• Esta pasta de tabaco se popularizó en otros países de Latinoamérica, en los que se han despertado dudas sobre sus efectos en la salud. Foto: Cortesía

La pasta de chimó o tabaco no fumado venezolano generó controversia en Chile, luego de que el canal 24 horas publicara un reportaje en el que aseguraba que el producto es peligroso para la salud. 

Aunque su venta no está prohibida en Venezuela ni en Chile, su uso excesivo sí puede implicar varios riesgos físicos y volverse adictivo, de acuerdo con las advertencias impresas en sus empaques. En algunas regiones como los andes y los llanos venezolanos es habitual su uso y de hecho en casi todo el territorio nacional es muy popular su venta.

Sin embargo su consumo no es un hábito creado por el venezolano moderno, sino que tiene sus raíces en las culturas indígenas, que tenían una práctica particular y poco común a la hoja de tabaco.

El chimó posee una alta concentración de nicotina, alquitrán y otros elementos tóxicos que pueden perjudicar la salud, pero sus efectos secundarios más comunes ocurren en el área de la boca. 

Riesgos más frecuentes de su consumo 

A diferencia de lo que señalan algunas creencias venezolanas, investigadores han demostrado que el consumo frecuente de chimó puede afectar la salud bucal y dental.

blank
Él genera lesiones importantes en boca, lo que pasa es que a veces la gente lo consume porque piensa que es menos fuerte que el cigarrillo o el tabaco y resulta que de igual manera el causa ciertos problemas a nivel oral”, explicó a El Diario Yumelis Bruces López, odontóloga.

Afecciones más comunes 

  • Acumulación de placa bacteriana
  • Cálculo dental 
  • Cambio del PH en la saliva 
  • Mal aliento 
  • Lesiones periodontales 
  • Daño en la apariencia de la dentadura

La especialista añadió que las personas que consumen chimó, al igual que las que fuman cigarro o tabaco, deben suspender el uso antes de realizarse un procedimiento odontológico. 

blank
Para las exodoncias siempre pido exámenes de laboratorio: una hematología completa y los tiempos de coagulación, porque igual que con el paciente fumador hay una mayor vasodilatación, eso retrasa la cicatrización y favorece el sangrado”, detalló la especialista.

Advirtió que durante el proceso de cicatrización debe seguir suspendido el uso de chimó, porque de lo contrario puede causar una infección. 

¿Cancerígeno?

La odontóloga Yumelis Bruces López expresó que el chimó contiene componentes nitrogenados y alquitrán que son cancerígenos.

El tipo de cáncer más común producido por el consumo excesivo de chimó o tabaco no fumado es el de boca. No obstante también podría promover la aparición de tumores en la garganta y esófago.

Otros efectos secundarios que puede traer el consumo de chimó están relacionados con el aumento de la presión arterial y alteraciones en el funcionamiento de los riñones. 

Origen del chimó

Walter Dupuoy, en su libro Aspectos folklóricos del uso del chimó (1952), explicó que el uso del chimó se remonta a épocas precolombinas entre indios de la Sierra Nevada. El origen de su nombre se debe a que los aborígenes llamaban “móo” o “mo” al extracto líquido del tabaco y “chimó” a la pasta preparada para su consumo con sales alcalinas e ingredientes suavizantes y aromáticos. 

El autor detalló que el consumo de chimó se realiza llevando una pequeña “pella” o “bolo” (porción) de la pasta con el dedo índice hasta los la parte trasera de los incisivos inferiores. En ese lugar la materia pegajosa comienza a deshacerse por la salivación y produce la necesidad de escupir, que también evita que se ingieran las toxinas. 

Dupuoy señaló que los usos del chimó dependen de la región. En el estado Lara, por ejemplo, los campesinos usan el chimó en ayunas para aguantar el hambre hasta ingerir el primer alimento del día. También lo emplean cuando la lluvia les moja la ropa para soportar el frío.

Otra creencia a la que hace referencia, en Lara y Mérida,  es que cuida la dentadura y previene las infecciones bucales. 

Una propiedad medicinal que le es atribuida al chimó es la capacidad de curar picadas de animales como alacranes, avispas, ciempiés y arañas. El proceso consiste en aplicar una porción caliente de chimó en la herida.

Regulaciones

El Ministerio de Salud venezolano estableció en 2011 que los productos de tabaco deben incluir advertencias en sus empaques. En el caso del chimó, el aviso debe explicar que el producto crea adicción y es nocivo para la salud; que puede causar mal aliento, daño en las encías y cáncer en la boca; que consumirlo durante el embarazo puede causar un daño al bebé y que dejar de consumirlo mejora la salud y prolonga la vida. 

blank
Foto: Cortesía

Además la legislación venezolana refiere que su venta solo está permitida a mayores de 18 años de edad. Estas disposiciones fueron aplicadas con base en los establecido por el Convenio Marco de Control de Tabaco de la Organización Mundial de la Salud. 

El consumo de chimó se popularizó en Chile, igual que varios productos nacionales, gracias a la amplia migración de venezolanos. El reportaje del canal chileno detalla que su venta es informal y a través de las redes sociales, lo que indicaría que las autoridades de ese país todavía no han impuesto regulaciones en su venta como ocurre en Venezuela. 

Noticias relacionadas