• Esta afección se presenta en niños desde los 3 meses hasta los 4 años de edad y puede llegar a desarrollar complicaciones cardíacas

La enfermedad de Kawasaki, conocida como síndrome mucocutáneo ganglionar, es una afección que afecta principalmente a los niños de entre 3 meses y 4 años de edad. Su aparición produce alteraciones en los vasos sanguíneos. 

Este trastorno fue descubierto por el médico japonés Tomisaku Kawasaki en 1961, cuando encontró aneurismas en las arterias coronarias en bebés fallecidos por causas desconocidas. 

¿Qué es la vasculitis aguda? Es la inflamación de los vasos sanguíneos en un organismo. 

De acuerdo con los expertos de la revista de salud y bienestar WebConsultas, esta enfermedad se considera una vasculitis aguda que se caracteriza por fiebre, erupción en la piel y afectación de las mucosas y ganglios linfáticos. 

Leer más  Buenas prácticas en las apuestas y casinos: ¿qué se debe evitar en este ámbito?

La principal complicación de este síndrome es la formación de aneurismas en las arterias coronarias, lo que puede originar la muerte súbita.

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad de Kawasaki

Hasta el momento, se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, sin embargo, varios estudios han planteado hipótesis que involucran virus como Epstein-Barr, Parvovirus B19, bacterias como Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes, Lactobacillus casei, citomegalovirus y exposición a mercurio o productos para limpiar superficies.

¿Qué es la enfermedad de Kawasaki?
Foto: Pixabay

La enfermedad ataca especialmente a las arterias coronarias de los niños por lo que su diagnóstico podría confundirse con otras afecciones cardíacas. 

No obstante, la mayoría de los niños afectados presentan ciertas señales como: 

Leer más  ¿El gobierno de Nicolás Maduro grabará todas las llamadas e intervendrá las redes sociales?

– Fiebre prolongada por más de 5 días continuos

– Irritabilidad 

– Vómitos

– Diarrea

– Disminución de la ingesta de comida y bebida

– Tos y secreción nasal

– Debilidad

– Dolores musculares

– Conjuntivitis 

– Cambio en el color de lengua, manos y pies

Enfermedad de Kawasaki: ¿en qué consiste esta patología?
Foto: Pixabay

Fases de la patología

Esta patología sigue cuatro fases: aguda, subaguda, convalecencia y crónica. En la primera aparece la fiebre junto con otros síntomas como conjuntivitis bilateral, enrojecimiento y tumefacción de manos y pies, lengua roja con aspecto de fresa, trastornos de órganos internos como el hígado, el riñón o el intestino, inflamación del músculo cardiaco y de la membrana alrededor del corazón.

En la fase subaguda, baja la fiebre y se desarrollan aneurismas en las arterias coronarias inflamadas, lo que aumenta el riesgo de muerte súbita debido a la formación de trombos.

Leer más  Científicos de Harvard detallaron cuáles son los alimentos que retrasan el envejecimiento

En la tercera fase, los síntomas desaparecen y las alteraciones en los análisis de sangre se normalizan. Sin embargo, existe riesgo de crecimiento de los aneurismas coronarios más grandes, que solo pueden visualizarse con exámenes especializados. 

En la etapa crónica, que solo afecta a pacientes con complicaciones cardiacas, los aneurismas persisten y pueden causar problemas cardíacos que aparecerán lo largo de la vida.

Por qué las pruebas para detectar enfermedades no son tan confiables como se piensa
Foto: Getty Images

No existe una sola prueba específica para diagnosticar la enfermedad de Kawasaki, por lo que se basa en el análisis de los síntomas y de pruebas como: 

– Linfadenopatía cervical

– Hemograma

Leer más  ¿Cómo es la técnica 3-3-3 que mejora la concentración y aumenta la productividad?

– Examen de orina

– Citología del líquido cefalorraquídeo

– Electrocardiograma 

– Ecocardiograma

– Coronariografía

¿Qué es el síndrome del corazón roto?
Foto: iStockphoto.

Tratamiento para la afección 

El tratamiento de la enfermedad consiste en reposo absoluto en cama y en algunos casos más graves se requiere el ingreso hospitalario. 

El especialista indicará la administración de los medicamentos necesarios para disminuir la fiebre y prevenir la formación de trombos así como un tratamiento para reducir la respuesta inflamatoria.

El pronóstico de la enfermedad es bueno si se trata de forma precoz, es decir, antes de que se originen las complicaciones cardiovasculares que pueden incluir trombosis de las arterias coronarias, aneurismas, estenosis, fibrosis del músculo cardiaco, disfunción de las válvulas cardiacas, insuficiencia cardiaca y arritmias.

Noticias relacionadas