• En la procesión más grande de Suramérica, El Diario pudo constatar la fe y devoción por la virgen alejan la polarización que hay en Venezuela. Todos llegan a dar gracias a la patrona de Lara

Cae la noche en el pueblo de Santa Rosa, en el estado Lara. En sus calles el ambiente confirma que en pocas horas la patrona de los larenses, La Divina Pastora, recorrerá la ciudad de Barquisimeto como lo hace cada 14 de enero desde hace 164 años. 

Hay cánticos, suenan los tambores y el pasillo que conduce a la Basílica donde está la imagen de la Virgen luce repleto de feligreses, personas provenientes del estado y también del interior del país, incluso llegan del exterior.

Acuden a participar en la procesión mariana más grande de Suramérica y la tercera del mundo. Se estima que unos 4 millones de personas hacen el recorrido. 

blank
Foto: Víctor Salazar

Los vendedores ambulantes abundan en la zona. Ofrecen desde camisas con la imagen de la Virgen, pasando por rosarios, pulseras, cuadros, hasta comida y bebidas. Y es que la procesión de la Divina Pastora representa una de las entradas económicas más importantes del estado en todo el año.

Los hoteles llenos, los destinos turísticos igual. Los larenses aprovechan la ocasión para exhibir aún más la entidad y sacan provecho a todo: en algunas casas hasta alquilan lo baños. 

En los alrededores del templo ya aguardan cientos de devotos. En la plaza ubicada al frente muchos improvisan camas de cartón para hacer la vigilia y acompañar la salida de la Virgen al día siguiente. Es parte de la promesa que le hacen a la patrona larense cada año.

blank
Foto: Víctor Salazar

En un banquito ubicado a pocos metros de la iglesia, permanece sentada Zaida García, una mujer de 58 años de edad que viajó desde Táchira para rendirle tributo a la Divina Pastora. Es la primera vez que asistirá a la procesión, está entusiasmada y conmovida por el ambiente de hermandad y amor a la virgen que se siente en el pueblo. 

Zaida pasará todo la noche frente a la basílica para presenciar la salida de la Divina Pastora de su templo y acompañarla en todo el camino. 

blank
Es muy lindo estar cerca de la virgencita. Rezo porque nos dé salud y por el país que está tan golpeado», comenta, mientras espera el amanecer para iniciar el recorrido.

Cómo ella abundan los casos de feligreses, que conducidos por el amor a la excelsa patrona, obvian sus horas de descanso y permanecen cantando y rezando a la Virgen en las horas previas de su visita a Barquisimeto.

7 kilómetros sin polarización 

A las 6:00 am los larenses comienzan a salir de casa para acudir a la procesión. «Hoy es el día, Virgen amada», dicen en las calles mientras apuran su paso para estar lo más cerca posible de su lugar de salida: la Basílica de Santa Rosa, la cual ya luce repleta de devotos. 

En la avenida Lara, uno de los principales puntos donde pasará el recorrido, también hay gran cantidad de devotos. La mayoría viste de blanco, hay quienes lucen camisas con estampados de la virgen, llevan rosarios, gorras y lentes para protegerse del inclemente sol.

En el recorrido hay familias completas caminando en honor a la Virgen, también pasan congregaciones católicas de la entidad y de otros estados. El ambiente es alegre, los devotos esperan con fervor el paso de la Divina Pastora. 

blank
Foto: Víctor Salazar

Alrededor de las 9:00 am ya la temperatura ronda los 25 C°. Las personas se hidratan en varios puntos dispuestos en la avenida, entre ellos un camión cisterna del que se desconoce su origen. 

En las tarimas ubicadas en los alrededores ( hay 134 en todo el recorrido) suenan cánticos en honor a la Virgen y también se muestra solidaridad hacia los que llevan rato caminando. Francis Rivera es la encargada de una popular marca de café larense que ubicó una tarima en la avenida Lara. Desde las 4:00 am reparten café, agua y frutas gratis a los cientos de devotos que pasan por la zona. 

«Para nosotros es un honor, es una pleitecia que le rendimos a la Divina Pastora», comenta. 

