podría incluir a su amada pareja, su círculo más cercano de amigos, su familia e incluso su equipo deportivo favorito, es tan esencial para el bienestar de una persona como una buena dieta.

El amor, en la forma holística y expansiva en la que ahora concibo el término, es lo opuesto a la soledad. Cuando observamos la ausencia de relaciones positivas y saludables, vemos una cascada de desventajas físicas y mentales, desde depresión hasta presión arterial alta, diabetes y fragmentación del sueño.

Si no sientes que tienes una relación significativa, es como si tuvieras sed social y tu cerebro envía una señal para decirte que necesitas ayudar a tu cuerpo social. Algunas de las mismas alarmas que se activan cuando las personas tienen sed se activan cuando las personas se sienten socialmente desconectadas de los demás. La clave es no suprimir estos sentimientos. Están destinados a ayudarnos a sobrevivir; estamos destinados a hacer algo al respecto.

¿Pero no existe todavía un estigma en admitir que estamos solos?

Leer más  El Hatillo: el municipio de Caracas más castigado por la falta de agua potable

—Nadie se siente culpable cuando tiene sed, ¿verdad? Así que nadie debería sentirse culpable cuando se siente solo.

Hay una paradoja en la soledad; queremos acercarnos a los demás, pero la mente solitaria ha estado sola durante tanto tiempo que detecta más amenazas (inexactamente, por supuesto) y te hace querer retirarte en lugar de acercarte a los demás.

—¿Qué consejo tienes para aquellos que luchan por encontrar el amor o conectarse con otros?

—El amor no tiene que ser con una persona viva. Si estás realmente enamorado de la vida, de tu pasión, de tu afición, también puede ser un amortiguador contra la soledad.

—¿Cómo podemos ayudar a quienes nos importan pero que están aislados?

—Durante años, la gente ha pensado que para ayudar a las personas que se sienten solas, hay que unirlas. Pero lo peor que puedes hacer por una persona solitaria es tratar de ayudarla sin pedirle ayuda a cambio, un concepto basado en la ayuda y protección mutua. En cambio, necesitamos ayudarlos a tener un nuevo sentido de valor. Podemos pedirles su consejo. Ser respetado, depender de ti, entender tu propia importancia: todas estas cosas pueden darle a una persona solitaria un sentido de valor y pertenencia que disminuye los sentimientos de aislamiento.

—¿El amor a distancia, el amor después de una ruptura o el amor por alguien que ha muerto afecta de manera similar al cerebro?

—Sí, puede mantenerse conectado con otras personas incluso si está físicamente solo en una habitación.

Cierra los ojos ahora mismo y piensa en la persona que más amas. Ahora, piensa en la última vez que los hiciste reír a carcajadas. ¿Eso te trae una sonrisa a la cara? Almacenamos estos recuerdos positivos en nuestra mente y podemos acceder a ellos en cualquier momento. Tenemos el control remoto.

Noticias relacionadas