• Este joven se ha convertido en una referencia para los periodistas y fanáticos del fútbol nacional. En su base de datos se aprecian cualquier tipo de estadísticas relacionadas con el universo Vinotinto

Como una persona pacífica, buen amigo, que trata de evitar cualquier tipo de conflictos y que vive por el fútbol. De esta forma se califica Mario Sánchez, un amante de las estadísticas que se ha dedicado a seguir e informar sobre los futbolistas venezolanos que militan en el exterior, desde las ligas más importantes del mundo hasta los torneos más rebuscados.

A pesar de que no hace vida en los medios de comunicación ni es un especialista en números, Mario Sánchez se ha hecho un nombre en las redes sociales, como si fuera el MisterChip del fútbol venezolano. A través de la constancia y disciplina en su trabajo, se ha convertido en una fuente confiable para los periodistas y los fanáticos de este deporte.

Este trabajo no lo empecé a hacer para figurar ni ganar seguidores, sino porque me gusta. Lo sigo haciendo porque me apasiona y me he dado cuenta de que a la gente también le gusta; así que eso es una motivación extra. Trato de ser lo más constante posible, dando información de calidad e inmediata”, expresa en exclusiva para El Diario.

Mario Sánchez es amante de la medicina y vive en la ciudad de Bucaramanga, Colombia. En su base de datos se aprecian cualquier tipo de estadísticas relacionadas con el universo Vinotinto; aunque todavía le falta contenido, aclara. SofaScore, FotMob y Flashscore son las aplicaciones que más usa en su teléfono para enriquecer su hoja de cálculo.

“Mi favorita es Flashscore, que antes se llamaba Mis Marcadores. Es la que más me funciona porque tiene una impresionante cobertura de ligas, desde la liga sub-20 de Nicaragua hasta la segunda división de Kenia. A mí, que me gusta profundizar tanto con divisiones recónditas, me va de maravilla. Respecto a páginas web, uso Transfermarkt, Soccerway, Worldfootball y ZeroZero”, recomienda.

“No me gusta tomar protagonismo”

Más allá de que vive por el fútbol, este joven realiza cualquier tipo de actividades u oficios para subsistir. No es un tema del cual le guste hablar, confiesa, debido a que sus redes sociales no están destinadas a exponer su vida privada, sino de aquellos venezolanos que juegan en el exterior.

“Yo trabajo en muchas cosas que no tienen que ver con el fútbol, desde repartir encomiendas hasta cuidar adultos mayores. Muy pocos lo saben. No me gusta tomar protagonismo en cuanto a mi vida personal. Por eso, trato de trabajar de la forma más humilde posible; que la protagonista sea la información y no yo”, insiste.

Los ingresos que genera mediante sus cuentas de Twitter, Instagram, Facebook y YouTube están muy lejos de cumplir con sus necesidades personales, detalla. Por eso, hace énfasis en que trabaja en sus plataformas por vocación, porque le gusta y disfruta del deporte rey.

“Me atrevo a decir que unas 50 personas se han ofrecido para ayudarme con el manejo de mis cuentas; pero a todos los he rechazado, incluso a personas de renombre, que han trabajado en medios importantes en Venezuela. Obviamente, sería más sencillo tener un ayudante, pero no me gusta compartir eso”, comenta.

Sus inicios y propósitos

El MisterChip venezolano nació en Barquisimeto, estado Lara, en 1997; pero se crio en Acarigua, estado Portuguesa. En 2017 migró a Bucaramanga, debido a que la mayoría de su familia ya estaba radicada en Colombia. Como disfrutó gran parte de su vida en Acarigua, es fanático del Portuguesa FC.

Foto: Cortesía

“Cuando fue el boom Vinotinto de Richard Páez, comencé a ver partidos de Juan Arango con el Mallorca. En ese momento me preguntaba cuáles eran los otros venezolanos que jugaban en el exterior, que para ese entonces no eran muchos. Años después, entre 2013 y 2014, empecé a compartir información en Twitter al respecto y pude interactuar con muchísima gente”, recuerda.

Mario Sánchez empezó en las redes sociales como SuperChip, en vista de su admiración por el estadígrafo español Alexis María Martín-Tamayo, conocido en el deporte rey como MisterChip. Después tomó la decisión de revelar su nombre, para que la gente tuviera la posibilidad de interactuar con una persona y no un seudónimo.

En los últimos años me empezó a llamar la atención el periodismo deportivo, porque mi trabajo va enfocado un poco en eso. Ojo, no me quiero poner en la misma escala de un periodista. Trato de aclarar que no lo soy, porque hay gente que se confunde. Quizás, en el futuro se pueda dar. No es algo que descarto. Creo que la edad no es un limitante; apenas tengo 23 años”, argumenta.

El sueño de este joven es vivir del fútbol y no por el fútbol, manifiesta, que su hobby se convierta en un verdadero trabajo. Respecto a sus redes sociales, si en algún momento le llegan a cerrar una de sus cuentas, como le ha pasado en varias oportunidades en Twitter, no tendría problemas en crearse otra.

“No tengo ningún problema en comenzar desde cero. Tampoco sería ético emitir opiniones sobre el periodismo deportivo venezolano, pero me parece que hay gente muy profesional en el gremio; no solo como periodistas, sino también como humanos. Son admirables todos esos periodistas que siguen en Venezuela, a pesar de los problemas que tiene el país”, sentencia el MisterChip venezolano.

Noticias relacionadas