• Todos los años comienzan con quinielas y personas poniéndose al día con las series y películas nominadas en las temporadas de premios. Este año, debido a la pandemia, es más fácil acceder a ellos porque la mayoría están en plataformas de streaming

“El cine ha sobrevivido muchas etapas. Guerras, inflaciones, rupturas, cierres de estudios, ¿pero que se detenga? Nunca había ocurrido”, aseguró Aglaia Berlutti, crítica de cine desde hace más de 15 años en distintos medios como The Hollywood Reporter, Vanidades, Vanity Fair, entre otros.

Entonces, ¿El streaming no es cine? 

“Sí brinda una experiencia cinematográfica, pero no es la experiencia cinéfila”, explicó para El Diario Berlutti, quien también es fotógrafa.

Para ella, el cine se entiende de la manera más tradicional como el traslado a un lugar, comprar boletos, comida, disfrutar del espacio, la oscuridad, el ambiente que se genera en la sala y presenciar la proyección de una película. 

“Esa experiencia ha cambiado. Y no nos habíamos dado cuenta hasta que llegó la pandemia”, son las palabras de la crítica perteneciente al Círculo de Críticos Cinematográficos de Caracas. 

Streaming Netflix temporada de premios
Foto cortesía

Para nadie es un secreto el auge que ha tenido Netflix como empresa y plataforma desde el inicio de la pandemia. Los ciudadanos del mundo, recluidos en sus casas, acudieron a Netflix y otras plataformas de streaming para tener una distracción mientras respetaban la cuarentena.

Y por supuesto, estas plataformas aprovecharon para estrenar la mayor cantidad de piezas posibles. No solo para saciar esa necesidad de su público sino para consolidar su posición.

Para la documentalista y profesora universitaria Malena Ferrer, el éxito de Netflix en esta “atípica” temporada de premios, como ella la denomina, “tiene que ver con la rabiosa actualidad”. 

“Las salas en todo el mundo permanecen cerradas o recibiendo apenas al 25% del aforo y las plataformas han sido la forma segura de exhibición para que los largometrajes no queden fríos, en una especie de limbo” es la percepción que la educadora cuenta para El Diario.

Tanto Ferrer como Berlutti están de acuerdo en que la pandemia catapultó el progreso de la experiencia streaming sobre la experiencia de cine tradicional. 

Y eso se ha visto reflejado en las nominaciones para esta nueva temporada de premios.

Leer más  Disney superó a Netflix como la compañía con mayor cantidad de suscriptores en el mundo

Netflix: nació, creció y arrasó

El domingo 28 de febrero de 2021 tuvo lugar la edición número 78 de los Premios Globo de Oro (Golden Globes Awards). 

Netflix ha consiguió 42 nominaciones en total. 22 para sus películas y 20 para las categorías de televisión.

La diferencia con sus competidores es tan abismal que Amazon lo sigue en segundo lugar como productora y contó solo con siete nominaciones en las categorías de películas; mientras que HBO también contó con siete, pero en las categorías de televisión.

Mank y El juicio de los 7 de Chicago estuvieron entre las cintas favoritas, con seis y cinco nominaciones respectivamente solo en los Premios Globo de Oro. 

Con respecto a las series de televisión, La Corona (The Crown) estuvo a la cabeza con seis nominaciones en estos mismos premios.

La cantidad de nominaciones de Netflix son equivalentes a la cantidad de estrenos de calidad que ha logrado hacer como una inversión relativamente no muy alta en medio de la pandemia”, afirmó Berlutti.

En sus palabras, lo que ocurrió fue que la mayoría de los estudios y productoras tuvieron que detener cualquier tipo de producción para no poner en riesgo a las personas en el set y a sus alrededores. 

Netflix Streaming cine
Foto cortesía

“Entonces Netflix tuvo que hacer acopio de lo que siempre ha hecho. Durante los últimos cinco años, su estrategia de negocios es una de expansión agresiva que no busca taquilla ni boletería, sino premios y suscriptores. Y este año, resultó”, profundizó la crítica. 

Berlutti argumentó que a Netflix “no le interesa la corrida entre los cines, ni batallar por estar en el primer lugar en las gráficas”.

A esta plataforma lo que le interesa es conseguir un público cautivo que pagará una mensualidad constante y que, incluso, por su servicio, está dispuesta a pagar aún cuando incrementen el costo de los distintos planes o “pantallas” con los que cuentan.

“Una película de Netflix casi siempre tiene el triple de ganancia de lo que puedes imaginar porque no tienen ningún tipo de inversión de marketing. La estrategia de negocios en Netflix es un ganar-ganar”, comentó la fotógrafa.

Pero, ¿qué pasa con los otros estudios?

Para Ferrer, la diferencia entre Netflix y las otras casas productoras es “histórica”. 

