• La liberalización económica pone al país socialista en la senda del crecimiento después de siete años de caída libre; los críticos condenan el ‘capitalismo de compinches’

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota: Venezuela Turns to Flashy Casinos, SUVs and U.S. Dollars for an Economic Boost, original de The Wall Street Journal.

Caracas, Venezuela — Una docena de casinos están abriendo aquí en un país donde el gobierno socialista había prohibido el juego como un vicio capitalista. Y las tiendas que estaban vacias hace solo un par de años ahora están repletas de productos importados, que van desde bicicletas de $ 8,000 hasta postres congelados de Cheesecake Factory.

Después de siete años en los que la economía se contrajo un 80%, lo que los economistas llaman el mayor colapso en décadas para un país que no está en guerra, la economía de Venezuela puede haber tocado fondo. El producto interno bruto aumentará del 5% al ​​10% en 2021, el primer año de crecimiento desde que el líder autoritario Nicolás Maduro asumió el cargo en 2013, estiman consultores empresariales y economistas.

El rebote se atribuye en gran medida a la eliminación de un modelo económico osificado liderado por el estado a cambio de una versión del capitalismo de todo vale que Maduro comenzó a introducir, poco a poco, en 2019. Críticos, entre ellos líderes de la oposición y economistas, dicen que la afluencia de efectivo también se deriva del lavado de dinero en un país donde se saquearon miles de millones en ganancias del petróleo para crear una oligarquía al estilo ruso de la década de 1990 que ahora se aprovecha de la liberalización económica.

Las tiendas que eran estériles hace solo un par de años ahora están llenas de productos importados mientras Caracas experimenta con el capitalismo.
Comercio de divisas en Petare en el este de Caracas.

“Maduro nunca podrá lograr que la economía se recupere”, dijo el líder opositor exiliado Julio Borges, calificando los planes económicos de Maduro como esfuerzos de mal gusto para enmascarar el terrible estado de Venezuela.

Pero tanto los detractores como los leales al gobierno se están beneficiando del levantamiento de los controles de precios de los productos básicos, las importaciones libres de aranceles y prácticamente ninguna aplicación de impuestos a las empresas y los individuos. Lo más importante es que el dólar estadounidense, que durante mucho tiempo fue despreciado por el régimen gobernante como una herramienta de control imperialista, ahora se considera la moneda nacional de facto.

La incursión de Maduro hacia la economía de mercado pende de las elecciones locales y estatales que está programado para Venezuela el domingo. Los politólogos dicen que el gobernante Partido Socialista está tratando de reinventarse, ofreciendo libertades económicas mientras mantiene su control autoritario sobre el país. Al mismo tiempo, las encuestas muestran que los venezolanos son cada vez más apáticos sobre la política, ya que se centran en cómo sobrevivir en una economía despiadada.

“Empresarios aquí, empresarios allá”, dijo Maduro en un discurso televisado, mientras celebraba los nuevos camiones de comida que vendían almuerzos a los trabajadores de la capital. “Estamos en el camino del crecimiento económico. Lo que nos espera será mejor para todos. Cuenta conmigo.»

El gobierno ya no subsidia alimentos, combustibles o servicios, y las empresas privadas están tratando de llenar el vacío.

Entre las empresas que encuentran una nueva vida se encuentran los casinos de juego. El predecesor de Maduro, Hugo Chávez, había cerrado todas las casas de juego del país, diciendo que estaban plagadas de vicios y solo enriquecían a «la burguesía».

Pero bajo el mandato de Maduro, una Comisión Nacional de Casinos supervisada por generales del ejército ha vendido licencias, por 350.000 dólares cada una, a 30 nuevos casinos en todo el país con nombres como Baywatch, Bellagio y Hotel Dubai.

«Esta es una apuesta hacia el futuro», dijo Soraya Roye, ex ejecutiva de juegos de azar. Hace una década, encabezó protestas contra Chávez por cerrar casinos. Ahora, capacita a trabajadores para la renovada industria después de haberse mudado a Venezuela desde México, donde había asesorado a operadores de casinos. «El gobierno se dio cuenta de que tenía que cambiar y diversificar la economía».

Desde los distritos ricos hasta los barrios en expansión de la ciudad capital, el experimento con el capitalismo ha dado vida al comercio que, para 2019, casi se había detenido después del cierre de restaurantes, tiendas y comercios. Y los venezolanos golpeados por la hiperinflación que en un momento llegó al 2 millones por ciento dicen que sienten una rara sensación de estabilidad ganando y gastando en dólares estadounidenses.

“No puedo decir que las cosas vayan bien”, dijo Brayan Riera, un residente de 32 años del barrio pobre del este de Caracas, Petare. «Pero finalmente siento que la tierra no se derrumba bajo mis pies».

Riera había huido de Venezuela en 2019, como millones de sus compatriotas, pero decidió regresar después de luchar para llegar a fin de mes en Ecuador durante la pandemia. Ahora gana unos cientos de dólares al mes conduciendo un taxi, más de 20 veces lo que pagaba el mismo trabajo antes de salir del país.

