• El proceso de filmación de A la calle duró varios años y se entrevistó, de forma clandestina, a personajes de la oposición y del chavismo. La directora canadiense a cargo del festival detalló que se eligió por su profundidad

El Festival de Cine Human Rights Watch de Toronto (Canadá) se inició con la proyección del filme A la calle, de los directores Nelson Navarrete y Maxx Caicedo, que narra la crisis humanitaria que se vive en Venezuela. Para lograr la producción, se entrevistó, durante varios años, a líderes políticos, tanto de la oposición como del chavismo, así como a ciudadanos anónimos.

El festival, que por primera vez en sus 18 años de existencia será totalmente digital por la pandemia, también proyectará el documental de la realizadora Claudia Sparrow Máxima, sobre la lucha de la campesina indígena peruana Máxima Acuña contra una gran empresa minera estadounidense que opera en el país andino y que quiere echarla de sus tierras.

En total, el festival, que es organizado por la organización internacional de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) y comenzó el jueves 18 de febrero, proyectará en su XVIII edición un total de cinco películas que tratan sobre activismo medioambiental, protestas civiles, derechos de la comunidad LGTBQ y el problema de los refugiados.

Otras proyecciones

Además de A la calle y Máxima, el festival proyectará el documental inglés I Am Samuel, sobre la situación de la comunidad LGTBQ en Kenia; Wake Up on Mars, la historia de dos adolescentes de origen albanés que sufren una misteriosa enfermedad conocida como «el síndrome de la resignación», y Love Child, que narra la huida de Irán de dos amantes.

No es fortuito

La directora del festival, la cineasta canadiense de documentales Jennifer Baichwal, declaró en una entrevista con Efe que el hecho de que este año haya dos películas procedentes de Suramérica no es intencional, sino que habla de la calidad de los dos filmes.

Jennifer Baichwal. Foto: Alchetron.com
Me encanta Máxima, es una persona increíble que está luchando contra una masiva corporación minera estadounidense simplemente para tener el derecho de vivir y sobrevivir de su propio terreno. Máxima ha sido intimidada y atacada pero mantiene una fuerza increíble para luchar por la justicia. Es un símbolo de tenacidad y un film muy poderoso”, dijo Baichwal.

E“Y la razón por la que elegimos A la calle como el filme de apertura es por su profundidad. La filmación duró varios años, se realizó de forma clandestina, entrevistando figuras de la oposición que estaban en muchas ocasiones huidas”, explicó la directora del festival. “Pero también se oye a personas ordinarias, que malviven sin comida, que son arrestados y abusados. La situación humanitaria es absolutamente terrible. Y es la forma en la que los cineastas están con la gente de la calle que hace que el film sea tan poderoso”, añadió.

Documentales con fuerte temática social

A la calle es el primer largometraje de Navarrete (venezolano) y Caicedo (estadounidense de origen colombiano). El filme sigue al líder opositor Leopoldo López, su arresto y encarcelamiento, y contiene entrevistas con el político y su familia, así como con políticos del régimen de Nicolás Maduro y ciudadanos corrientes.

En una entrevista con Efe, Navarrete y Caicedo expresaron su satisfacción de que la película haya sido elegida para abrir el festival de derechos humanos de Toronto.

Como director y productor, creo que era importante que la película hiciera resonar los derechos humanos porque lo de Venezuela no es sólo una crisis política sino humanitaria. El hecho que podamos poner la película en los ojos de personas a quienes les importa saber sobre la crisis humanitaria de Venezuela, ya para nosotros es como una ganancia”, afirmó Navarrete.

Por su parte, Caicedo declaró que “aunque la conversación política es importante, el asunto más urgente es la crisis humanitaria. Poder mostrar nuestro documental en festivales de derechos humanos nos permite subrayar ese aspecto y esperamos conducir la conversación más hacia la crisis humanitaria que la cuestión política”.

Claudia Sparrow también expresó a Efe su satisfacción por estar presente en el festival con la película que en 2019 ganó el premio del público del festival Hot Docs de Toronto, el mayor certamen de cine documental de Norteamérica.

“Nos quedamos con una experiencia extraordinaria porque no esperábamos la acogida que recibimos en Canadá y sobre todo el apoyo. El público apreció mucho la película y sobre todo tuvimos la oportunidad de llevar a Máxima Acuña y su abogada, Mirta Vázquez, que era la primera vez que veían la película. Y ganamos el premio de la audiencia. Fue un sueño”, dijo Sparrow.

La cineasta peruana afincada en Estados Unidos añadió que son invitaciones como las del Festival de Cine Human Rights Watch de Toronto lo que “hace que todo valga la pena” y “nos da más fuerza para seguir luchando”.

Con información de Efe.

Noticias relacionadas