• A los canes que no serían la primera opción de muchos dueños de mascotas les va mejor que algunos de los tipos más agradables cuando tienen que aprender de un extraño


Esta nota es una traducción hecha por El Diario de la nota Grumpy Dogs Outperform the Friendlies on Some Learning Tests.,
 original de The New York Times.

¿Tienes un perro gruñón? Puede que tenga algunos talentos ocultos.

En un estudio reciente en Hungría, los investigadores encontraron que los perros con características de personalidad que habían agrupado bajo el título de «gruñones» eran más capaces de aprender de un extraño que los perros más tranquilos.

Es cierto que esta es una habilidad limitada, pero los dueños de perros gruñones pueden estar satisfechos con las buenas noticias de cualquier tipo.

Considere algunas de las características que los investigadores pusieron en la categoría gruñona: rápido para ladrar, gruñir o chasquear cuando se le molesta, no viene cuando lo llaman, protege la comida para mantenerla alejada de otros perros o personas, activos e inquietos. Este es el perro que los refugios para mascotas dicen que necesita un dueño muy especial. Este es el perro que los dueños muy especiales siempre tienen que explicar a sus amigos. Esa es la silla de Fluffy, dicen. Esa es la alfombra de Fluffy. En realidad, esta es la casa de Fluffy, toda. Vayamos a una cafetería.

Peter Pongracz, cuya especialidad en la Universidad Eotvos Lorand en Budapest es el estudio de las interacciones entre perros y humanos, informó los hallazgos recientes en la revista Animals, bajo un título extenso que comienza con «Los perros gruñones son aprendices inteligentes».

(Una pequeña advertencia para los posibles dueños de perros: el estudio no dice nada sobre qué razas son más gruñones. Los científicos observaron las diferencias en perros individuales, todos ellos mascotas).

El Dr. Pongracz realizó los experimentos porque había notado en investigaciones anteriores que los perros dominantes y sumisos en hogares que tenían más de un perro mostraban diferencias en los estilos de aprendizaje.

En ambos estudios, la tarea del perro siguió siendo la misma. El Dr. Pongracz y sus colegas colocaron un regalo o juguete favorito a plena vista detrás de una cerca de alambre en forma de V. Instintivamente, los perros intentarían ir directamente hacia la golosina, lo que, lamentablemente, no funciona. Tuvieron que comenzar alejándose más de la golosina para rodear la cerca y acercarse a ella. Para la mente del perro, esta es una idea muy extraña. La delicia de olor maravilloso está ahí. ¿Por qué te alejarías de él?

Es una tarea bastante difícil para un perro cuando está solo”, dijo el Dr. Pongracz.

Los perros son aprendices sociales, lo que significa que pueden ver lo que hace otro (perro o persona) y luego aprender a hacer lo mismo. En el trabajo anterior, los perros que ocupaban una posición dominante en un hogar con varios perros no tenían esperanzas de aprender observando a otros perros, mientras que los perros más sumisos, quizás practicados para vigilar lo que otros perros estaban haciendo, lo hacían muy bien. Pero cuando una persona demostró la solución, todos los perros hicieron lo mismo.

El Dr. Pongracz decidió que en el experimento reciente analizaría la relación entre perros y dueños. Los propietarios completaron un cuestionario. Y los propios perros también hicieron algunas pruebas. Después de realizar un análisis estadístico de los resultados, tanto de la encuesta de propietarios como de las pruebas de perros, los investigadores concluyeron que un conjunto de características de los perros que van desde altos niveles de actividad hasta chasquidos o gruñidos pertenecían a la misma categoría.

Etiquetar a este grupo en particular fue difícil, dijo el Dr. Pongracz, «porque estos perros no son exactamente agresivos, pero tienen una actitud de mal humor».

«Gruñón» encaja mejor.

Para el experimento reciente, los perros tuvieron que recuperar el objeto colocado detrás de una valla en forma de V. Los gruñones y los perros agradables actuaban de la misma manera cuando tenían que resolver el problema por sí mismos, o si sus dueños les mostraban la manera de conseguir el premio.

Pero a los perros gruñones les fue notablemente mejor cuando un extraño les mostró la forma de obtener el objeto.

“Estaban más atentos”, dijo el Dr. Pongracz. Por qué es una pregunta que queda por responder.

Monique Udell, directora del Laboratorio de Interacción Humano-Animal de la Universidad Estatal de Oregon, que no participó en la investigación, dijo que mostraba, al igual que un creciente número de otros trabajos, “que la individualidad de los perros y la experiencia de toda la vida influyen en el rendimiento y todo tipo de de tareas «.

Pero, dijo, las características agrupadas en la categoría gruñona parecían ir en dos direcciones.

Entrenador de perros e investigador, el Dr. Udell dijo que los entrenadores han reconocido desde hace mucho tiempo que los perros que parecen demasiado enérgicos e incluso hiperactivos como mascotas de la familia pueden sobresalir en tareas como el pastoreo, la obediencia o el trabajo de perros guardianes.

«La falta de voluntad para volver cuando se le llama» encaja con ese tipo de perro, al igual que la menor inhibición, dijo. Las otras características enumeradas en la categoría gruñona del estudio relacionadas con la agresión, como la protección de los alimentos, no coincidían con su experiencia.

Así que se preguntó si algo más que mal humor podría estar detrás de todas las tendencias de comportamiento metidas en esa categoría.

Cynthia M. Otto, directora del Penn Vet Working Dog Center, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, que no participó en el estudio, dijo que el último artículo carecía de detalles sobre la historia de vida de los perros y la naturaleza del entrenamiento. que habían experimentado. Hay «tantas variables que intervienen en nuestras relaciones», dijo.

Por supuesto, la variabilidad de las personalidades de los perros y la idoneidad para las diferentes tareas era innegable, anotó.

En el Centro de Trabajo Canino (Working Dog Center), “permitimos que los perros elijan sus carreras y se basa en sus personalidades, en sus interacciones y en sus relaciones”, dijo. Hizo hincapié en que las razas no siempre eran una guía fiable de la personalidad, debido a las diferencias individuales.

El Dr. Pongracz tiene cuatro perros, todos de la misma raza del perro pastor húngaro, Mudi, y cada uno tiene una personalidad distinta.

“Pero todos ladran bastante”, dijo. «Ellos son ruidosos.»

Noticias relacionadas