• Que una persona se quite el preservativo durante el acto sexual, sin el consentimiento de la pareja, es un acto conocido como stealthing. Traída al castellano, la palabra significa «sigilo», y es considerado un hecho punible en algunos países de Europa. Foto: Getty Images

Durante los últimos meses, las redes sociales han servido para visibilizar e identificar situaciones que constituyen un hecho de violencia contra la mujer. 

El stealthing («sigilosamente» en español) se refiere a la práctica de quitarse el preservativo durante las relaciones sexuales sin el consentimiento de su pareja. Allí la víctima se expone a un embarazo no deseado o a contraer enfermedades de transmisión sexual, además de generarle un posible trauma.

La práctica ha sido descrito por la investigadora estadounidense Alexandra Brodsky en un estudio de la Universidad de Columbia de Género y Derecho. Se trata de una revista científica que describe las conductas delictivas relacionadas con el género y su tipificación penal.

Esta conducta punible no solo puede darse en relaciones heterosexuales, pues miembros de la comunidad LGBTIQ+ también pueden ser víctima de esta agresión sexual que atenta contra su dignidad.

Stealthing: lo que debes saber y por qué es considerado un abuso sexual
Foto: Laptrinhx

Cuál es el límite del «sí» y el consentimiento

El hecho de que el hombre se quite el preservativo a mitad de las relaciones sexuales, y que la mujer se dé cuenta y sea obligada a seguir, o bien que lo haga de forma sigilosa para que ella no se entere sino hasta finalizada la relación, incurre en una acción que puede ser penada como violación o agresión sexual, dependiendo del Código Penal del país en el que se juzgue el caso.

Recientemente, el influencer español Naim Darrechi está siendo investigado por  afirmar en una entrevista que él no usa condón cuando tiene relaciones sexuales ya que no le gusta y, en su lugar, les miente a sus parejas diciendo que es esteril.

Días después, Darrechi alegó que nada de lo que dijo en la entrevista era “cierto”.

En España se aprobó el proyecto de ley llamada “#SoloSíesSí” y estipula que cualquier acto que atente contra la libertad sexual de una persona será considerado como violación. Esto sin que exista violencia hacía las víctimas, tal y como ocurre durante el stealthing.

La legislación también busca ofrecer la creación de centros de refugio para la atención de casos de abuso y medidas esenciales de educación sexual.

Se habla del stealthing desde 2018

Un caso que fijó un precedente ocurrió en Alemania en el año 2018. Imputaron a un policía por agresión sexual, acusado a ocho meses de prisión y a pagar una multa de 3 mil euros por daños a la víctima. También debió pagar los gastos médicos para que la víctima se realizara una prueba de salud sexual.

La víctima le dijo a los jueces que había solicitado explícitamente al hombre que se pusiera preservativo, y no dio su consentimiento para tener sexo sin protección. En su denuncia, explicó que no se dio cuenta de que el policía se había retirado el preservativo hasta que eyaculó. Inmediatamente se fue del lugar e hizo la denuncia, que terminó en condena un año después.

Canadá, Reino Unido, Alemania y España han entablado acciones judiciales contra hombres que fueron declarados culpables de quitarse el condón sin consentimiento, ya que viola el concepto de consentimiento condicional.

Esto significa que aunque alguien haya dado su consentimiento para la relación sexual, esto no quiere decir que el individuo haya dado su consentimiento para la extracción de un condón. Además, en muchos países, la transmisión consciente de una enfermedad de transmisión sexual sin decirle a la otra persona es punible por ley.

Trayéndolo a la realidad local, en Venezuela solo existe un protocolo obsoleto por denuncias de abuso sexual. La legislación venezolana no reconoce términos como estupro o stealthing.

¿Qué es el estupro?

Es el contacto sexual con un menor de edad, pero mayor de 14 años, aprovechando un estado mental perturbado, abusando de alguna posición de autoridad (jefe, tutor o encargado de su cuidado), aprovechando el desamparo de la víctima o su inexperiencia.

Aunque es imprescindible la denuncia formal ante las autoridades competentes como el Ministerio Público u organismos policiales. También es necesario la atención psicológica. En ese sentido, en el país existen distintas organizaciones venezolanas que prestan atención psicologica y orientación legal a víctimas de abuso sexual.

– Yo te creo Venezuela, servicio de apoyo y protección a víctimas. Correo electrónico: yotecreovzla@gmail.com  @YotecreoVzla 

– Asociación Venezolana para una Educación Sexual y Alternativa (AVESA). Organización sin fines de lucro que defiende los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Teléfono: 0424-1662220 @AVESA_ONG_VZLA

– Funda Mujer, atención psicológica y legal. Atención para prevenir la violencia contra las mujeres. Correo electrónico: fundamujervenezuela@gmail.com @Ofefundamujer

– 100% Estrógeno, asesoría jurídica. Organización que trabaja en pro de la defensa de los derechos de las mujeres. Teléfono: 0412-0756141 @100Estrogeno

Noticias relacionadas