Otra tarima, ubicada a pocos metros de la pasarela, tiene una fila larga de personas que esperan recibir un globo gratis para sus hijos. 

Esta iniciativa la lleva adelante la familia Mejías desde hace 24 años. Fabiana Mejías comenta que la actividad la realizan para agradecer a la Virgen por haber curado a su hermano que padeció de amibiasis cuando tenía un año y ocho meses. 

La mayoría de las tarimas están a cargo del sector privado, pero hay unas que fueron asignadas a organismos del Estado, ahí no se regala nada, solo hay sillas con los nombres de sus ocupantes.

En el peregrinaje la fe y la devoción que despierta la Divina Pastora desdibuja hasta las diferencias políticas. Entre los devotos que caminan no hay confrontación por preferencias políticas, los une un sentimiento de hermandad por la Virgen mariana. 

Aunque entre las plegarias y las oraciones el tema Venezuela y la crisis sí se asoman, es solo con la intención de que la Virgen interceda y ayude a que el país salga adelante y supere tanta adversidad. 

blank

Las promesas a la patrona

En medio de la multitud que pasa por la avenida Lara, Siomara Davila va pisando firme con sus pies descalzos para cumplir una promesa que le hizo a la Divina Pastora y que cumple desde hace 5 años, cuando pensó que moriría en una operación de vesícula. 

La piel tostada de Siomara está sudorosa, viene caminando desde Santa Rosa junto a su hija y dos nietos. Por la Virgen siente mucho agradecimiento, sus ojos se llenan de lágrimas cuando habla de lo que significa en su vida. 

Recorre la avenida y espera poder finalizar descalza los kilómetros que le restan. «La Virgen madre me ayuda», asegura. 

En otro extremo de la avenida pasa Alexis Vargas, quien viene caminando desde Cabudare en muletas, con una cruz a cuestas y una corona de espinas, para agradecer a la Virgen por haberlo ayudado a sanar de una apéndice.

La promesa la cumple desde hace ocho años, anteriormente usaba una cruz de unos 8 metros y caminaba a descalzo, pero por su edad tuvo que modificar los elementos que lo acompañan en el viaje. 

A lo largo del recorrido hay más historias de promesas, peticiones y plegarias. En la pasarela de la avenida Juan Mendoza espera el paso de la Virgen con una bolsa repleta de pétalos de rosa, espera lanzarlos encima de la imagen religiosa cuando cruce la avenida. 

Desde hace cinco años hace este gesto para agradecer lo haya ayudado a sanar de leucemia. 

blank
Foto: Yazmely Labrador 

Alrededor de la 1:30 pm  la Virgen se acerca, los cohetes se oyen cada vez más cerca y dan muestra de que la imagen está a pocos metros. Más gente se aglomera y ahí en el fondo comienza a verse la imagen de la Divina Pastora. Como todos los años se muestra imponente, resguardada en una caja grande de vidrio con detalles en la esquinas enmarcados en oro. 

La Virgen mariana luce una larga capa multicolor pintada a mano que simula un vitral inspirado en trajes franceses. Este año la confección de su traje estuvo a cargo de la Congregación de los hermano de La Salle. 

Su paso es escoltado por una cadena de voluntarios que protegen la imagen en el recorrido. Los agradecimientos y aplausos retumban en el lugar, otros lloran de alegría al verla pasar, muchos deciden plasmar el momento en imágenes y videos. 

«Gracias, virgen. Te damos gracias», dicen los devotos. Abrazan a las personas que tienen a un lado y siguen el recorrido detrás de la patrona que es cargada en hombros por más de 20 voluntarios. 

Horas después de su paso, las calles de la ciudad siguen llenas de feligreses. Devotos que, como cada año, se congregan para acompañar a la Divina Pastora en una de las demostraciones de Fe para grandes de la Iglesia Católica. 

La Virgen ahora reposa en la Catedral en la Catedral de Barquisimeto, donde permanecerá hasta la víspera del Domingo de Ramos y luego será devuelta a su basílica, ubicada en el pintoresco y sagrado pueblo de Santa Rosa. 

blank
Foto: Víctor Salazar

Noticias relacionadas