• El vocalista de Viniloversus y Arawato reinaugura su proyecto solista tras varios años sin tocar en vivo con un concierto íntimo en el Centro Cultural BOD. En entrevista para El Diario, habla su búsqueda de experimentar con nuevos sonidos, lo que le ha llevado a desarrollar diferentes personalidades como músico

El nombre de Rodrigo Gonsalves ha quedado ineludiblemente atado a la historia del rock venezolano. Con la banda Viniloversus marcó a toda una generación de jóvenes desde su formación en 2004, y actualmente lo siguen haciendo a pesar de que sus miembros viven desde hace años dispersos en diferentes ciudades de Estados Unidos. 

Aún así, el cantante ha seguido en paralelo explorando y creando música más allá del peso de su banda. De ahí que su proyecto solista precisamente tenga el nombre de Rodrigo Solo. Y es en esa soledad e intimidad que ahora busca retomar el calor de los escenarios luego de un periodo de ausencia por la pandemia de covid-19. Un tiempo en el que, asegura en entrevista para El Diario, nunca dejó de componer. 

Y ese reencuentro con el público será justamente en su tierra, con las personas que lo han escuchado desde el comienzo. Por eso se presentará en una única función el 4 de julio en el Centro Cultural BOD, en La Castellana, Caracas. Las entradas están a la venta a través de la plataforma de Ticketplate. 

“Siempre me he apoyado en el tema de la banda, sin embargo, me parece muy interesante y un gran experimento tratar de hacer un show completamente en solitario que se sostenga durante una hora. Obviamente voy a tener algunos invitados para darle un poco de dinamismo al show, pero estoy muy emocionado de poder compartir con el público que decida acercarse esa noche”, apunta.

En confianza

Rodrigo Gonsalves: “Nunca he sentido que dejé de componer y publicar música”
Foto: Cortesía Carlos Maseda

Gonsalves, quien emigró a Florida en 2017, señala que trata de venir a Venezuela al menos dos veces al año para mantenerse en contacto con sus fanáticos. En el año 2022 viajó en dos ocasiones junto con la banda: la primera en abril, para el festival Sunset Roll, en Lechería (Anzoátegui), y la segunda en Caracas, en noviembre, en la Concha Acústica de Bello Monte.

El músico cuenta que, a pesar de tener una agenda apretada, le encantó la idea de venir a Caracas para un nuevo show, esta vez en solitario. Y precisamente esa falta de tiempo para ensayar con una banda fue lo que le permitió jugar con una puesta en escena más acústica e introspectiva, casi como un unplugged, donde pueda tocar sus temas sin muchos adornos, tal como los concibió en la privacidad de su habitación.

“Estoy muy emocionado de compartir en un formato muy íntimo, más vulnerable, y hablar un poco sobre las historias detrás de estas canciones. Me gusta mucho la idea de hacer una conversación con el público durante el show y que podamos presentar estas canciones en su esencia más básica”, acota.

Leer más  Klener, el adolescente tachirense que pudo escuchar pese a ser diagnosticado con pérdida total de la audición

Durante el concierto, tocará temas de su carrera solista, además de otros de Viniloversus y sus demás proyectos musicales. La única excepción será el repertorio de Arawato, banda que formó en 2013 con Luis Jiménez (vocalista de Los Mesoneros) y Carlos Imperatori, ya que hasta el momento jamás se han presentado en vivo. 

“Hice una promesa de nunca tocar canciones Arawato sin Arawato. Creo que sería muy triste que la primera vez que se ejecuten en vivo sea sin los miembros de la banda, o con un proyecto solitario, no me parece tan elegante. Por lo menos tenemos que tener ese primer show ya bajo la manga, para poder justificar tocar esas canciones”, precisa.

Sin embargo, lo que sí adelanta que habrá, serán temas inéditos que ha creado en los últimos años, y sonarán por primera vez en ese auditorio. “En esta era digital donde la gente tiene acceso a todo, está chévere dejar algunas cosas sin publicar para que puedas compartir en momentos como este y solo la gente que se tomó la molestia de venir al show pueda escucharlas”, agrega.

De vuelta a la acción

Rodrigo Gonsalves: “Nunca he sentido que dejé de componer y publicar música”
Foto: Cortesía

Gonsalves creó su alter ego como Rodrigo Solo en el año 2015. Esto como una forma de poder experimentar con sonidos diferentes a los acostumbrados por Viniloversus. Debutó ese año con el disco No estás solo, que incluyó varios temas populares como “Tonada para Simón”, “Tal vez no se hunda el barco”, “Alfileres” y su cover de “Alma Perpetua”. Luego, en 2021, sacó su segundo album Guitarra, Piano y Voz, con versiones acústicas de sus temas más famosos.

