• Más de 15 personas están utilizando sus impresoras 3D para convertirse en la «primera línea de batalla» que haga frente a la escasez de material sanitario ante la emergencia del coronavirus

Un grupo de ingenieros y diseñadores gráficos se han unido para fabricar equipos de protección para médicos venezolanos que libran la batalla contra el Covid-19 en los hospitales del país.

Son impresoras 3D que producen, sin parar, máscaras protectoras que nunca antes se han visto en el territorio nacional y que brindarán resguardo para el personal médico que se encuentre más expuesto al virus.

Solidaridad en grupo Estas son las empresas que hacen posible la iniciativa: TulaserPLC (Anzoátegui) Alfiero Crea, Gladius3D, Okton3D y Dicographic (Miranda) y Alberto Medrano Ing. Eléctronico (Mérida)

La idea se inspiró en las ‘viseras protectoras fabricadas para los médicos en España’ por lo que decidieron crear un canal de Telegram pára organizar el proyecto. El primer día eran dos miembros, el segundo cinco y ahora, Makers Venezuela, como se llama el grupo, está compuesto por más de 15 personas, de distintas empresas, en apenas una semana. Ahora, necesitan materiales.

El primer lote de estos protectores fue realizado por iniciativa propia, gracias a aportes de empresas, pero luego han recibido donaciones de plástico, elásticas y hasta foami. Este último, muy necesario para que los doctores no sufran lesiones en su rostro por tantas horas continuas utilizando los protectores faciales.

Kelvin Soler, ingeniero aeronáutico y vicepresidente de VePrint3D, indicó para El Diario que los voluntarios se han fijado el objetivo de fabricar más de 2.250 láminas protectoras de un modelo que han adaptado especialmente para Venezuela. Este prototipo será destinado a los hospitales centinelas que reciben los casos de Covid-19.

Soler explicó que la tecnología de impresión en 3D permite la creación de objetos sólidos en tres dimensiones, es decir, con una determinada profundidad, que establece medidas de un ancho y largo, hasta el peso que va a tener el objeto. Para ello se emplean materiales de plástico que, en el proceso, se calientan y se funden para dar forma al objeto capa a capa.

Producción nacional Actualmente están produciendo estos insumos para donarlos en alrededor de 12 estados del país

“Actualmente es difícil acceder a los materiales. En la empresa tomamos el riesgo para hacer los primeros modelos, este material es importado debido a que no hay proveedores en el país y es el único que ha sido avalado por los médicos para que pueda ser utilizado. Sin embargo, a medida que el proyecto se dio a conocer hubo muchas personas que se ofrecieron a contribuir con los materiales. Hay médicos que nos dan acetatos y empresas que nos han donado silicón líquido para aportar con la fabricación de estos protectores”, dijo Soler.

El ingeniero también indicó que el proceso de fabricación de estos artefactos de protección, al inicio, tardaba una hora y 30 minutos. Explicó que el prototipo fue evolucionando y el tiempo de fabricación actualmente es de menos de una hora para cada visera. Por otra parte, el acetato utilizado en los protectores faciales ha sido avalado por médicos venezolanos que han solicitado pruebas y posteriormente los han certificado.

“Nosotros enviamos muestras a los hospitales para obtener el punto de vista médico. Por ello, hemos realizado ajustes de acuerdo con las exigencias del personal de salud. Los médicos nos han comentado que el utilizar las láminas trasparentes es una protección extra para atender casos de Covid-19. Ellos nos comentan que no solo necesitan los protectores, también necesitan batas, guantes, tapabocas que los ayuden a no contaminarse con el brote”, dijo Soler.

El diseño de la visera fue la combinación entre un prototipo europeo con ajustes de los ingenieros venezolanos. Fue modificada para que pueda cubrir los oídos de los médicos que se encuentran en primera línea con la intención de prevenir una infección. Además, cubre gran parte del mentón y fue ajustada para que se mantuviera estable sobre el rostro de quien la utilice. 

Este modelo fue entregado al personal del Hospital Vargas, en Caracas. Soler señala que próximamente entregarán más de 20 unidades de los protectores faciales a hospitales de la capital y del estado Vargas.

Foto: @MakersVzla

Un respirador hecho en una impresora 3D

La idea, comenta el vicepresidente de VePrint3D, es que en Makers Venezuela se pueda realizar un respirador automático, fabricado en una impresora 3D y que se parezca a los convencionales.

Este aparato es una máquina que se encarga de introducir aire en los pulmones cuando el paciente no puede respirar por sí mismo. Estas máquinas introducen aire en los pulmones y lo extraen para facilitar la respiración cuando la persona tiene problemas para hacerlo. Se calcula que el 3% de los infectados por Covid-19 necesitarán en algún proceso de la enfermedad un respirador automático. 

“Estamos trabajando en el equipo de profesionales, de distintas partes de Venezuela, que conformará este gran proyecto. Todo esto estará bajo la supervisión de especialistas médicos en el área pulmonar porque el prototipo que hagamos va a mantener con vida a las personas que tengan el virus. Esperamos que pronto tengamos los primeros prototipos para realizar las primeras pruebas de un respirador que pueda ayudar a un paciente en un estado de gravedad producto del coronavirus”, aseguró.

Emergencia de respiradores De acuerdo con la OMS: En un escenario de 5.000 casos infectados, se estima que 150 de ellos requerirán el uso de este artefacto

La falta de respiradores es una de las mayores preocupaciones en los países afectados por el coronavirus. Los enfermos más graves que necesitan ventilación mecánica son la prioridad en las Unidades de Cuidados Intensivos. El problema es que faltan unidades en todo el mundo. China e Italia han hecho compras masivas y le sigue España.

Iniciativas mundiales

Estas son iniciativas de Makers que se han llevado a cabo en todas partes del mundo:

Coronavirus Makers, el mayor grupo en España, que cuenta una web y se coordina en varios grupos y canales de Telegram.

Medical goes Additive, una iniciativa europea con base en Alemania para crear un grupo de trabajo conjunto de impresión en 3D, que aúne los esfuerzos del viejo continente.

Helpful Engineering, uno de los mayores grupos a nivel mundial, con más de 12.000 participantes en su Slack y gran concentración de esfuerzos desde España.

Open Source Ventilator, grupo internacional de unas mil personas que se organiza a través de Slack.

En España, específicamente, el equipo de Resistencia Team diseñó los primeros respiradores automáticos impresos en 3D gratuitos y que serán destinados para pacientes con Covid-19. Desde su cuenta en Twitter o Telegram, los Makers en el mundo pueden descargar los planos, ajustarlos a las necesidades del país, e imprimir el dispositivo en una impresora 3D.

Un gran grupo voluntarios en el mundo, incluyendo el equipo de Makers Venezuela, han creado proyectos pioneros, gratuitos y con planos replicables para ser parte de solución contra el Covid-19. Los esfuerzos de coordinación en este grupo de ingenieros, médicos y diseñadores es una manera para que los ‘makers’ trabajen  de manera digital y con recursos locales para impulsar implementos que puedan aportar una ayuda, más baratas y fáciles de fabricar.

Noticias relacionadas