• Como cierre de las celebraciones por su Premio Cervantes, se presentó en Caracas la antología poética Florecemos en un abismo, que reúne los principales trabajos del autor barquisimetano. Tanto Cadenas, como sus hijos, participaron en la selección de los textos, entre los que destacan tres poemas inéditos 

La poesía de Rafael Cadenas está llena de profundos silencios. Silencios que vienen de pausas reflexivas al final de un verso, o del esfuerzo de una voz cansada a sus 93 años de edad, pero que aún tiene bastante qué contar. El 10 de enero se presentó en el centro Trasnocho Cultural, en Caracas, la antología Florecemos en un abismo, que reúne una vasta selección de trabajos del poeta.

El evento, organizado por la librería El Buscón, representó el cierre del año de celebraciones y actos en honor a Cadenas tras ser galardonado con el Premio Cervantes en abril de 2023. El libro es publicado por el Fondo de Cultura Económica de España y la Universidad de Alcalá de Henares, como parte de su Biblioteca Premios Cervantes. 

Florecemos en un abismo se presentó originalmente en España, en la Casa Madrid de Barcelona, en mayo de 2023. Sin embargo, no había llegado a la propia tierra del escritor, Venezuela, y a partir de ahora estará a la venta en El Buscón. En ese mismo local se inauguró también la exposición Papeles, trazos y poesía, de la artista boliviana-venezolana Emiliana Sevillano, quien hizo el diseño de la cubierta del libro.

Paula Cadenas, hija del poeta, afirmó durante la presentación que desde que se publicó, ha sido una de las antologías más vendidas de la colección, que agrupa a todos los ganadores del premio, y del cual Cadenas es el primer venezolano. Agregó que se trata de  “una edición familiar”, pues ella participó activamente en su proceso de edición, y junto a su hermano Silvio, asistieron a su padre en la curaduría de los poemas seleccionados. 

Un estigma

Una antología recoge la visión más personal de la obra de Rafael Cadenas
Rafael Cadenas (centro) junto a Paula Cadenas y Arturo Gutiérrez Plaza. Foto: Cortesía

El prólogo de Florecemos en un abismo estuvo a cargo de Arturo Gutiérrez Plaza. Curiosamente, el poeta y ensayista ya había escrito en 2021 un prólogo para otra antología de Cadenas titulada Las paces, publicada por El Ángel Editor y El Taller Blanco Ediciones en Quito, Ecuador. 

Leer más  Keydomar Vallenilla ganó tres medallas de oro en el Campeonato Panamericano de Pesas

Gutiérrez recordó que la presentación de ese libro en Caracas ocurrió tres días después de que se conociera que Cadenas había ganado el Premio Cervantes. Dijo que se convirtió, sin saberlo, en el acto de apertura del año de celebraciones que culmina en ese mismo lugar, y con otra antología prologada por él.

Explicó que toda la poesía de Cadenas se puede condensar en los siete versos de un poema publicado en el libro Gestiones (1992), y con el que abre su prólogo. “Soy/ apenas/ un hombre que trata de respirar/ por los poros del lenguaje./ Un estigma,/ a veces un intruso,/ en todo caso alguien fuera de papel”.

Así, para el investigador, Rafael Cadenas es un poeta lleno de incertidumbres. Un  mortal cuya relación con el lenguaje es orgánica, pero no por ello ausente de dificultades. Por eso, en su texto se dedicó a repasar no solo las seis décadas de obras literarias que constituyen su patrimonio, sino también su vida, marcada por la cárcel y el exilio a Trinidad y Tobago durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, y un desencanto ideológico que permeó a su obra.

“Es el poeta que lidia con el lenguaje, con las imposturas del ego y el riesgo de las mediaciones del lenguaje que nos impide tener el contacto pleno con lo real. El hombre que rehúye de toda forma de alineación, que duda y termina hablando de una sabiduría del no saber. Que se postula desde allí una postura vital, más que poética”, resaltó.

Leer más  Floricienta en Venezuela: ¿cuánto cuestan las entradas al concierto?

Libro especial

Una antología recoge la visión más personal de la obra de Rafael Cadenas
Libro Florecemos en un abismo. Foto: cortesía Librería El Buscón

En entrevista para El Diario, Gutiérrez Plaza indicó que existen varios factores que hacen a Florecemos en un abismo diferente a otras recopilaciones publicadas sobre Cadenas. Una de ellas es que es la antología en la que el propio autor se involucró más activamente para la selección de los poemas.