Ruby Meléndez, que vende calcetines y ropa interior importados de China en el bullicioso mercado central de Petare, dijo que su negocio obtendrá sus primeros beneficios en tres años. «Estaba seguro de que iba a cerrar», dijo el joven comerciante en un día reciente.

Ruby Meléndez, comerciante del mercado central de Petare, dijo que su negocio obtendrá sus primeros beneficios en tres años.

Cerca de allí, los comerciantes de divisas, cuyo negocio había estado prohibido durante mucho tiempo en el país, se pararon junto a ventanas marcadas con agujeros de bala, agitando puños llenos de billetes verdes a los clientes que ingresaban al mercado, donde los precios están marcados en moneda estadounidense.

Para gran parte de los 28 millones de habitantes de Venezuela, todavía es demasiado pronto para celebrar. Los beneficios de los cambios económicos se limitan en gran medida a la capital y un par de otras grandes ciudades, dijo Henkel García, director de la firma de consultoría de negocios Econométrica. Los ciudadanos que viven fuera de estas pocas grandes ciudades siguen condenados a la escasez de suministro eléctrico y de agua, la escasez de gasolina y la presencia de grupos criminales armados.

Más del 90% de los venezolanos vivían por debajo de la línea de pobreza en 2020, según Encovi, un estudio anual sobre estándares de vida realizado por investigadores de tres universidades. Eso está muy por encima de la tasa de pobreza en los países vecinos de América del Sur y la tasa del 30% que registró Venezuela hace una década.

El gobierno, tambaleándose por la disminución de los ingresos petroleros, ya no subsidia alimentos, combustible o servicios. Las empresas privadas de Internet, los importadores y los proveedores de atención médica están tratando lentamente de llenar los huecos que dejó el colapso del sector público, que alguna vez fue en expansión. Se ha reducido drásticamente en un país donde el papel del estado en la economía había sido omnipresente.

Se ha aliviado la escasez de alimentos y medicinas, principalmente porque los vendedores, que solían estar agobiados por los rígidos límites de precios establecidos por el estado, ahora pueden cobrar precios elevados por sus bienes y servicios. Una pizza mediana cuesta $ 20. Un viaje corto en taxi cuesta $ 10. Un mecánico cobrará $ 50 solo por mirar su refrigerador roto. Estos precios son un shock para la mayoría de los venezolanos, que hasta hace poco ganaban el equivalente a unos pocos dólares estadounidenses al mes debido a la caída del valor de la moneda local, el bolívar.

El dólar estadounidense, que durante mucho tiempo fue despreciado por el régimen gobernante como una herramienta de control imperialista, ahora se considera la moneda nacional de facto, aceptada en las tiendas.
Los beneficios de los cambios económicos se limitan en gran medida a la capital y un par de otras grandes ciudades, según la consultora Econometrica.

El banco central de Venezuela nunca importó moneda y monedas estadounidenses como lo hicieron sus contrapartes en países que han adoptado el dólar estadounidense . La dolarización improvisada, por lo tanto, depende de los billetes de banco enviados por los seis millones de venezolanos que huyeron del país, el lavado de ganancias ilícitas del narcotráfico y la repatriación de ahorros de venezolanos adinerados en el exterior, dijo Asdrubal Oliveros, director de Ecoanalitica, una agencia económica. firma de investigación en Caracas. Eso significa que hay una grave escasez de billetes de banco de $ 1, $ 5 y $ 10, lo que deja a las tiendas sin poder realizar cambios.

Aún así, el flujo de dólares ha ayudado a impulsar las importaciones venezolanas. Saltaron casi un 33% de enero a agosto de 2021 en comparación con el mismo período en 2020 y casi un 50% más en comparación con el mismo período en 2019, según el economista Francisco Rodríguez, quien rastrea los datos comerciales de 31 países que exportan a Venezuela.

Los datos de ImportGenius, que monitorea el tráfico portuario, muestran SUVs Toyota de Dubai, refrigeradores de China y licor de la zona de libre comercio de Panamá que fluye hacia el país durante la pandemia.

Cuánto más podrá crecer la economía de Venezuela depende en gran medida de si Estados Unidos afloja las sanciones financieras y de la industria petrolera destinadas a sofocar al régimen de Maduro. Ha sido ampliamente acusado de corrupción y abusos contra los derechos humanos .

Un esfuerzo de casi tres años de Juan Guaidó, el político opositor reconocido por Estados Unidos como el líder legítimo de Venezuela, no logró derrocar a Maduro y ha dejado a la mayoría de la población exhausta por la confrontación política, dijo Luis Vicente León, director de la encuestadora. Datanálisis.

Tres de cada cuatro venezolanos quieren deshacerse de Maduro, pero solo el 4% de las personas cree que eso sucedería en el corto plazo, según una encuesta de Datanálisis del mes pasado. Un tercio de los votantes dijo que planeaba votar en las elecciones del domingo.

Venezuela una vez prohibió el juego como un vicio capitalista; ahora se abren una docena de casinos en Caracas.
Noticias relacionadas