• Esta es una guía sobre los diferentes tipos de medicamentos para tratar el insomnio, sus riesgos y cuándo los expertos recomiendan usarlos. Ilustración principal: Claire Merchlinsky

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota What You Need to Know About Sleeping Pills, original de The New York Times.

Alrededor de un tercio de los adultos en todo el mundo afirman tener dificultades para conciliar el sueño o mantenerse dormidos. Si eres uno de ellos, es posible que hayas probado medicamentos para dormir con el fin de tener tranquilidad temporalmente.

Existe una creciente categoría de pastillas recetadas, como suvorexant (Belsomra) y ramelteon (Rozerem), aprobadas específicamente para el sueño. Los médicos también pueden recetar medicamentos como el antidepresivo mirtazapina (Remeron) fuera de etiqueta para el insomnio. Además, los antihistamínicos de venta libre como difenhidramina (Benadryl) o doxilamina (Unisom) también pueden funcionar como sedantes.

“Realmente estamos en una era dorada” de medicamentos para el insomnio, aseguró David Neubauer, un especialista en sueño en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins. Los médicos pueden sugerir diferentes tratamientos según el tipo de problema de sueño que tengas, ya sea que tu mente esté acelerada o te despiertes varias veces en medio de la noche.

Leer más  Ipostel regulará el servicio de delivery de negocios digitales: los detalles

Pero todos los medicamentos para dormir tienen riesgos, como somnolencia durante el día, y algunos incluso pueden generar dependencia. Por eso, los expertos dicen que es mejor limitar su uso.

“El uso ideal de estos medicamentos es solo cuando sea necesario, diría unas dos o tres veces a la semana, limitado a un corto periodo de tiempo”, recomendó Alcibiades Rodríguez, experto en medicina del sueño en NYU Langone Health.

¿Cuándo deberías usar pastillas para dormir?

Hay situaciones en las que usar pastillas para dormir de manera prudente podría ser útil, como durante un episodio de insomnio de dos o tres semanas desencadenado por un evento específico. Un médico también podría recomendar pastillas para dormir como último recurso si no has logrado un sueño reparador después de probar cambios en el estilo de vida, como evitar pantallas por la noche, y tácticas de terapia cognitivo-conductual diseñadas específicamente para el sueño.

Siempre debes consultar con un proveedor de salud antes de empezar a tomar medicamentos para dormir para que puedan planificar durante cuánto tiempo los tomarás. Si aún los necesitas después de un mes, habla con un médico para determinar si otro tratamiento o medicamento funcionaría mejor o para ver si tienes una condición que contribuye con tu mal sueño y que no se puede abordar con ninguna pastilla para dormir.

Leer más  ¿Qué es Cushing, el síndrome que padece la actriz estadounidense Amy Schumer?

Lo que te funcione dependerá de la causa de tu insomnio, detalló el doctor Neubauer. Rozerem funciona estimulando los receptores de melatonina del cerebro para ayudarte a mantener un ciclo de sueño normal. A veces, los médicos recetan medicamentos llamados benzodiazepinas, que pueden reducir la ansiedad y causar somnolencia, si tienes dificultades para conciliar el sueño. Estos incluyen alprazolam (Xanax) y clonazepam (Klonopin). También hay medicamentos no benzodiazepínicos, como zolpidem (Ambien) y eszopiclona (Lunesta), que pueden producir efectos similares.

¿Qué tan malo es tomar pastillas para dormir todas las noches?

Los antihistamínicos de venta libre no han sido bien estudiados por sus efectos en el sueño, y la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño recomienda no usarlos para el insomnio. Muchos pueden permanecer en tu sistema y causar somnolencia diurna y tropezones. El uso a largo plazo puede conllevar el riesgo de problemas de memoria, confusión y estreñimiento, que pueden ser más pronunciados en adultos mayores. Algunos estudios han sugerido que el uso prolongado de antihistamínicos está asociado con un mayor riesgo de demencia, aunque la conexión no es definitiva.

Leer más  Premios Oscar 2024: ¿quiénes son los nominados a Mejor Actor Principal? 

Pese a que no se consideran pastillas para dormir, muchas personas también toman suplementos como la hormona melatonina para el insomnio. Los expertos señalan que es importante tener en cuenta que muchos suplementos no se han probado rigurosamente en cuanto a su eficacia y es posible que no contengan la cantidad de melatonina indicada en sus etiquetas, o ninguna en absoluto.

Las pastillas recetadas tienen sus propios efectos secundarios, desde mareos y dolores de cabeza hasta problemas gastrointestinales. Tampoco debes mezclarlas con ciertos medicamentos y sustancias, como alcohol, opioides y antidepresivos. Hacerlo puede deprimir aún más el sistema nervioso central y provocar una respiración más lenta, lo que puede ser peligroso, advirtió Neubauer. Además, las pastillas recetadas para dormir pueden desencadenar sonambulismo o resultar en una conducción gravemente afectada.

Con el tiempo, el cuerpo puede acostumbrarse a estas pastillas, por lo que las personas a menudo terminan necesitando dosis más altas para obtener el mismo efecto, señaló Rodríguez. Con algunos de estos medicamentos, especialmente las benzodiacepinas, esta dependencia puede convertirse en adicción. Por eso, puede ser tan difícil para las personas dejar de tomar medicamentos para dormir y por qué muchas permanecen en pastillas recetadas durante años.

Leer más  Inemuri: ¿en qué consiste esta técnica japonesa para mejorar la memoria y retrasar el envejecimiento?

¿Cómo puedes dejarlas gradualmente?

Necesitas un enfoque lento y estratégico, especificó Jade Wu, psicóloga del sueño en la Universidad de Duke y quien también trabaja con la empresa de bienestar del sueño Hatch. En algunas personas, detener abruptamente la medicación para dormir después de más de un mes de uso puede desencadenar síntomas de abstinencia, que pueden incluir ansiedad intensificada, inquietud o insomnio de rebote, lo que significa que tu sueño se ve interrumpido nuevamente. La mayoría de los expertos recomiendan reducir gradualmente la dosis durante varias semanas o meses con la ayuda de un médico.

La terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC-I) también puede abordar las causas del insomnio, centrándose en modificar comportamientos y patrones de pensamiento que contribuyen a los problemas de sueño. Estudios han demostrado que la TCC-I puede ofrecer una alternativa más duradera a la medicación.

También es esencial establecer buenos hábitos para dormir, como descansar en una habitación oscura y evitar las pantallas, lo que puede ayudar con el insomnio de rebote.

“Quizá haya algunas noches difíciles de vez en cuando, pero está bien”, dijo Wu. “Ten fe en que no estás retrocediendo realmente”.

Traducido por José Silva.

Noticias relacionadas