• Expertos del capítulo de Seguridad Ciudadana del Plan País aseguraron que poseen las herramientas y el personal necesario para reducir la violencia criminal en Venezuela cuando ocurra un cambio político

Un grupo de expertos en seguridad ciudadana, que forman parte del Plan País —lineamientos programáticos emitidos desde la Asamblea Nacional y el gobierno interino de Juan Guaidó para la recuperación progresiva de la nación— informaron a la sociedad sobre las propuestas para disminuir la violencia criminal que azota a Venezuela, incluso en medio de la pandemia por Covid-19.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Venezuela fue el país con la mayor tasa de muertes violentas en el continente americano, con un promedio nacional de 60,3 asesinatos por cada cien mil habitantes.

Los estados en los que se registraron la mayor cantidad de muertes violentas fueron Miranda (87), Bolívar (84), Aragua (82), Distrito Capital (76) y Guárico (70).

Iván Simonovis, Coordinador especial de Seguridad e Inteligencia de Venezuela ante Estados Unidos; Alfredo Jimeno, encargado de Seguridad Ciudadana en el Plan País; y Fermin Mármol, criminólogo integrante del equipo técnico del Plan País, disertaron sobre las diversas necesidades del sistema policial venezolano, un elemento fundamental para contrarrestar los altos índices delincuenciales en las calles.

Simonovis, comisario y ex preso político del régimen de Nicolás Maduro, cuestionó los sucesos ocurridos en los últimos días en el sector José Felix Ribas, en Petare, y aseguró que se debe a las malas políticas públicas implementadas desde el Estado venezolano.

No puedes entregarle a un grupo de personas, que están al margen de la ley, la seguridad de una zona. Eso es lo que ha hecho el régimen en muchos barrios de Venezuela, entendiendo que es una manera de tener a su lado a los grupos criminales», aseveró Simonovis.

A principios del mes de mayo, ocurrieron varios enfrentamientos armados en las calles de Petare, sembrando el terror en los ciudadanos. Posteriormente, un operativo de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), la Guardia Nacional (GN) y Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (que pertenece a la GN), inició en la barriada para buscar a una de las bandas responsables de la violencia: la de alias «Wilexi».

Nicolás Maduro acusó a la banda de alias «Wilexis» de mantener vínculos con la DEA, organismo de seguridad antidrogas de Estados Unidos.

En la región capital, de acuerdo con el OVV, hubo aproximadamente 28 homicidios por cada cien mil habitantes.

Para Fermin Mármol, lo ocurrido en en Petare es derivado del plan de pacificación del régimen, que dio lugar a las denominadas «zonas de paz», creadas en septiembre del año 2013 por el Movimiento por la Paz y la Vida, instancia adscrita el Ministerio de Relaciones de Interior y Justicia.

De esos lugares aparecen megabandas como las de “El Coqui” en la Cota 905, “El Loco Leo” en El Valle, o la del “Wilexis” en Petare.

«(Funcionarios del régimen) permitieron que estructuras criminales dieran lugar a una economía criminal, que sometía a la población. Eso pasa en zonas urbanas y rurales, y ha atomizado los ‘microestados’ dentro del Estado Venezolano. Eso genera un primitivismo social y criminal, donde los delincuentes comprendieron que podían ser perversos sin que hubiese costo institucional».

Las cárceles determinan el nivel de desarrollo de un país

Simonovis también se refirió a la masacre ocurrida en el Centro Penitenciario de Los Llanos, ubicado en Guarenas (Portuguesa) donde más de 45 personas perdieron la vida.

«Si se quiere saber cuál es el nivel de desarrollo de un país, solo hay que ver las cárceles. Es inaceptable que sigamos así. Ahí no hay posibilidades de redención o de estudio, solo de supervivencia. Esos son otros puntos en los que debemos trabajar».

En el año 2019, más de la mitad de las cárceles del país estaban controladas por «pranes» o líderes negativos, de acuerdo con el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Mármol indicó que en Venezuela «no pueden seguir lloviendo balas», respecto a la violencia que reina en los rincones del país. Hay que buscar abrirle un espacio a la cultura, a la formación. También hizo énfasis en que los cuerpos policiales deben estar siempre presente en las zonas populares, no solo cuando se lleven a cabo operativos.

Restituir el prestigio policial

Los tres expertos coincidieron en que era necesario restituir la institucionalidad.

Transparencia Venezuela El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) tenía un déficit de 13 mil funcionarios para el año 2018.

Entre las debilidades institucionales del organismo policial nombradas por el informe, se encuentran la falta de protocolos escritos para interactuar con los medios de comunicación; la poca transparencia de la información financiera de la organización, que previene la contraloría externa a los recursos asignados;

Alfredo Jimeno aseveró que era necesario desmilitarizar a la policía. «Los funcionarios deben volver al talante civil, sentir que la meritocracia da frutos, que una cadena de ascensos redundarán en una mejor calidad de vida para ellos y sus familias. Es así de básico», dijo.

Para el coordinador de Seguridad Ciudadana del Plan País, los policías deben retomar su carácter preventivo.

«Debemos eliminar ese concepto de policía represiva, que se dedica a perseguir al que piensa distinto. Debemos proponer un modelo de policías que se conviertan en líderes de sus cuadras, que tengan la confianza de los vecinos».

Noticias relacionadas