Esto permitió que la curaduría del libro pudiera reflejar la visión actual de Cadenas sobre su trabajo, lejos del consenso académico o intelectual. Un ejemplo de esto es el poema Derrota, escrito en 1963, y considerado uno de los más importantes y emblemáticos de su carrera. Sin embargo, pese a su relevancia, no fue incluido por deseo de su creador, quien desde hace años se ha desvinculado de él.

Derrota se refiere a un momento, a una posición ante la poesía, la vida y la política de la cual se ha desmarcado. No se incluye por voluntad expresa del poeta, que no se siente identificado con ese poema, pero hay una muestra de todos sus libros y todo lo que abarca su obra poética hasta su último libro”, dijo Gutiérrez.

Inéditos

Aunque no está Derrota, la nueva antología tiene como valor agregado la publicación de tres poemas desconocidos de Cadenas. Su hija contó que luego de varias peticiones de incluir material inédito, finalmente accedió a entregar tres textos que datan del año 1954, mientras estaba exiliado.

Leer más  Keydomar Vallenilla ganó tres medallas de oro en el Campeonato Panamericano de Pesas

De allí que los bautizó como Poemas de Trinidad. Gutiérrez Por su época, son versos con un fuerte contenido político y que se ve en versos como “Me pesa no haberte dejado/ una palabra/ como hoja húmeda/ para tu frente”. 

De igual forma, Gutiérrez agregó que en la selección se hace énfasis en el segundo libro de Cadenas, Una isla (1958). “Es un libro fundamental, que tampoco ha sido publicado nunca en extenso, y aquí se hace una selección amplia de ese libro en particular, que es de la misma época que Cuadernos del destierro (1960)”, descató.

Legado

Rafael Cadenas tras recibir el Premio Cervantes de manos de los reyes Felipe y Letizia, en 2023. Foto: EFE/ Ballesteros Pool

Para Arturo Gutiérrez Plaza, el gran legado de la obra de Rafael Cadenas está en las lecturas y reflexiones que se pueden hacer de sus versos. La visión casi derrotera con la que abordó la situación de Venezuela, y la forma que la se fue distanciando de él que militó en su juventud evidencian los propios cambios que el país vivió a lo largo de su historia. Un mensaje que resuena con las generaciones actuales, y que el autor ha mantenido coherente en sus críticas al régimen venezolano de los últimos 20 años.

Igualmente, la poesía de Cadenas persiste como un eco de su ser, con una figura que a pesar de todos los reconocimientos y homenajes recibidos con los años, mantiene una personalidad silenciosa e introvertida. Pero que también mantiene posturas éticas y políticas muy firmes.

“Creo que es una poesía que asume un riesgo mayor, que es el de una poesía que elude toda forma de retórica, de artificio que la aleje del centro de gravedad sobre el cual quiere sostenerse, que es el de una palabra que lleve lo que dice. Como afirma él mismo en unos de sus poemas, una palabra directa y a la vez con un sentido plural, digamos artístico, que es lo que le da la fuerza a su poesía. Esa extrañeza en su palabra, que por un lado es muy directa, y por el otro tiene una gran potencia significativa, es la particularidad de la poesía de Cadenas”, reflexionó.

Entre espadas

Una antología recoge la visión más personal de la obra de Rafael Cadenas
Rafael Cadenas. Foto: Jordan Flores

Durante su intervención en la presentación, Rafael Cadenas habla con una voz suave y taciturna. Sin grandilocuencias, solo suscribe las palabras de su hija y de Gutiérrez Plaza y procede a leer algunos de los poemas de su libro. Sus versos son su verdadero discurso. No obstante, antes de recitar uno de sus Poemas de Trinidad, habla brevemente sobre su regreso a Venezuela, tras cinco años desterrado. Aprovecha la anécdota para dejar una petición al aire: si la dictadura de Pérez Jiménez fue capaz de darle una amnistía en 1957, ¿por qué el régimen de Maduro no hace lo mismo con los exiliados actuales?

Leer más  Floricienta en Venezuela: ¿cuánto cuestan las entradas al concierto?

“País, te has dormido entre espadas, sin ver ninguna luz”, declama en un fragmento de sus versos escritos 70 años atrás. 

Al terminar, se queda inmóvil en su silla, mientras una avalancha de personas se acerca para pedirle que firme sus libros, tomarle fotografías o intentar conversar con él. De palabras cortas, pero corteses, y una mirada que delata su timidez, va sorteando el agotamiento del evento social. Aunque al momento del brindis con su familia y amigos cercanos, sus ojos se iluminan y con una sonrisa celebra los frutos de toda una vida. 

Noticias relacionadas