• Monseñor Mario Moronta anunció que fueron actualizados los procedimientos para evitar abusos a niños y adolescentes en el futuro

Los máximos representantes de la Conferencia Episcopal Venezuela (CEV) aseguraron estar consternados por los casos de abuso sexual contra menores protagonizados por miembros de la Iglesia venezolana denunciados en una investigación publicada por The Washington Post.

Monseñor Mario Moronta, vicepresidente de la CEV, indicó que desde el clero no se oponen a que los organismos competentes actúen para frenar estas situaciones y llevar ante la justicia a quienes hayan cometido este tipo de delitos.

“Como pastores del pueblo de Dios nos sentimos profundamente consternados y dolidos ante las situaciones de abuso que se presentan en diversas instancias de nuestro país”, expresó Moronta durante una rueda de prensa.

Desde la Iglesia venezolana afirman que pretenden evitar que estos casos puedan llegar a repetirse, razón por la que anunciaron una actualización en los protocolos de prevención de este tipo de delitos.

Leer más  Cada vez más padres se dan cuenta de que tienen TDAH como sus hijos

Moronta explicó que con esto pretenden crear un ambiente de protección en el que se garantice la seguridad de los niños y adolescentes en todo momento, de forma tal que no se enfrenten a ningún tipo de abuso.

Indicó que estos nuevos protocolos incluyen la forma correcta en la que los maestros, sacerdotes y catequistas deben tratar a los niños. Asimismo, la normativa establece que a partir de ahora bajo ningún concepto podrán vivir menores de edad en las casas parroquiales.

De igual forma, en aquellas actividades de catequesis en las que exista algún tipo de convivencia, se exigirá que los niños se encuentren acompañados en todo momento por sus padres o representantes.

Reiteramos el compromiso de promover la dignidad de los niños, niñas, adolescentes y personas vulnerables, así como de protegerlos y ofrecerles ambientes seguros para su desarrollo integral” Monseñor Mario Moronta

Casos de abuso sexual 

El pronunciamiento de la Conferencia Episcopal Venezolana llega semanas después de que el periódico estadounidense The Washington Post publicara una investigación en la que reveló múltiples casos de abuso sexual a menores cometidos por sacerdotes.

Leer más  Reservas de oro del BCV cayeron seis toneladas entre enero y junio de 2022

Como parte de la investigación, indicaron que en al menos un caso un sacerdote condenado a prisión no solamente no cumplió su tiempo tras las rejas, sino que también regresó a sus actividades pastorales sin ningún tipo de problemas. 

Añadieron que como consecuencia de ello, el sacerdote pudo continuar teniendo contacto con menores pese a ser un depredador sexual condenado por las autoridades venezolanas.

“Hay un patrón que sugiere la colusión entre un sistema judicial corrupto y la Iglesia para proteger a los perpetradores en lugar de a las víctimas”, se lee en el texto publicado por el medio estadounidense.

Padre e hija en la Iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá en Miércoles de Ceniza
Foto: referencial

La investigación también señala que en al menos otros nueve casos, sacerdotes que fueron declarados culpables no cumplieron el tiempo total de su pena, pues todos salieron de prisión antes del lapso previsto.

“Un sacerdote del estado de Falcón se declaró culpable de cometer un acto carnal contra una joven de 14 años, pero se le concedió arresto domiciliario con la condición de que se mantuviera alejado de la víctima. Regresó a la Iglesia, donde hoy continúa con su ministerio”, continúa el texto.

Leer más  El FBI concluyó que Alec Baldwin apretó el gatillo de la pistola que mató a Hutchins: los detalles

The Washington Post reveló que además de la falta de acción por parte de las autoridades de la Iglesia ante estos casos, se ha intentado de manera activa el ocultarlos y se ha protegido a los sacerdotes acusados de abuso sexual.

Un ejemplo de ello son las declaraciones del abogado de una de las víctimas en las que asegura que un arzobispo lo amenazó con la excomunión si continuaba defendiendo a un niño de seis años de edad que había sido abusado.

Noticias relacionadas