• Este animal puede llegar a medir hasta 3 metros de largo y pesar más de 300 kilos. En Nuevo Laredo, México, varios pescadores aficionados han logrado sacar ejemplares de gran tamaño

Las poblaciones cercanas al río Bravo, entre la frontera de México y Estados Unidos, acostumbran a pescar en las inmediaciones de este afluente. En esta gran expansión de agua se puede conseguir una de las especies más grandes de peces de agua dulce: el catán.

Una de las características de este animal es su tamaño, ya que alcanza los 3 metros de largo y hasta 300 kilos de peso. 

Se le considera como el segundo pez más grande de Norteamérica y desde su primer avistamiento, hace más de 157 millones de años, ha sido objetivo de la pesca deportiva que se practica en los alrededores de Nuevo Laredo.

Un ejemplar de 3 metros de largo fue capturado en río Bravo

El diario El Mañana de México reseñó la historia de Alejandro Guerrero, quien se dedica desde hace 30 años a la pesca del catán. El hombre explicó que el ejemplar más grande que ha logrado capturar hasta ahora fue uno de 2,4 metros de largo. 

Leer más  ¿La FIFA regalará planes de 50 GB para ver el Mundial de Catar 2022?

El pescador aficionado indicó que la mayoría de las personas tiende a salir a pescar en verano debido a la temporada de calor. “Hay más cantidad y variedad de especies de peces en el río Bravo. Incluso he llegado a ver hasta cocodrilos”, dijo Guerrero.

Catán, el pez considerado un fósil viviente que habita en las aguas del río Bravo
Foto: El Mañana

Mencionó que actualmente muchas personas se dedican a la pesca deportiva y otras porque esperan capturar buenos ejemplares como alimento. 

A orillas del río, se han realizado torneos de pesca deportiva en los que han participado cientos de aficionados que siguen fomentando esta práctica en la localidad.

El animal más grande capturado y registrado en el río Bravo, hasta el momento, ha sido uno de tres metros de longitud.

¿Un peligro en la frontera?

Catán, el pez considerado un fósil viviente que habita en las aguas del río Bravo
Fpto: Ray-finned fishes

El pez catán es inofensivo a pesar de su aspecto y tamaño. Actualmente no se tienen registros de ataques de esta especie contra el ser humano. 

De acuerdo con los reportes de prensa, son los pescadores quienes se arriesgan a resultar heridos al momento de su captura.

Leer más  El bolívar perdió 43 % de su valor frente al dólar en solo un mes

Esta especie no captura a sus presas con sus dientes. Al contrario, lo único que hace es succionar el alimento. Al pez catán se le atribuye el controlar y mantener un equilibrio de las poblaciones de peces más pequeños, así como aves y reptiles de menor tamaño.

Por esa razón, las autoridades en México han recomendado no atacar ni cazar el animal en exceso porque se podría poner en riesgo su existencia en el Río Bravo. Aunque en los torneos de pesca profesional se les indica a las personas regresar al catán al río luego de ser capturado, existe una gran cantidad de pescadores que no siguen estas instrucciones y provocan la muerte del animal. 

Noticias relacionadas