• Contradicciones en cifras oficiales, escasez de medicinas y hospitales al máximo de su capacidad. El caos se hizo país

La incertidumbre de Venezuela en casi todos los aspectos de su acontecer diario está servida desde hace años, pero el covid-19 superó cualquier expectativa. Datos dudosos, números que no cuadran, contradicciones en cifras oficiales, escasez de medicinas y hospitales colapsados. El caos se hizo país.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró, cuando apenas comenzaba la pandemia y Venezuela no llegaba ni al centenar de contagiados, que los centros sanitarios del país tenían 23.762 camas disponibles para atender a igual número de infectados en simultáneo. Tan solo cinco meses después, el dato genera dudas y preocupación por la incoherencia entre las cifras dadas entonces y la situación actual.

Un total de 42.898 personas han contraído el virus, de las cuales 34.147 ya están, según el Ejecutivo, totalmente recuperadas y 358 han fallecido. Esto representa que hoy hay 8.393 casos activos, de modo que no debería haber problemas de espacio en los hospitales, ya que estarían libres 15.369 camas, a las que habría que sumar las de centros adaptados en el marco de la pandemia.

Sin embargo, el régimen venezolano se ha visto en la necesidad de improvisar espacios diversos para la atención de contagiados. El Poliedro de Caracas se ha convertido en un hospital de campaña con capacidad de 1.200 camas -que totalizarían 24.962 desocupadas y disponibles para covid-19- de las cuales, 1.000 son para casos “asintomáticos y leves”.

A estas instalaciones, hay que sumar “nuevos espacios” para atender la pandemia en los que el Ejecutivo “trabaja desde hace meses”, según dijo el ministro de Justicia, Néstor Reverol, el pasado 31 de julio, durante la inauguración de las instalaciones médicas en el Poliedro y cuya cifra no facilitó.

Foto: EFE

Además de los espacios especializados o acondicionados, los “sospechosos” de contagio se aislan en hoteles hasta que se confirma el contagio o la gravedad. En estos alojamientos, que se cuentan por “decenas”, según Nicolás Maduro, se aplica el tratamiento, las medicinas pertinentes y la vigilancia de la evolución.

Según las cifras del régimen, no hay enfermos de covid-19 recuperándose en sus domicilios. Un hecho que, de ser cierto, convertiría al país caribeño en el primero en el mundo en tener hospitalizados a todos los pacientes. Por leve que sea su dolencia. Algo que contrasta con la información que brindan, en primera persona, diversos afectados en proceso de recuperación desde sus hogares.

Las cuentas no salen en Venezuela

El régimen aseguraba que el país estaba completamente preparado para afrontar la pandemia desde marzo pasado. Tanto en instalaciones hospitalarias como en suministro de fármacos, equipos médicos y test suficientes para realizar pruebas a la población.

Sin embargo, EFE ha podido constatar que varios hospitales están colapsados, especialmente en el interior del país, y que los pacientes se ven obligados, a diario, a recurrir a las redes sociales para pedir determinados fármacos previa petición de los facultativos, que indican a los familiares de los enfermos que no hay suministro.

Y es en ese momento cuando la vida de los pacientes queda en manos del azar. Si hay algún cibernauta caritativo que pueda suministrar el medicamento, hay esperanza. Si no, todo queda en manos del destino.

Pero el problema se agrava cuando, aun contando con personas generosas dispuestas a costear el tratamiento necesario, muchas farmacias están desabastecidas. Así que comienza el periplo de ir botica por botica, a ver si hay suerte.

Régimen vs médicos

Mientras el régimen asegura que todo está bajo control, que hay excedente de plazas hospitalarias y que el país tiene suficientes insumos para tratar a los contagiados, la oposición y diversos facultativos de hospitales, tanto públicos como privados, niegan tal abastecimiento.

“Hemos traído todas las medicinas al país y las movemos rápidamente. Tener los mejores tratamientos del mundo, como los tenemos, estar al último grito de la ciencia. Ahora estamos con un estudio, con pruebas clínicas en las manos”. Así señaló Maduro el día en que se inauguró el hospital de campaña en el Poliedro.

Foto cortesía

Sin embargo, son cada vez más numerosos los médicos que trabajan en primera línea de la pandemia que desmienten dichas afirmaciones. Varios integrantes del gremio de la salud se expresaron de forma pública, tanto a través de redes sociales como en declaraciones a medios de comunicación. Por esto fueron objeto de represalias por parte el régimen, e incluso, algunos fueron detenidos.

En este contexto, su disposición a brindar datos es absoluta, pero siempre bajo el más estricto anonimato y lejos de los focos.

A estas afirmaciones se une la voz de la oposición, que asegura que los centros de salud de Venezuela “están totalmente colapsados”.

“Maduro miente. La verdad de Venezuela es que nuestros centros de salud están totalmente colapsados”. Así lo dijo José Manuel Olivares, nombrado comisionado para la Salud y Atención Sanitaria a los migrantes por el presidente interino, Juan Guaidó.

¿PCR o pruebas rápidas?

El Ejecutivo insiste en que Venezuela es uno de los países latinoamericanos que más pruebas de covid-19 ha efectuado, con 1.734.382 hasta la fecha. Pero en ningún momento especifica cuántas son PCR o rápidas, pese a que las segundas han demostrado su ineficacia. Esto al arrojar resultados negativos en pacientes que, horas después de realizar el test, fallecieron a causa del virus.

Foto cortesía

Según Olivares, las pruebas PCR realizadas hasta el día de hoy son menos de 6 % del total. Un hecho que ubica al país caribeño a la cola de América Latina en este tipo de procedimiento.

Además, acusa al régimen de monopolizar las PCR, porque se hacen únicamente en dos centros designados y no permite a otros laboratorios realizarlas.

Lo mismo opina el director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Ciro Ugarte. Aseguró esta misma semana que en Venezuela son escasos los laboratorios para procesar las PCR. Esto pese a que el régimen se comprometió con el organismo a incrementar la capacidad de testeo. Un acuerdo incumplido por el momento.

Ugarte avanzó esta misma semana que la OPS suministrará al país caribeño 370.000 pruebas de antígeno para diagnosticar el virus. Aunque no detalló la fecha en que llegarán a Venezuela ni cuándo se empezarán a practicar.

Con información de EFE.

Noticias relacionadas