• “Cooperación” o “complicidad” o lo que sea. Fue un complot contra la democracia americana. Foto: Erin Schaff / The New York Times

Esta es una traducción hecha por El Diario del artículo de opinión: The Trump Campaign Accepted Russian Help to Win in 2016. Case Closed. Original de The New York Times.

Desde el principio, la historia de Trump-Russia ha sido tan compleja como extraordinariamente simple.

¿Quién es Oleg Deripaska? ¿Qué es el G.R.U.? ¿Quién le debe qué a quién? La gran cantidad de personajes entrecruzados y de pruebas entrelazadas -las llamadas telefónicas, los correos electrónicos, los mensajes de texto, los encuentros internacionales clandestinos- ha embaucado incluso a aquellos que se tomán todo a broma. No es de extrañar que los estadounidenses promedio hayan dejado de prestar atención hace mucho tiempo.

Un informe bipartidista publicado el martes por el Comité de Inteligencia del Senado, controlado por los republicanos, despeja el panorama. La simplicidad del plan siempre nos ha estado mirando a la cara: La campaña de Donald Trump en 2016 buscó y mantuvo estrechos contactos con los funcionarios del gobierno ruso que le ayudaban a ser elegido. La campaña de Trump aceptó sus ofertas de ayuda. La campaña proveyó secretamente a los funcionarios rusos con datos clave de las encuestas. La campaña coordinó el momento en que se dio a conocer la información robada para perjudicar la campaña de Hillary Clinton.

El informe del comité del Senado no está hablando de esta historia por primera vez, por supuesto. (¿Fue hace solo un año que Robert Mueller testificó ante el Congreso sobre su propia investigación condenatoria y exhaustiva?) Pero es la primera vez que lo hace con la aprobación de los republicanos del Senado, que en su mayoría han ignorado la gravedad de las acciones del campo de Trump o han trabajado activamente para poner en duda los hechos demostrables del caso.

También es una oportuna reprimenda a la narración que el fiscal general William Barr ha estado pregonando desde antes de asumir el cargo a principios del año pasado, que “Russiagate” es un escándalo “falso”. Barr y otros aliados de Trump afirman que la investigación de Rusia se inició sin fundamento y se llevó a cabo con la intención de “sabotear la presidencia”. Ese argumento ha sido desacreditado por cada organismo de investigación que ha pasado algún tiempo investigando lo sucedido, incluyendo la comunidad de inteligencia de la nación, el equipo de Mueller, el inspector general del Departamento de Justicia y ahora el Comité de Inteligencia del Senado.

De hecho, el informe del comité, que tiene casi 1.000 páginas y es el quinto de una serie que examina la interferencia rusa en 2016, va más allá de la investigación del Mueller.

Por ejemplo, Mueller se negó a decir si Trump había mentido bajo juramento cuando dijo que no recordaba haber hablado con Roger Stone, su antiguo ayudante y confidente, sobre WikiLeaks, que liberó los lotes de correos electrónicos robados por los rusos. Pero el comité del Senado encontró que el presidente “de hecho, habló con Stone sobre WikiLeaks y con miembros de su campaña sobre el acceso de Stone a WikiLeaks en múltiples ocasiones”.

El comité documentó que, el 7 de octubre de 2016, Stone recibió una notificación anticipada de la inminente publicación de la cinta “Access Hollywood”, en la que el Trump se jacta de haber agredido sexualmente a mujeres. En respuesta, Stone hizo al menos dos llamadas telefónicas para arreglar que WikiLeaks liberara los correos electrónicos internos robados del Comité Nacional Demócrata.

En el informe también se determinó que Konstantin Kilimnik, un antiguo socio comercial del expresidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, era un oficial de la inteligencia rusa, y puede haber estado vinculado a la piratería y la filtración de los correos electrónicos del Comité Nacional Democrático por parte de los militares rusos en primer lugar.

Trump y sus aliados analizarán e incumplirán para siempre. Ignoralos. Si no estaba ya abrumadoramente claro lo que estaba pasando, lo está ahora. Como los demócratas del comité lo pusieron en un apéndice del informe: “Así es como se ve la complicidad”. Lamentablemente, los republicanos se negaron a unirse a esta evaluación directa, declarando en su propio apéndice que «ahora podemos decir sin duda alguna, que no hubo colusión». Eso es para insistir en que arriba es abajo.

Pero llámenlo como quieran: el informe del Comité de Inteligencia muestra una clara coordinación entre los rusos y la campaña Trump, aunque no hay pruebas de un acuerdo explícito. La evidencia que el informe presenta sugiere que Trump sabía esto en ese momento. Se pueda o no probar que él ordenó esta interferencia o violó la ley al hacerlo, el hecho es que ni él ni nadie más en su campaña alertó a las autoridades federales de aplicación de la ley, como cualquier estadounidense leal debería haber hecho.

Y recuerda: Trump intentó este plan de nuevo. El presidente fue impugnado por sus esfuerzos para invitar a la interferencia extranjera en las elecciones de 2020, esta vez por Ucrania, de nuevo en su nombre. Parte de esa interferencia solicitada implicaba un intento de difamar a Joe Biden. Pero la otra parte implicaba fijar la interferencia de las elecciones de 2016 en Ucrania en lugar de en Rusia. ¿Quién fue “casi con certeza” una de las fuentes primarias que difundió esa afirmación en los medios, según el informe de los senadores? Nada menos que Konstantin Kilimnik.

Nunca ha habido ninguna prueba fiable de que Ucrania interfirió en 2016; el comité del Senado concluyó como tal, en concordancia con todas las investigaciones anteriores.

Rusia está intentando ayudar a Trump de nuevo en noviembre, según las evaluaciones de la inteligencia estadounidense reportadas en The Times. Para cualquier presidente normal, eso sería una preocupación de primer orden, y estaría reuniendo todos los recursos disponibles para impedirlo. ¿Qué ha hecho Trump? El domingo por la noche, retomó la propaganda rusa que la comunidad de inteligencia de EE UU ya había señalado como parte de los esfuerzos de ese país para desviar las elecciones.

El lunes, Miles Taylor, exjefe de personal del Departamento de Seguridad Nacional en la administración Trump, escribió que el presidente “mostró un interés cada vez menor en temas de interés vital para la seguridad nacional, incluyendo la seguridad cibernética, el terrorismo interno y la interferencia extranjera maliciosa en los asuntos de Estados Unidos”. Añadió, “el país es menos seguro como resultado directo de las acciones del presidente”.

No hay forma de endulzarlo. En menos de tres meses, el pueblo estadounidesne podría reelegir a un hombre que recibió la ayuda de un gobierno extranjero para ganar una elección y que no ha mostrado ni remordimiento ni reservas para hacerlo de nuevo.

Noticias relacionadas