• Corte de vías, saqueos y detenciones se registraron en Ecuador este jueves. Los manifestantes exigen al gobierno nacional cancelar el plan económico anunciado esta semana. El mandatario decretó el Estado de excepción

Bajo el lema “no al paquetazo”, cientos de manifestantes salieron a las calles de Ecuador este jueves para pedir al presidente Lenín Moreno revertir las medidas económicas anunciadas dos días antes, entre las que se contempla la eliminación de subsidios a la gasolina. El mandatario ratificó el paquete económico y decretó Estado de excepción para contrarrestar lo saqueos y el paro nacional convocado por los transportistas.

Los manifestantes exigen al gobierno de Moreno revertir la eliminación del subsidio a las gasolinas extra y ecopaís, las más usadas en Ecuador, además del diésel. La Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH) fijó en 2,16 dólares el precio por galón de extra y ecopaís en el terminal de despacho de derivados y en 2,10 dólares el del diésel. A ese costo se le debe sumar un margen de ganancia por comercialización. Por lo tanto, las primeras pasaron de costar 1,85 dólares a 2,39 por galón; mientras que la segunda subió de 1,03 dólares a 2,29.

El mandatario ecuatoriano también informó que el paquete económico incluye otras medidas que deberán ser respaldadas por la Asamblea Nacional. En su alocución al país, el presidente confirmó la eliminación o reducción de aranceles para equipo, maquinaria y materia prima, tanto agrícola como industrial, así como la supresión de aranceles a la importación de teléfonos celulares, tabletas y computadoras.

Las reformas también incluyen la renovación — con 20% menos de remuneración — de los contratos ocasionales, el recorte de vacaciones para los trabajadores del sector público (de 30 días, pasarán a disfrutar solo 15, como en el sector privado) y la medida de que los empleados de empresas públicas aporten mensualmente, como mínimo, un día de su salario.

Además, el titular de Finanzas, Richard Martínez, anticipó la existencia de un cronograma de despidos que el gobierno pretende aplicar el próximo año, con el que aspiran ahorrar otros 160 millones de dólares adicionales a las arcas estatales. “A las empresas públicas se les exigirá una reducción de gasto de 100 millones de dólares y en el caso de la Seguridad Social, de 50 millones de dólares”, dijo.

Exigen cambios

Protestas en Quito | Foto: El Universo

Luego del anuncio, la Federación de Transporte anunció un paro nacional al que se unieron las organizaciones que agrupan a taxistas, transportes de pasajeros, camiones, escolares, turismo, institucionales y grúas. Los grupos universitarios y la sociedad civil se manifestaron en las principales ciudades del país y derivaron en agresiones con los cuerpos de seguridad, así como cierres de vías y saqueos en Guayaquil.

“Que reconsidere y derogue este decreto. En caso de no hacerlo, automáticamente la transportación suspende sus actividades”, advirtió Abel Gómez, presidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros del Ecuador (Fenacotip).

Ante la violencia desatada en las calles, el presidente decretó el Estado de excepción. “Para precautelar el orden, la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos y controlar a quienes pretender provocar caos, he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional”, anunció Moreno en un comunicado de la presidencia. “Los derechos se exigen sin perjudicar los que verdaderamente son fundamentales para el progreso del país: el trabajo, la educación y la libre movilidad”, se lee en el documento. Además, el gobierno decidió suspender las actividades escolares y universitarias el jueves y viernes.

Moreno aseguró que no revertirá el plan económico. “No existe la más mínima posibilidad de cambiar aquellas medidas relacionadas con ese subsidio perverso que causaba daño al país. No es posible permanecer en esta distorsión que causaba un serio deterioro de la economía nacional”, señaló el presidente.

“Una cosa es que sea prudente y otra que tenga valentía, y me sobra para tomar decisiones respecto a este país”, agregó.

El FMI da el visto bueno

Los anuncios del gobierno de Moreno son parte del acuerdo entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo que prestó más de 4.000 millones de dólares al país. Tanto las medidas, como las reformas, deberán ser incluidas en la estructuración del presupuesto de 2020. La organización monetaria respaldó el plan de Moreno.

“Las reformas anunciadas por el presidente Lenín Moreno tienen como objetivo mejorar la resiliencia y la sostenibilidad de la economía ecuatoriana”, señaló el organismo en un comunicado difundido en Washington. Para el FMI, el anuncio del gobierno ecuatoriano “incluyó decisiones importantes para proteger a los pobres y más vulnerables, así como para generar empleo en una economía más competitiva”.

Distintas organizaciones han anunciado nuevas manifestaciones en los próximos días, lo que podría desatar la mayor crisis de la gestión de Moreno. De momento, el gobierno se mantiene firme en las decisiones, pero la intensidad de las protestas serán determinantes para el futuro económico de Ecuador.

Noticias relacionadas