• El tour parte los días sábados desde Caracas, rumbo a la población de El Guapo, en el estado Miranda, ofreciendo a los asistentes la oportunidad de adentrarse en una hacienda y conocer los procesos necesarios para transformar el cacao en chocolate | Foto principal: Aldenix Ocanto

Un paseo al estado Miranda ofrece a sus asistentes una experiencia diferente y completa que muestra todo el proceso de transformación del cacao para convertirse en chocolate. Sus organizadores, la empresa familiar Barloa Cacao, describen este paseo de un día en Barlovento como turismo rural de inmersión, donde el visitante deja de ser un observador y se compenetra con la faena agrícola con los cinco sentidos, descubriendo todo el trabajo que hay detrás de la fabricación del chocolate. El paseo comienza contando la historia de las haciendas cacaoteras de la época colonial, se pasea entre árboles cargados de mazorcas, y termina en una planta donde se procesa materia prima para la industria chocolatera. 

De acuerdo con las cifras reseñadas por la Gobernación del estado Miranda, en Barlovento se contabilizan 3.800 productores de cacao, quienes cosechan más de 8 millones de kilos del grano anualmente; convirtiendo a la región en un importante centro para la chocolatería nacional. Pese al arraigo del cacao en la zona central del país, existe una desconexión entre los consumidores del chocolate del área urbana y los productores del cacao en las zonas rurales. 

Un día para conectarse con el cacao 

A las 6:40 am los asistentes comienzan a agruparse en la avenida Luis Roche de Altamira. Se trata de un grupo de entusiastas, quienes quieren conocer de primera mano el proceso de cosecha del cacao venezolano. Viajan adultos y adolescentes, nacionales y algunos extranjeros, curiosos de aprender. La promesa del paseo es clara: desconectarse de la jornada urbana y adentrarse en una hacienda para observar el proceso de elaboración del chocolate desde que se recoge el cacao hasta que se disfruta un bombón ya terminado. 

Leer más  ¿Cuáles son los niveles de filtraciones en las viviendas y cómo identificarlas? 

A las 7:00 am el transporte arranca su recorrido hacia el oriente de Miranda, trasladándose por la carretera Troncal 9, para llegar sobre las 9:00 am a la población de El Guapo, un extenso pueblo mirandino que está más cerca del estado Anzoátegui que de Caracas; en Barlovento abundan las comunidades cacaoteras. Son recibidos con un desayuno tradicional, acompañado de chocolate caliente servido en tapara, emulando la jícara, una especie de cuenco utilizado por las etnias prehispánicas. 

“Barlovento ocupa aproximadamente el 38 % de la superficie del estado Miranda. Está ubicado dentro de la franja de los 10 grados próximos al Ecuador, que se conoce como el cinturón del cacao. Durante la colonia estas tierras eran grandes haciendas. Los esclavos que huían, buscando su libertad, se llevaban semillas y las sembraban en sus nuevos asentamientos, conocidos como cumbes. Así se fueron originando los pueblos cacaoteros de esta zona. Desde la Troncal 9 hasta el Guapo hay más de 30 pueblos que cultivan cacao. Cada uno tiene su manera de tratarlo” explica Frank Barros, guía del tour, en entrevista para El Diario.

Una excursión de un día muestra cómo se hace el chocolate en Barlovento
Foto: Aldenix Ocanto

Barrios es un políglota egresado del Instituto Tecnológico Américo Vespucio, en Caracas. Por su desarrollo profesional se sintió atraído en mostrar a los turistas extranjeros la riqueza cultural que gira en torno al cacao en Barlovento.

El cacao marca un proceso identitario en Barlovento. Esta zona es tierra fértil, se dice que lo que aquí siembras, se da. Por eso los esclavos huían con granos y sembraban en sus cumbes o palenques. El cacao salía luego en sacos por el puerto de Carenero y los europeos bautizaron el cacao barloventeño como Cacao Carenero”, explica el especialista, al detallar la importancia de Barlovento en el mapa de productores cacaoteros. 

Turismo rural 

A las 10:00 am llevan a los visitantes a la hacienda la Rivereña, una plantación con herencia cacaotera de siglos. En la zona no hay cobertura celular, mucho menos wifi. Si llueve la gente se empapa y se debe cruzar un río a pie para llegar a la zona de cosecha. Es la atmósfera ideal  para un día de turismo rural.

