• Antonio Quintero, abogado en Derecho Internacional del Deporte, analizó para El Diario el panorama de la Fevefútbol. Aclaró que la instancia que dirige al ente federativo es el Consejo Directivo | Foto: Reuters

Desde que a Jesús Berardinelli, presidente de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF), lo arrestaron por un presunto desvío de fondos y luego falleció el 5 de agosto, surgió la incógnita sobre quién dirigirá el ente federativo.

Después de ejercer funciones como primer vicepresidente de la FVF, Berardinelli había asumido la presidencia del organismo. Esto cuando su antecesor, Laureano González, renunció el pasado 11 de marzo del año en curso.

De acuerdo con el artículo 73 de los Estatutos de la FVF, modificados en junio de 2019, en caso de que el presidente y el vicepresidente del ente rector se ausenten de manera definitiva y simultánea, se convocará a una Asamblea General para cubrir sus vacantes.

Capítulo XII

Artículo 73

Abre arrow_downward

Si el presidente del Consejo Directivo cesa definitivamente o está impedido para ejercer sus funciones oficiales, el vicepresidente primero lo suplirá hasta la finalización del periodo correspondiente.

Si el vicepresidente primero del Consejo Directivo cesa definitivamente o está impedido para ejercer sus funciones oficiales, la Asamblea General elegirá a un nuevo vicepresidente, en el transcurso de los 90 días continuos después de ser decretada su falta absoluta.

En el caso de ausencia definitiva del presidente y vicepresidente primero, en forma simultánea, se convocará a una Asamblea General conforme a lo previsto en el presente Estatuto, para cubrir sus vacantes.

Las faltas absolutas, temporales y accidentales de los demás miembros del Consejo Directivo serán suplidas por los miembros de esta en orden ascendente concordante con su posición jerárquica. En caso de falta absoluta, agotados los miembros suplentes, el Consejo Directivo designará el miembro suplente accidental, hasta que sea electo en Asamblea General quien supla la vacante.

Cierra arrow_upward

Antonio Quintero, abogado en Derecho Internacional del Deporte, explica que el presidente de la FVF puede ser reemplazado por el primer vicepresidente. Mas no admite sustitución del primer vicepresidente. Esto quiere decir que Pedro Infante, segundo vicepresidente de la FVF, no tiene posibilidades de asumir tal cargo.

Pedro Infante no puede ser el sucesor de Jesús Berardinelli mediante el sistema de subir de cargo. Desde el segundo vicepresidente para abajo no se puede llegar a ese peldaño. Pudiera serlo si lo elige la asamblea como tal, pero tiene otros problemas para asumir”, indica el abogado en exclusiva para El Diario.
Foto: Prensa FVF

Infante no puede ejercer funciones como presidente encargado, debido a que es ministro para el Deporte. Por esto la Asamblea General debería designar a un presidente y vicepresidente para culminar en 2021 el ciclo que inició Laureano González en 2017.

Quintero indica que esta asamblea no tiene que ver con las elecciones de la FVF previstas para marzo de 2021. En este sentido, Pedro Infante, Reinaldo Berardinelli (tercer vicepresidente), Tomás Álvarez (secretario general) y compañía se mantendrían dentro del comité ejecutivo.

El abogado enfatiza en que las responsabilidades de dirigir la FVF no solo recaen en su presidente, sino en el Consejo Directivo, que está conformado por 15 personas. Pero en estos momentos dos miembros se encuentran ausentes: Jesús Berardinelli y Laureano González.

El nuevo presidente y vicepresidente de la FVF no necesariamente tienen que formar parte del Consejo Directivo, aclara Quintero. Deben tener la facultad de asumir el cargo y no poseer sanciones o restricciones de parte de alguna institución.

“Tienes dos formas de interpretarlo: primero, ir al artículo 69 (requisitos para ser integrante o postulado a miembro del Consejo Directivo de la FVF) y aplicar lo mismo que para una elección normal general. O entender que es una situación atípica y que la asamblea o el consejo creen nuevos requisitos”, detalla el especialista.

Foto: Prensa FVF

¿Posible intervención de la FIFA?

El Consejo Directivo de la FVF advirtió en julio que la federación corre el riesgo de ser desafiliada por la FIFA por injerencia de terceros. Los estatutos de la misma tienen prohibido que la política intervenga en asuntos federativos.

Este anuncio se dio luego de que la la Contraloría General de la República congeló las cuentas bancarias de Berardinelli y el Ministerio Público abrió una investigación en su contra.

El director técnico Richard Páez, quien aspiró a la presidencia de la FVF para el período 2017-2021, solicitó a la FIFA que intervenga la Fevefútbol. Esto mediante una junta normalizadora y reguladora que permita recobrar el funcionamiento institucional del balompié nacional.

En el comunicado, publicado el 10 de agosto a nombre del movimiento Somos Vinotinto, Páez manifiesta que la FVF se encuentra contaminada por la política. Considera que los pasados comicios se amañaron y no van de la mano con proyectos que garanticen la evolución del fútbol venezolano.

Ha llegado el momento de asumir posiciones que desvíen el camino de incertidumbre que nos lleva esta situación de caos institucional; por lo tanto, solicitamos la intervención de la FVF actual por parte de la FIFA, a través de una junta normalizadora y reguladora de nuestra anormal realidad situacional.

Y de esa manera ir tras la búsqueda de reorganizar nuestra institucionalidad federativa, lograr en consecuencia temporal, construir un ambiente jurídico limpio, transparente y universal para realizar una elecciones acordes a esos principios próximamente».

Richard Páez Monzón.

Antonio Quintero dice que no puede pronosticar lo que vaya a pasar. La posibilidad de que la FIFA intervenga a la FVF aún se mantiene latente. Según su criterio, es más probable que haya una comisión regularizadora, aunque esto no garantiza que el panorama vaya a cambiar por completo.

“El camino no pasa por una elección, sino por un cambio de cultura organizacional. Luego, directamente, por un plan de trabajo completo, que se enfoque en ganar campeonato, tanto a nivel de clubes como de selección. Lo demás viene a consecuencia de esos objetivos”, reflexiona el abogado.

La FVF se halla en una situación compleja. En estos momentos, el Consejo Directivo es el encargado de conducir el timón del ente federativo y tomar las decisiones. Para Quintero, lo más sensato es cambiar la lucha de poderes por logros. Así el fútbol venezolano vera una luz al final del túnel.

Noticias relacionadas