• El nuevo monto, decretado sin que hubiera algún anuncio oficial por parte del Estado, posiciona a Venezuela como el país con el mayor diferencial entre el salario mínimo que reciben los ciudadanos y la cantidad requerida para tramitar la emisión del documento

Para renovar o solicitar un pasaporte en Venezuela se necesita más que buena suerte. Las historias de los venezolanos que sueñan con tener su documentos son tan diversas como las acciones que deben hacer las personas para obtener la cifra, en dólares, para poder tramitarlo.

En algunos casos hace falta paciencia para soportar horas de largas colas, o que los trámites legales den resultados; en otros, las personas ni confían en los canales regulares que ofrece el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime), y son conscientes de que unos cuantos billetes verdes agilizan el proceso, sin importar si se está dentro o fuera del territorio nacional. Sin embargo, tramitar de manera legal la emisión de un pasaporte es un proceso que muy pocos podrán llevar a cabo debido a los nuevos costos decretados por el gobierno.

El 19 de noviembre el organismo aumentó , por tercera vez en el año, el costo del trámite.

Costo del pasaporte

5.890.270

bolívares es el costo de un pasaporte nuevo

2.9.45486

bolívares cuesta tramitar la prórroga

3500%

es el incremento del trámite del documento

El nuevo costo del documento equivale a 203,43 dólares y la respectiva extensión, válida por dos años, a 101,72 dólares, esto utilizando la tasa oficial de cambio del Banco Central de Venezuela (BCV) que se ubicaba en 28.954,71 bolívares por dólar el día en que fue aplicado el incremento.

En Venezuela, quien desee pagar un pasaporte debe disponer de una cantidad que equivale a más de tres años de salario mínimo, mientras que el monto de la extensión de dicho documento de identidad representa casi un año y medio de ingreso.

La nueva tasa representa un incremento de 3.581,41% en el caso del nuevo documento, y de 3.581,85% para la prórroga. Previamente, el 4 demayo, el Saime había fijado la tasa en dos petros (Bs. 160.000) para la emisión de un nuevo pasaporte y un petro (Bs. 80.000) para la tramitación de la prórroga del mismo.

Ahora, a partir de noviembre de este año, obtener este pasaporte equivale a 3,40 petros, mientras que su extensión cuesta 1,70 petros, de acuerdo con cómputos de la Petrocalculadora disponible en la página oficial de la criptomoneda venezolana.

Los venezolanos también han expresado su preocupación y molestia debido a que el límite en los montos de las tarjetas de crédito no alcanzan para cubrir los gastos a la hora de solicitar el documento de identidad. La institución del gobierno tampoco admite pagos en efectivo ni tarjetas de débito que no sean del Banco de Venezuela.

El límite máximo de una tarjeta de crédito solo permite al consumidor hacer gastos básicos. La capacidad de crédito a través de estas herramientas financieras oscila entre 20 y 25 dólares. Las personas no pueden cancelar el monto mediante sus tarjetas de crédito, y por ello, la única opción es probar suerte con tarjetas de débito.

Poder adquirir de forma legal un pasaporte en Venezuela cada vez se vuelve más cuesta arriba. Las denuncias sobre corrupción que existen dentro del sistema Saime, el mal funcionamiento de la página web de la institución y el tardío proceso en la elaboración de documento de identidad, hace que un ciudadano espere hasta dos años por la entrega del mismo.

¿El pasaporte venezolano es el más caro del mundo?

El nuevo monto, decretado sin que hubiera algún anuncio oficial por parte del Estado, sitúa a Venezuela como el país con el mayor diferencial entre el salario mínimo que reciben sus ciudadanos y la cantidad requerida para tramitar la emisión de su pasaporte. En el resto de las naciones de la región un ciudadano puede pagar la tramitación de su documento utilizando menos de 50% del salario mínimo mensual.