En el medio, siguió alimentando sus plataformas con singles como “Roma” y “Wrong”, aunque la pandemia de covid-19 le impidió seguir haciendo presentaciones en vivo. Una situación que también afectó a Viniloversus, que acababa de sacar en 2019 su cuarto disco, VVV. Esta presentación en Caracas será la primera después de casi cinco años sin tocar en solitario.

Resalta que no le importa haber estado bajo perfil, a pesar de que siempre se mantuvo activo publicando música. Para él, la viralidad o subir en las listas de reproducciones están en un plano secundario dentro de su proceso de creación artística. “En verdad no le doy mucha atención a eso. Para mí se trata más de crear un catálogo y ser muy prolífico en la publicación de música. Eso me interesa más que el número de hits que tienen en las canciones. Obviamente me encantaría tener un super hit, no estoy cerrado a eso, pero no es necesariamente mi norte”, indica.

Leer más  Klener, el adolescente tachirense que pudo escuchar pese a ser diagnosticado con pérdida total de la audición

—¿Consideras este concierto como una oportunidad para relanzar el proyecto de Rodrigo Solo?

—Yo no lo veo como un relanzamiento. Siempre he seguido publicando música. De pronto es un regreso a los escenarios, con el proyecto que tengo varios años sin tocar en vivo, pero nunca he sentido que dejé de componer y publicar música. Definitivamente es un regreso para todos los proyectos a los escenarios luego de par de años pandémicos, y creo que todos vivimos ese regreso los escenarios, tratar de desempolvar ese cariño que yo tengo por tocar en vivo con este proyecto. Entonces sí podemos decir que esto es como la reinauguración de Rodrigo Solo y posiblemente vendrán más shows en vivo.

Voces diferentes

Rodrigo Gonsalves: “Nunca he sentido que dejé de componer y publicar música”
Foto: Cortesía

Mientras Viniloversus se consolidó dentro del rock venezolano con una propuesta de sonidos muchos más pesados, influenciados por el grunge y el rock alternativo de la década del 2000, Rodrigo Solo busca una armonización de sonidos más eclécticos y pop. Una exploración que pasa desde lo más melódico de una balada, hasta la música electrónica. El artista comenta que esta diferencia tan drástica es deliberada, pues su plan es tener un estilo diametralmente distinto al de su banda.

Este proyecto nació a partir de la necesidad de tener otro tipo de exploraciones a nivel de composición, de buscar acercarse a géneros más eclécticos, más experimentales, más electrónicos. A mí me gusta mucho experimentar con diferentes ritmos y no quería de pronto comprometer la integridad o la esencia de Viniloversus simplemente para poder satisfacer mis necesidades de querer explorar otros géneros”, explica.

Pero existen más caras además del Rodrigo solista y el de Viniloversus. Incluso que el de Arawato. Con su esposa, Marcia Arocha, creó en 2020 al personaje de OTA el hipopótamo. Una idea para sus dos hijos que luego se convirtió en un libro infantil, y posteriormente en un video musical. Ahora es un canal de YouTube con más de 40 videos, en los que la pareja combina sus talentos. Ella como diseñadora, en los dibujos y OTA, y él componiendo la música.

“Yo siempre he sido un poco esquizofrénico en mi búsqueda de hacer música y no querer tener una sola personalidad, sino tener varios proyectos en los que puedo desenvolverme sin ningún tipo de limitación”, destaca.

In english

Otra de las personalidades musicales de Rodrigo es The Venezuelans, un proyecto colectivo creado en 2021, y en el que curiosamente confluyen los alter ego de los demás miembros de Viniloversus. JXV, quien es el bajista Juan Belisario; Tropical Man Go, su baterista Orlando Martínez; y Wild Buffalo, el guitarrista Alberto Duhau. Incluso su productor audiovisual, Carlos “Topo” Maseda.

Surgió porque teníamos canciones que no encajaban con el universo de Viniloversus, pero que de pronto si nos unimos con nuestros proyectos en solitario, podíamos como un alter ego precisamente sacar estos temas sin necesariamente comprometer la esencia o la línea narrativa de la banda”, señala.

Agrega que son cuidadosos de cuidar la imagen y el estilo de la banda. Esto como una manera de mantener a su público más puritano, aunque dejando la puerta abierta a aquellos que quieran escuchar sus experimentos bajo esta nueva figura. “Creamos The Venezuelans para poder tener licencia para matar y hacer estas canciones en inglés sin ningún tipo de limitantes o sentir que estamos comprometiendo de alguna manera a la fanaticada”, añade.

