• ¿Qué significa el racismo para el cambio climático y viceversa?

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota Climate change is also a racial justice problem, original de The Washington Post.

¿Qué significa el racismo para el cambio climático y viceversa?

-Sarah Kaplan, reportera del Post climático.

Normalmente utilizo esta columna para responder las preguntas de mis lectores sobre el cambio climático. Pero, en medio de nuestra apreciación nacional actual en cuanto al racismo avivada por los impactos desiguales de la pandemia por covid-19, los recientes asesinatos de afroamericanos a manos de la policía y los 400 años de historia, esa es la pregunta que me viene a la mente.

Si la humanidad va a abordar eficazmente el cambio climático, dicen los científicos y los activistas, es una pregunta a la que tenemos que responder. No se puede construir una sociedad justa y equitativa en un planeta que ha sido desestabilizado por las actividades humanas, argumentan. Tampoco se puede impedir el calentamiento global sin la experiencia y los conocimientos de los más afectados.

El racismo está “inexorablemente” vinculado al cambio climático, dijo el meteorólogo de Penn State Gregory Jenkins, porque dicta quién se beneficia de las actividades que producen gases que calientan el planeta y quién sufre más las consecuencias.

Un estudio publicado el año pasado en las Actas de las Academias Nacionales de Ciencias encontró que las comunidades negras e hispanas en los Estados Unidos están expuestas a mucha más contaminación del aire de la que producen a través de acciones como conducir y usar la electricidad. En contraste, los estadounidenses blancos experimentan una mejor calidad del aire que el promedio nacional, aunque sus actividades son la fuente de la mayoría de los contaminantes. Otro artículo en la revista Science encontró que el cambio climático causará el mayor daño económico en los condados más pobres de la nación; muchos de esos lugares, como el condado de Zavala, en Texas, y el condado de Wilkinson, en Mississippi, son el hogar de la mayoría de las personas de color.

En un curso que enseña llamado “Cambio climático, justicia climática y comunidades de primera línea”, Jenkins traza esta conexión desde la esclavitud, que creó los cimientos económicos de la revolución industrial, hasta las políticas de hoy en día que influyen en el lugar donde vive la gente y los riesgos ambientales a los que están expuestos. Los estudios muestran que las comunidades costeras del sur, donde los afroamericanos son una fracción significativa de la población, son las que corren mayor riesgo por el aumento del nivel del mar. En otras investigaciones se ha comprobado que los barrios que en su día fueron moldeados por políticas de vivienda discriminatorias conocidas como “redlining” tienen más pavimento, menos árboles y temperaturas medias más altas, una combinación que puede provocar enfermedades mortales causadas por el calor.

La desigualdad racial también significa que las personas que corren mayor riesgo de sufrir el cambio climático son las que tienen menos recursos para afrontarlo. Según un estudio del Centro Conjunto de Estudios Políticos y Económicos, más de 30% de los residentes negros de Nueva Orleans no tenían automóviles cuando el huracán Katrina azotó la ciudad, lo que hizo casi imposible su evacuación. Después de la tormenta, la población negra de la ciudad disminuyó porque muchos residentes no podían permitirse regresar.

“A menos que la inequidad se aborde ahora”, dijo Jenkins, “los futuros impactos del cambio climático incapacitará a muchas comunidades de color”.

Para Corina Newsome, conservacionista de la vida silvestre y activista del clima de la Universidad del Sur de Georgia, el vínculo entre las cuestiones ambientales y la injusticia racial es personal. El año pasado, el vecindario de Filadelfia donde vive su familia fue sacudido por la explosión de una refinería de petróleo que descargó miles de libras de peligroso ácido fluorhídrico en la atmósfera. En la costa de Georgia, donde trabaja, fue testigo de cómo las comunidades negras son las más afectadas por las inundaciones y de cómo las personas que no pueden pagar el aire acondicionado son las que más sufren en las olas de calor.

“Estos mismos hechos que están causando el cambio climático a escala masiva (…) están causando problemas de salud muy inmediatos en las zonas habitadas por personas de raza negra y morena”, dijo Newsome. “No puedes permitirte no preocuparte por ello cuando eres parte de estas comunidades marginadas”.

Pero ella saca esperanza de las formas en que las comunidades más afectadas están combatiendo el problema, como la organización sin fines de lucro Harambee House, con sede en Savannah, que ofrece capacitación en trabajos ecológicos y talleres de salud ambiental en los barrios negros.

Mientras tanto, los niños de color están encabezando el movimiento juvenil estadounidense por el clima. Una encuesta de la Washington Post-Kaiser Family Foundation en 2019 encontró que por lo menos el doble de adolescentes negros e hispanos participaba en caminatas sobre el cambio climático escolares en contraste con sus pares blancos; los resultados en general sugieren recomendar a la gente que tome medidas en los próximos dos años como mínimo.

“El cambio climático es la amenaza más inmediata para la gente marginada de este país y del mundo”, dijo Newsome. “Pero eso también significa que somos los más rápidos en actuar”.

El mundo del activismo climático ha estado históricamente dominado por los hombres blancos, dijo Dorceta Taylor, sociólogo ambiental de la Universidad de Michigan que estudia la historia del movimiento ambientalista. Un estudio realizado en 2014 por la Iniciativa para la Diversidad Verde encontró que las personas de color constituían alrededor de 12% del personal y el liderazgo de las organizaciones y fundaciones ambientales no gubernamentales.

Pero esos números están cambiando. Y con más diversidad ha llegado una mayor atención a las cuestiones de justicia ambiental, algo que ha fortalecido el movimiento al aportar “una especie de indignación moral a la conversación”, dijo Taylor.

“Al ver los increíbles impactos desproporcionados, las inundaciones, el calor”, continuó, “los jóvenes están diciendo: ‘Eso está mal’. Tenemos que hacer algo al respecto”.

Noticias relacionadas