En Colombia, un ciudadano cuyo ingreso mensual sea el mínimo establecido por la ley (240 dólares) debe destinar 55 dólares para la tramitación de su documento, es decir, un ciudadano de ese país tendría que trabajar cinco días para poder pagar su pasaporte debido a que el salario mínimo legal está establecido en 781.242 pesos.

En el caso de otros países como Perú, Paraguay o Argentina, la diferencia es aún mayor, pues el costo no excede los 35 dólares, una tasa más de cinco veces menor a la establecida por Venezuela.

Un chileno, en cambio, debe pagar 116 dólares por su documento, pero el sueldo mínimo en ese país se ubica en 490 dólares. En ese sentido, el costo del trámite solo representa 23,6% del sueldo de un trabajador.

El drama de los cubanos puede ser similar al de los venezolanos en lo que a costo del documento se refiere. Un ciudadano de esa nación debe pagar 100 dólares por el documento de identidad, aunque solo perciba un salario equivalente a 16 dólares.

Un pasaporte latinoamericano cuesta en promedio menos que uno en Estados Unidos, país que cobra 135 dólares por otorgarle el suyo a un ciudadano adulto.

Pese a estas realidades, obtener el pasaporte en América Latina puede llegar a ser más caro que en España, donde el documento tiene un costo equivalente a 30 euros (32 dólares).

En estricto valor monetario, el pasaporte de Turquía figuró como el más caro del estudio con un costo de 238 dólares, mientras que el de Emiratos Árabes Unidos quedó como el más económico, pues tiene un costo de 13 dólares.

Diferencia de costos entre el pasaporte venezolano y el de otros países

Colombia: 60% más barato

El pasaporte ordinario cuesta 165.000 pesos más un monto de impuesto regional. En total, sumarían 50 dólares. Para el caso de los documentos en el extranjero, en Europa y Cuba cuestan 107 dólares, y en el resto del mundo 147 dólares. Estas cifras son 60%, 46% y 26% más baratas, respectivamente, que las anunciadas por Delcy Rodríguez para la obtención de pasaportes en Venezuela y el extranjero.

Panamá: 20% más barato

Los pasaportes tienen un costo de 100 balboas (cuadernillo de 32 páginas) y 180 balboas (64 páginas), incluyendo un impuesto de tres balboas. El balboa es una moneda convertible al dólar en ese país. El monto por un pasaporte sigue siendo, en el primer caso, casi 20% más barato que el emitido en Venezuela.

Argentina: 66% más barato

El costo de un pasaporte regular es de 1.500 pesos, que al tipo de cambio actual equivale a 40 dólares aproximadamente. El documento, además, tiene vigencia de diez años, el doble con respecto al venezolano.

España: 70% más barato

El costo del pasaporte español es de 26 euros (32 dólares), lo que lo hace casi un 70% más caro que el venezolano emitido en el país.

El sacrificio de renovar el pasaporte en el exterior

No son pocas las denuncias de venezolanos que han emigrado en relación con las irregularidades en el sistema del Saime en el exterior. Las personas afirman que estas agencias cobran la emisión del pasaporte; sin embargo, el sistema no genera ninguna cita ni trámite. Esto ha sucedido en España, Panamá, Noruega y hasta en Australia.

Los ciudadanos también informan que, en algunas oportunidades, no tienen la posibilidad de pagar sus trámites con las tarjetas Visa. Los consulados venezolanos han optado por no aceptar este método de pago para pasaportes o prórrogas debido a la supuesta “guerra económica”. Master Card, en cambio, sí puede ser utilizada.

Venezolanos afirman que han tenido que hacer sacrificios para obtener el documento, como pagar el doble de su costo, por ejemplo. Un primer pago es procesado a través de la web del Saime, y este dinero pertenece a las oficinas centrales de Extranjería. El otro pago, 80 euros en cada consulado, en el caso de España, debe ser realizado en efectivo. Se trata de un ingreso directo a las oficinas consulares, que también afrontan serios problemas económicos para su funcionamiento.

