• Luego de que el Ejército tomara el poder, las líneas telefónicas y casi todo el acceso a Internet fue cortado. El partido gubernamental de la detenida consejera del Estado, Aung San Suu Kyi, ha instado a protestar y oponerse a este acto que, según expresa, intenta retornar al país hacia “la dictadura”

Comienza el segundo mes de 2021 y junto con él, un nuevo capítulo político militar en Birmania. El Ejército del país asiático, conocido por su fuerza y determinación, ejecutó un golpe de Estado durante la madrugada de este 1° de febrero, promovido por sus diferencias hacia los resultados de las votaciones celebradas en noviembre de 2020, en los que el partido gubernamental Liga Nacional para la Democracia (LND), representado por Aung San Suu Kyi, resultó victorioso. 

De esta forma, el cuerpo castrense anunció que mantendrá el control gubernamental por un año. Sin embargo, existe el temor de que se vuelva a una dictadura militar como la registrada desde 1962 hasta 2011 cuando se anunció un supuesto periodo de transición hacia la democracia.

El canal informativo del Ejército, Myawaddy News, dio a conocer que las fuerzas militares declararon Estado de emergencia nacional tras la detención de la consejera birmana, Aung San Suu Kyi, además de otras figuras políticas. 

Birmania
Naypyitaw (Birmania) EFE/EPA/MAUNG LONLAN

Por lo tanto, el vicepresidente hasta la fecha, Myint Swe, asumió la presidencia interina y posteriormente le otorgó todos los poderes a Min Aung Hlaing, jefe de las Fuerzas Armadas. 

La Comisión Electoral no ha mostrado su competencia para resolver el supuesto fraude que ocurrió en los comicios de noviembre de 2020, según afirma el Ejército com razón válida para tomar el poder.

Modus Operandi

A propósito de la manera en que se llevó a cabo este cambio de gobierno, el primer paso fue la detención del presidente birmano, Win Myint; y de la consejera del Estado y Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi. Junto con ellos, también fueron detenidos otros miembros del gabinete presidencial,  líderes del partido LND, activistas y escritores, tal como apunta una lista extraoficial a la que Efe logró tener acceso. Algunas horas más tarde, se hizo oficial y pública la toma de poder forzada a mano de los militares.

Medios de comunicación, como las líneas telefónicas, fueron desactivadas desde tempranas horas de este lunes. Solo quedaron activos escasos puntos de conexión por Internet. En cuanto a la señal televisiva, el Myawaddy News es el único canal disponible.

Ya se habían extendido los rumores de un posible golpe de Estado en días previos, pero fueron tomando mayor fuerza luego de que el reciente martes, 26 de enero, Zaw Min Tun, portavoz militar, asomara la posibilidad de la toma del poder por parte de los militares debido a las supuestas gestiones fraudulentas en el proceso electoral del 8 de noviembre.  

Este lunes, el Parlamento de Birmania tenía preparada su primera celebración de la legislatura, luego de los resultados de las elecciones de 2020, los cuales expusieron una marcada victoria por parte de la alianza de Suu Kyi: la LND.

El portavoz militar de Birmania, Zaw Min Tun este martes |EFE

“Las acciones de los militares llevan de nuevo al país a la dictadura”, es una de las frases que conforman un comunicado que se publicó en un perfil verificado de Facebook de la LND, en representación de la dirigente Suu Kyi, alentando a las personas a que “protesten con todo corazón” y se opongan al golpe de Estado.

Sobre Birmania

Birmania, también conocida como Myanmar y oficialmente República de la Unión de Myanmar, es un país asiático que limita con Bangladesh, India, China, Laos y Tailandia.

Anteriormente llamado Birmania y Myanmar, el cambio del nombre de su nombre fue decretado repentinamente por el presidente de la junta militar a cargo del país desde 1962 hasta 2011, Than Shwe. Igualmente, “Rangún”, la ciudad más grande del territorio birmano, pasó a ser “Yangón”.

La población de este país se guía en gran medida por sus conocimientos astrológicos para tomar decisiones importantes o prepararse para lo que revelan a futuro. De hecho, gran parte de sus habitantes sugieren que el cambio de la capital fue promovido en 2005 por sugerencias del astrólogo personal de Than Shwe, movilizando las principales instituciones, organismos del Estado y ministerios de Yangón a Naipyidó, la nueva capital desde entonces.

Reacciones internacionales

“Condeno enérgicamente el golpe de Estado en Myanmar (Birmania) y pido a los militares que liberen a todos los que han sido detenidos ilegalmente en redadas por todo el país», manifestó Charles Michel, presidente del Consejo de la Unión Europea (UE) vía Twitter.

Asimismo, abogó por “respetar el resultado de las elecciones y restablecer el proceso democrático» iniciado en el año 2011, luego de mantener al pueblo bajo el yugo dictatorial por casi medio siglo.

Con palabras similares concordó Josep Borrell, alto representante para la Política Exterior de la UE, en la misma red social, agregando que “el pueblo de Myanmar quiere la democracia. La UE está con ellos”. Sin demora, China fue otro país cuyo gobierno no hizo caso omiso e hizo un llamado a la “paz” y “estabilidad”. Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Exteriores, dijo durante una rueda de prensa que la solución a este hecho, está en las negociaciones internas como país, sin dar cabida a ninguna “injerencia extranjera”. 

India, a través de un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, expuso su “preocupación” al respecto, recordando que siempre ha profesado su apoyo hacia Birmania durante sus transiciones democráticas, por lo que estima que el proceso a raíz de éstas, también debe ser respetado. 

Abul Kalam Abdul Momen, ministro de Exteriores de Bangladesh, igualmente exteriorizó su preocupación, aunque especialmente hacía la población rohingya -minoría concentrada en el estado Rakhine de Birmania-, ahora que Aung San Suu Kyi se encuentra detenida. 

Noticias relacionadas