Leer más  Disney superó a Netflix como la compañía con mayor cantidad de suscriptores en el mundo

“Cada estudio desarrolló un estilo, una marca, una idiosincrasia que les caracteriza en los casi 100 años que tienen establecidos. Los grandes estudios de la época dorada de Hollywood (The Big 8) monopolizaron prácticamente la producción americana por muchísimos años”, explicó la profesora de cine. 

“Netflix hizo el camino en dirección opuesta”, apuntó Ferrer. “Generó una plataforma, recogió datos de miles de usuarios y cuando estuvo posicionada decidió invertir en la producción y convertirse en un estudio en 2019”. 

Hollywood cine
Foto cortesía

Para la documentalista, este número de nominaciones no es una sorpresa. O al menos, no después de “revisar la inversión que Netflix ha hecho para atraer a grandes directores para desarrollar producciones dentro del esquema “producción-exhibición” que ellos como plataforma ofrecen”. 

La profesora lo definió como una “evolución natural” de una corporación que poco a poco, se ha ganado un puesto en Hollywood, primero como plataforma y ahora como estudio. 

Los números de Netflix han crecido en demanda y en las acciones de la marca. Es posible que a mayor exposición del contenido que ofrecen, tanto el público como los críticos reconozcan sus producciones”, señaló Ferrer, quien está realizando una pieza documental que compara el cine tradicional con el fenómeno del streaming.

Las reglas del cine están cambiando

Hasta el año 2020, las cintas que quisieran optar a ser nominadas a cualquier premio tenían que cumplir con estrenarse y proyectarse al menos durante dos semanas en Los Ángeles y haber estado en salas de cine durante tres semanas.

A raíz de la pandemia, Berlutti explicó que la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas modificó el reglamento de manera “temporal”. 

Para Ferrer, “estas reglas son la mejor estrategia para mantener la integridad del cine como una proyección colectiva de una obra mediante el cobro de entradas”.

Sin embargo, agregó que “ese mismo esquema excluyó a cineastas muy pequeños a quienes les era imposible llegar a exhibir de la forma clásica. Por lo tanto, la idea de mayor cantidad de espacios para exhibir (y producir) debe alegrarle a cualquier cinéfilo”. 

Pero para Berlutti, la pandemia le dio una estocada fulminante al cine tradicional. 

La fotógrafa contó cómo, de tres años hasta la actualidad, las grandes registradoras de Estados Unidos “habían sufrido lentamente una caída y lo que hizo la pandemia fue darles un empujón gigantesco que borró la posibilidad incluso de recuperación, equiparando así la proyección en cine con la producción en streaming”. 

Leer más  Disney superó a Netflix como la compañía con mayor cantidad de suscriptores en el mundo

Y para la crítica, hay una nueva realidad que el cine tradicional debe enfrentar. “El problema es que las nuevas generaciones ni siquiera tienen televisor”, alegando que todo el contenido de cine y televisión es ahora consumido en teléfonos inteligentes. 

Streaming en el cine
Foto cortesía

El cine no se crea ni se destruye, se transforma

Ante la postura de algunos “puristas” del cine que critican las nominaciones de Netflix en esta nueva temporada de premios, Ferrer asegura que esta postura “es una tontería”. 

“Si quieren negarle a Scorsese la posibilidad de hacer una película que nadie quería pagar, pues no arrojaré yo esa piedra”, admitió; pero sugirió que si alguien como este aclamado director produce una película brillante “que llegará por méritos propios y vía lobby pesado a la temporada de premios, es el mismo viejo negocio de siempre.” 

Pero para la documentalista, la posibilidad de ver películas como Atlantics de Mati Diop (Netflix), Los Miserables de Ladj Ly (Amazon), Nomadland de Chloé Zhao (Hulu), Sound of Metal de Darius Marder (Amazon) “debería ser, para cualquier cinéfilo, algo invaluable. Por ahora es posible gracias a las plataformas de streaming”. 

Por su parte, Berlutti asegura que “la resistencia al cambio siempre estar allí para todo tipo de transformación y sobre todo para cultura masiva”.

La fotógrafa señaló que esta oposición puede ser tan fuerte puesto que son cambios directos sobre los hábitos de consumo de las personas, las cuales, para ella, son nuestras rutinas más privadas. “Que alguien venga y te diga cómo ver una película es grave”, aseguró. 

La conclusión final de la crítica es que “hay muchísima gente que está extrañando la experiencia del cine más que el cine en sí”. 

Mientras que para Ferrer, “La paradoja es que ha sido un año tremendo para el cine. Sin ánimos del cliché, efectivamente se produjeron y estrenaron películas increíbles y sólo gracias al streaming hemos podido verlas”. 

Noticias relacionadas