• Pedro Sequera elabora tortas inspiradas en famosas películas. Sus creaciones son una revelación en México, país al que emigró hace varios años

Los tortas de Wonder Cakes son “pasteles soñados”, esta es la mejor definición que encontró Pedro Sequera, el autor de este emprendimiento de repostería, para describir sus creaciones, las cuales nacieron durante el año 2015 en Venezuela y posteriormente emigraron a México, nación que le ha permitido crecer como artista pastelero desde hace más de cuatro años.

Sequera es oriundo del estado Lara. Antes de incursionar en la repostería fue  paramédico, pero solo logró ejercer su profesión por un año. Después se dedicó a preparar tortas. Si bien esta labor siempre había llamado su atención, en ese momento lo hizo por necesidad ya que sentía que si salía de su país debía defenderse en algún otro ámbito que le permitiera generar ingresos.

Al llegar a México no todo fue tan sencillo como Pedro creyó que sería. Él y su pareja comenzaron vendiendo cupcakes en la calle, entregaban volantes, ofrecían figuras de recuerdos para matrimonio, baby shower y comuniones, asegura que  fue complicado recibir una oportunidad.

El éxito de Wonder Cakes 

Todo cambió con el “boom”, como lo describe él, del pastel de la famosa película mexicana Coco, los actores y hasta el mismo director de la cinta compartieron su trabajo. Para Pedro esa fue una gran oportunidad para que mucha gente supiera de Wonder Cakes.

Foto: Cortesía

El venezolano comenta que a pesar de que sus tortas no son fáciles de preparar, con cariño y pasión ha obtenido excelentes resultados. Su estilo en la repostería es muy particular, siempre intenta buscar algo que haga única a sus creaciones y que los clientes no estén acostumbrados a ver en un típica torta, eso incluye decoración, figuras y estructuras.

Una vez una profesora me dijo, ‘si vas a hacer algo que te guste, trata de siempre ser el mejor en esa área’ y creo y estoy seguro de que eso impulsa mucho, trato de ser el mejor en lo que hago y darle el mejor resultado a mis clientes además cuento muchísimo con el apoyo de mi familia desde la distancia y eso me motiva”, expresó en entrevista a El Diario.

Sus creaciones están basadas principalmente en películas, procura que los personajes o los elementos que se puedan ver en la cinta se vean reflejados y abarquen todo el pastel. “Lo que nos pida el cliente trato de darle muchas formas, texturas y colores que están fuera de lo común y de ser necesario veo las películas para así poder incluir detalles que no puedes ver si buscas una simple imagen de la temática que te han pedido”, detalla Sequera.

Sobre la duración para crear las tortas, el venezolano explica que depende de lo complejo que sea el tema a reflejar. Los más sencillos pueden durar de uno a dos días para su elaboración, otros como el que estuvo inspirado en Alicia en el país de las maravillas le tomó ocho días de producción. En lo que más suele demorarse es en las figuras que son elaboradas con azúcar o fondant.

Entre sus obras favoritas está la Piratas del Caribe, por la posición que pudo adoptar el barco, Alicia por su estructura y distribución de personajes tan únicos, Maléfica porque ha sido hasta ahora la figura más grande que ha moldeado y Caballeros del Zodiaco por los recuerdos que le trae de su niñez.

Foto: Cortesía

Pedro no puede dejar de mencionar las tortas que hace todos los años cada 14 de enero en honor a las creencias de su familia, ya que son devotos de la Divina Pastora y asisten todos los años a su procesión en Barquisimeto, estado Lara. Para él, este gesto es una manera de sentirlos cerca.

Foto: Cortesía

Nuevas alternativas por la pandemia

La llegada de la pandemia por covid-19 sin duda ha afectado los últimos meses de trabajo de Sequera, su miedo por salir a comprar materiales para la elaboración de sus tortas es a diario y las solicitudes de sus clientes han disminuido.

A pesar de esto Pedro sigue con su proyecto de cursos en línea para que las personas puedan aprender todo lo necesario sobre repostería sin salir de su casa, desde hornear, decorar, y modelar.

“La idea es que aprendan sin necesidad de usar moldes, especialmente las figuras a mano, es un curso que funciona tanto para adultos como para niños además en este tiempo de confinamiento es perfecto para aprender algo diferente”, cuenta.

Tener la bendición y la dicha de haber nacido en tierras larenses, es algo que no puede dejar de mencionar Sequera, asegura que sus valores, tradiciones y la educación que recibió con su familia y sus profesores en Venezuela están reflejados en el amor y el esfuerzo que le imprime a cada una de sus tortas, un trabajo que espera seguir haciendo por muchos años más. 

Noticias relacionadas