Leer más  Klener, el adolescente tachirense que pudo escuchar pese a ser diagnosticado con pérdida total de la audición

Esto le permite a Gonsalves evocar la polémica del tercer disco de Viniloversus, titulado Days Of Exile. Se publicó en 2017, después de que la banda emigrara a Estados Unidos. Precisamente en ese nuevo medio, decidieron, de manera completamente intencional, que todas sus canciones serían en inglés. Siempre nos ha llamado la atención el concepto de ser un poco controversiales en nuestras decisiones y cambiar de dirección. Nos gusta esa idea de no ser tan predecibles y sorprender más que complacer. Es como un modus operandi de la banda”, reseña.

El disco tuvo críticas mixtas, especialmente enfocadas en el hecho de ahora parecía que la banda intentaba mimetizarse con el mercado anglosajón. Gonsalves aclara que nada más lejos de la realidad, pues solo querían aprovechar su llegada a Estados Unidos para cambiar de aires. Aunque reconoce que la banda estaba “en una situación de evolucionar o morir”. Recuerda que Days Of Exile dividió a sus fans, aunque con el tiempo se volvió un disco de culto, sobre todo entre los seguidores más nuevos.

“Es muy divertido porque ese disco es muy controversial dentro de la fanaticada. Hay gente que lo ama y dice que es su favorito, y otros que lo odian. Esa conversación nos parece muy interesante”, opina entre risas.

Tarima internacional

Rodrigo Gonsalves: “Nunca he sentido que dejé de componer y publicar música”
Foto: Cortesía Carlos Maseda

El regreso de Viniloversus tras la pandemia ha venido con fuerza. Para agosto, la banda tocará en Buenos Aires (Argentina) y Santiago de Chile. Igualmente, preparan para el 29 de septiembre un concierto en Madrid, España, en la sala Mon Live.

El vocalista reconoce que esta internacionalización que ha alcanzado la banda se debe en gran medida a la diáspora de venezolanos que ha migrado a cada uno de los países donde se presentan. Algo que no solo los ha beneficiado particularmente, sino a todas las bandas en general, e incluso artistas de otras índoles como comediantes, actores y escritores.

De hecho, es consciente de que su presentaciones en el extranjero suelen llenar auditorios precisamente por venezolanos que los acompañaron en sus años como banda nacional, y ahora evocan esa nostalgia en otras latitudes. Aún así, apunta a que gracias a ellos, personas locales también han acudido por recomendación y han descubierto su música.

Leer más  Klener, el adolescente tachirense que pudo escuchar pese a ser diagnosticado con pérdida total de la audición

“Es probable que 80 % de la fanaticada sea venezolana y un 20 % o 10 % española. Eso en gran parte se debe al trabajo que han hecho los fans venezolanos en regar nuestra música por el mundo”, indica.

Iconos del rock

El rock venezolano no está muerto y desea regresar a los escenarios
Foto: José Daniel Ramos @danielj2511

Muchas veces se considera a Viniloversus como la génesis de lo que se conoció como el movimiento “V-Rock”. Una escuela surgida de las canteras del festival Nuevas Bandas, el cual ganaron en 2006, marcando a una generación de jóvenes en un país que, a diferencia de otros como Argentina o México, no tenía una cultura rockera muy extendida.

“Cuando empezamos, las únicas bancas que estaban muy bien establecidas eran Caramelos de Cianuro, los Amigos Invisibles y Desorden Público. Eran como las tres marías. Hoy en día los respetamos y les tenemos un cariño inmenso, pero en su momento nos frustraba que eran los únicos que tenían el monopolio de bandas exitosas en Venezuela. Sentíamos que había un espacio por rellenar y nadie lo estaba haciendo”, evoca Gonsalves. 

***

—¿Alguna vez imaginaste el impacto cultural que tendría Viniloversus para el rock venezolano?

—Nosotros siempre fuimos un poco osados. Parte de tener una banda de rock and roll es que hay cierto ego amarrado al proyecto, creerse un poco que la música que estás haciendo la haces porque no la escuchas en ningún otro lado. Sentíamos eso un poco en Venezuela cuando comenzamos. Nosotros estábamos muy influenciados por bandas como Dermis Tatú, PAN o la Puta Eléctrica, que eran bandas que sentíamos que cargaban una esencia mucho más pesada y agresiva dentro del rock and roll, que sentíamos que hacía falta. Así que decidimos llenar ese espacio y conscientemente sabíamos que teníamos la capacidad de hacerlo. 

Nunca pensamos que nos convertiríamos en una de las bandas más importantes del rock en Venezuela, o en una banda icónica de nuestra generación, pero definitivamente fue el cometido lograr eso. Ese era el norte, que en 10 años nos recordaran como una banda importante dentro del legado de la música venezolana y creo que eso se logró. Creo que entramos en esas casillas de bandas como Zapato 3, Sentimiento Muerto o Dermis Tatú, que fueron los ladrillos que vinieron antes que nosotros, y me gustaría pensar que nos estamos convirtiendo en el ladrillo para las bandas que vendrán después”
Noticias relacionadas