Leer más  Cerrarán parcialmente la vía Caracas-Valencia por carrera de ciclismo: los detalles

La hacienda es propiedad de Serafín Álvarez y su esposa, Nayiber Gómez. Ambos se conocieron y enamoraron mientras cursaban la carrera de Medicina en la Universidad Central de Venezuela. Serafín nació en Barlovento y sabía la oportunidad que representaba la siembra del cacao. Dedicarse a la agricultura y a la elaboración de materia prima para el chocolate derivó en que la pareja se terminara especializando académicamente en el área del cacao y creara el tour para mostrar sus procesos a los visitantes. 

Una excursión de un día muestra cómo se hace el chocolate en Barlovento
Foto: Aldenix Ocanto

“El cacao de esta zona se le conoce también como Trinitario. Es un tipo de cacao mestizo que se origina del cruce entre una planta de Cacao Criollo, más común de la zona del Sur del Lago de Maracaibo y de los estados andinos, con una planta de Cacao Forastero, proveniente ancestralmente del Amazonas. En ese cruce de genéticas de distintos cacaos se origina el Cacao Barloventeño. Tiene un balance entre los aromas, sabores y potencia”, explica Álvarez, mientras señala un árbol cargado de mazorcas, durante el recorrido. 

Leer más  Gaudi Esté revive el imaginario de José Gregorio Hernández con sus esculturas
Una excursión de un día muestra cómo se hace el chocolate en Barlovento
Foto: Aldenix Ocanto

Los visitantes recogen algunas mazorcas, que luego cortan y desgranan sobre hojas de plátano. Estas posteriormente se amontonan y se llevan en tobos hasta el centro de producción para procesarlas. Las musáceas, nombre científico de las matas de cambur y plátano, van enlazadas a la producción de cacao. La hoja le da sombra y protege al cacao que nace en la parte baja del tronco. Además, su hoja se utiliza para posar el cacao aún con su baba y para cubrirlo. Además del plátano, en una plantación de cacao se encontrarán otros árboles de sombra como el Gran Samán, el Caobo y el Apamate. De este último también se extrae la madera para los cajones de fermentación. 

Del árbol al bombón 

Luego de recorrer la plantación y extraer el grano del cacao, aún envuelto en su mucílago, los asistentes entran en la planta productora. En este espacio observan otros siete procesos imprescindibles para hacer un chocolate: fermentación, secado, tostado, descascarillado, molienda, formulación y cochado. Finalmente, el recorrido cierra con una cata de chocolates y bombones elaborados con el propio cacao que se cosecha en la hacienda. 

Leer más  Ministro de Petróleo desmintió rumores sobre un posible aumento de la gasolina

En este punto se busca que los participantes se familiaricen con los aromas y sabores propios del cacao de variedad Carenero. Este aporta sensaciones que recuerdan a la malta, a la melaza, el papelón y la canela. Así, se logra un chocolate con un balance entre dulces, especiados y tostados; lo que le ha otorgado al cacao de esta zona un prestigio entre los chocolateros criollos e internacionales. 

Una excursión de un día muestra cómo se hace el chocolate en Barlovento
Foto: Aldenix Ocanto

Al atardecer, antes de las 4:00 pm, el tour arranca de regreso hacia Caracas, retornando al punto de partida a las 6:00 pm. 

Emular las visitas a los viñedos en Chile o Argentina es el norte

Así como en países de América del Sur y Europa además de la exportación de vino, se explota el turismo gastronómico con la visita a los viñedos, los organizadores del tour de Barloa Cacao están convencidos de que el recorrido por las plantaciones es un importante atractivo para los visitantes nacionales y extranjeros. Una iniciativa que, a su juicio, aporta valor e ingresos extras a las comunidades cacaoteras. 

El recorrido tiene un costo de $60 por persona e incluye lo siguiente:

-Traslado ida y vuelta en van ejecutiva.

-Desayuno, hidratación, almuerzo y chocolate.

-La experiencia en la hacienda y la planta procesadora. Esto además de otras actividades como el baño en el río y el juego de bolas criollas. 

El pago también contempla el registro fotográfico digital. Quienes deseen participar deben agendar y reservar su cupo con antelación, a través de la cuenta de Instagram @BarloaCacao. 

Noticias relacionadas