• Hermoso disputó 11 temporadas en el beisbol venezolano donde dejó su legado con el guante y como manager

El beisbol venezolano está de luto. Remigio Hermoso falleció el sábado 22 de agosto en su pueblo natal de Puerto Cabello, estado Carabobo, a los 73 años de edad.

Remigio Hermoso fue un pelotero que deslumbró, y marcó una época de éxitos con los Tiburones de La Guaira. Será recordado por su habilidad con el guante en la segunda base.

Hermoso jugó en la categoría doble A representando al estado Carabobo en el Primer Nacional Juvenil en Venezuela. Luego jugó AAA con el equipo Urbanos donde quedó campeón en 1963 y 1964.

En 1966 firmó contrato con los Bravos de Atlanta para jugar en las Ligas Menores en Clase A. Esa misma temporada debutó con los Tiburones de La Guaira en la que participó en 39 juegos en los que conectó 31 imparables, anotó 12 carreras y dejó un promedio de 261.

Su debut en Las Mayores

Con solo 19 años de edad debutó en Las Grandes Ligas con los Bravos de Atlanta, el 14 de septiembre de 1967, ante los Mets de Nueva York. Se convirtió en el décimo sexto venezolano en llegar a la Gran Carpa. En su año de novato participó en 11 juegos con apenas 28 turnos al bate, ocho hits y .308 de porcentaje con el bate.

Luego del equipo de Atlanta, pasó al conjunto extinto de los Expos de Montreal, donde jugó en la temporada de 1969 y 1970. Cuatro años después jugó con los Indios de Cleveland en la que fue su campaña con más encuentros disputados. Esto hasta que una fractura en su pierna lo alejó de Las Mayores.

Humberto Acosta, cronista y periodista deportivo, relató en exclusiva para El Diario como «Remy» Hermoso se lesionó durante una jugada de rutina. Con un out y corredores en primera y segunda, se produjo un batazo al campocorto. Frank Duffy atrapó la bola y lanzó a segunda base para hacer el dobleplay con “Remy”, como le llamaban en Estados Unidos. Pero luego de que hizo el out en segunda, cuando Hermoso se preparaba para lanzar a primera, Don Baylor, jugador de los Orioles de Baltimore, de 1,86 metros y más de 80 kilos, lo chocó. Esto provocó la lesión.

blank
Foto cortesía

Números en Grandes Ligas

Jugó con tres equipos en nueve años: Bravos de Atlanta, Expos de Montreal e Indios de Cleveland.

Participó en 91 encuentros con 245 turnos al bate y dejó un promedio de 221.

Bateó 47 hits, 3 dobles, 1 triple. Impulsó 8 carreras.

Con el guante jugó 67 encuentros como segunda base, 15 como campocorto. Cometió 13 errores con un porcentaje de fildeo de 964.

En la pelota venezolana cosechó grandes campeonatos con el equipo de La Guaira. Con 21 años de edad, en la temporada 1968-1969 obtuvo su primer trofeo con el equipo guaireño ante los Tigres de Aragua. Allí compartió en el campo con Luis Aparicio, único miembro venezolano del Salón de la Fama en Cooperstown.

Dos años después consiguió su segundo título con La Guaira ante los Navegantes del Magallanes. Esto en una temporada en la que mejoró su promedio al bate y su protagonismo con el equipo.

Su mejor zafra fue en 1973-1974 en la que dejó un promedio de 337. con 66 indiscutibles en un total de 50 juegos.

blank
Foto cortesía

En 1975 lo cambiaron a Llaneros de Portuguesa donde jugó por una temporada. En 1976 llegó a los Navegantes del Magallanes donde quedó campeón ante su exequipo guaireño. Se retiró con tres títulos de la pelota venezolana y dejó un legado en el beisbol criollo como uno de los mejores segunda base.

Números en el beisbol venezolano

Jugó con tres equipos en 11 temporadas: Tiburones de La Guaira, Llaneros de Portuguesa y Navegantes del Magallanes.

Participó en 546 encuentros con 2133 turnos al bate y un promedio vitalicio de 279.

Bateó 594 imparables, impulsó 154 carreras y robó 61 almohadillas

Campeón en tres temporadas (dos con La Guaira y uno con Magallanes)

Remigio Hermoso también se destacó como mánager. En 1977, un año después de su retiro, se consagró como campeón nacional con el equipo del estado Anzoátegui y luego dirigió al seleccionado juvenil de Venezuela en el Mundial de Beisbol que se llevó a cabo en Argentina. Venezuela resultó ganador del mundial ante Cuba, con un equipo en el que estuvieron jugadores como Norman Carrasco, Alfredo Pedrique, Carlos Gil, entre otros.

“Remy” también dirigió a la selección de Venezuela en los Juegos Panamericanos de 1983 que se celebraron en Caracas. Además trabajó como parte del cuerpo técnico de Tiburones de La Guaira, Tigres de Aragua y Navegantes del Magallanes. Hermoso fue admitido en el Salón de la Fama del beisbol venezolano en 2015.

Remigio Hermoso como pelotero y ser humano

blank
Foto cortesía

Fanáticos y periodistas que observaron jugar a Hermoso destacaron siempre su defensa en la pelota de Venezuela. Además de la combinación que tuvo con el campocorto Enzo Hernández durante su época en el equipo guaireño.

Humberto Acosta explicó que la conexión que tuvo Remigio Hermoso con Enzo Hernández en los Tiburones de La Guaira creó una combinación de lujo. Una relación que deslumbró y que quedó en el recuerdo de los fanáticos de la pelota.

“Es común que en combinación del campocorto y el segunda base sea el shortstop quien manda. Pero una vez hablé con Remigio que ellos se pasaban la pelota como lo hacían porque se entendían muy bien. Se conocían de tal manera que entendían que quería hacer el otro. Eso es una característica que tienen todas las grandes combinaciones del beisbol”, expresó Acosta.

Acosta aseguró que Hermoso es miembro emblemático del equipo de los Tiburones. Esto aunque el conjunto ha contado con numerosos segundas bases en su historia; pero el equipo donde participó Hermoso fue un conjunto lleno de talento.

blank
Era un pelotero que sabía jugar, que podía resolver con una acción el juego. También fue un hombre bien agradable, que siempre estaba dispuesto a conversar. Siempre estaba atento, era parte de su forma de ser”.

Una leyenda del beisbol venezolano y de los Tiburones de La Guaira falleció, pero sin duda su legado con la selección de Venezuela y la calidad que tuvo desde la segunda base vivirá para siempre. Los fanáticos y las personas que pudieron disfrutar de su presencia en el campo lo recordarán como el gran jugador que fue.

Noticias relacionadas