Venezuela dolarizada

El aumento del costo de emisión de un pasaporte nuevo a casi 200 dólares ocurrió horas después del pronunciamiento de Nicolás Maduro en el que, en tan solo unos minutos, dio un vuelco a la narrativa gubernamental que imperaba desde hace casi dos décadas, durante las que el uso de la moneda norteamericana para realizar transacciones en el país era satanizado.

No lo veo mal (…) ese proceso que llaman de dolarización; puede servir para la recuperación y despliegue de las fuerzas productivas del país y el funcionamiento de la economía (…) Gracias a Dios existe”. Nicolás Maduro, durante una entrevista con José Vicente Rangel.

Si bien esta no es la primera vez que Maduro se refiere a una posible dolarización de la economía, pues ya hizo lo propio en el año 2018 previo a las elecciones presidenciales, sí es la primera oportunidad en que alaba los beneficios que podría ofrecer usar el dólar como moneda de curso legal en el país.

La posibilidad de dolarizar la economía en las condiciones planteadas por Maduro ha sido objeto de burla y rechazo por parte de expertos economistas. Ellos cuestionan si la decisión sería del agrado del fallecido ex presidente Hugo Chávez, pues durante el tiempo en que este ejerció la primera magistratura fue un férreo opositor a cualquier aspecto que estuviese relacionado con lo que él denominaba como “imperialismo yankee”.

“¿Qué estará pensando Hugo Rafael (donde esté) sobre la dolarización (moneda imperial) de Venezuela por Maduro; del default de Maduro de toda la deuda externa que él emitió; de la hiperinflación que creó, etc.? Posiblemente esa era la misión y por eso lo escogió como sucesor”, publicó en Twitter el economista Luis Oliveros.

Un estudio del portal Ecoanalítica realizado en la primera quincena de octubre reveló que en las siete principales ciudades del país, 53,8% de 12.600 transacciones revisadas, en seis rubros, fueron pagadas con una moneda distinta al bolívar, principalmente en dólares, pero también con pesos colombianos y euros. Esto representa un incremento de casi 14 puntos en relación con el mismo análisis que hicieron en abril, cuando reportaron que 40% de las compras se estaban haciendo con otras divisas.

Economistas han calificado las últimas declaraciones de Maduro como “una dolarización silenciosa”, una medida que fue establecida aumento de los pasaportes. La medida también respondería a una nueva forma de frenar el éxodo masivo venezolano hacia otros países de Latinoamérica por la crisis que afecta al territorio. En Venezuela nadie quiere tener un bolívar. Todos sueñan, en cambio, con tener dólares para sobrevivir en un país donde las divisas sirven como una válvula de escape en una economía cerrada.

Los pasaportes más caros del mundo

El pasaporte libanés es el más caro del mundo, pues tiene un costo de 330 dólares. También es el más extenso, con una duración de 10 años.

Congo
El precio de este documento de identidad cuesta 250 dólares en ese país. Es oportuno destacar que el salario mínimo de los congoleños es medio dólar.

Australia
El pasaporte australiano está en el puesto número tres con 205 dólares. Con el paso de los años su valor ha cambiado: en 2010 costaba 145 dólares y en la actualidad superó los 200 dólares. En algunas ocasiones, estos costos se elevan porque son cada vez más seguros, según la industria de la impresión de seguridad. Los australianos en 2018 tenían acceso sin visa o con visa a 171 naciones.

Venezuela
El costo del pasaporte se elevó a Bs 5.890.270. Si se hace la equivalencia al dólar paralelo, según la tasa del día de Bs 39.739,80, equivaldría a 148 dólares. Si se le compara con el precio del dólar del BCV, que se cotiza hoy en Bs. 36.733,80, el monto asciende a 160 dólares. Tiene validez por cinco años.

Turquía
180 dólares cuesta el pasaporte turco, que tiene una duración de 10 años.
Noticias relacionadas