• La Corte Suprema solo puede tomar partido en decisiones electorales después de un fallo en un caso de un juez local que ha pasado por el proceso de apelación. El caso más reciente data de 2000, luego de fallas en las máquinas de votación de Florida, una circunstancia diferente

La elección de 2020 ha batido récord de participación con más de 159.800.000 de votos, una tasa de participación del 66,9%, la más alta desde 1900. Anticipadamente fueron emitidos 101.214.494 votos: 65.283.978 a través de correo postal y 35.930.516 de forma presencial, por esta razón la totalización de votos ha sido más lenta y determinante que nunca.

40% de los votos fueron emitidos por correo postal, en muchos estados se recibían dichas papeletas hasta días después de la elección siempre que el sobre estuviera sellado en esa fecha comicial. La masiva participación anticipada ocurrió como consecuencia de la pandemia por Covid-19 y es precisamente, por esta razón junto con la polarización del electorado que han tardado más en contarse, debido a que cada estado define sus propias reglas sobre cómo se cuentan e informan los votos.

Precisamente estas reglas en el conteo de votos genera márgenes electorales que pueden ir cambiando luego de que se cuentan las boletas por correo, que en su mayoría habían sido emitidas por simpatizantes o registrados por el Partido Demócrata. Mientas que en estados que se cuenta de último el voto presidencial del día comicial (3 de noviembre) se experimentó un cambio en beneficio del partido Republicano, quienes se esperaban votaran masivamente dicho día.

Biden es el candidato más votado de la historia de EE UU

Para el momento de escribir esta nota, el demócrata Joseph Biden había roto el récord como el candidato presidencial más votado en la historia de la nación, con 72.1 millones de votos, superando a su compañero de fórmula en 2008, el expresidente Barack Obama quien habría recibido en aquel entonces 69.5 millones de votos.

Si la elección presidencial de Estados Unidos fuese en primer grado y no en segundo grado, dependiendo de los colegios electorales que emite cada estado, Biden habría sido proclamado presidente el mismo 3 de noviembre por haber recibido la mayor cantidad de votos populares. En este momento, supera por 3.7 millones al presidente Donald Trump, quien ha recibido 68.7 millones de votos. Sin embargo, para lograr la proclamación aguarda por la cifra de 270 colegios electorales que le permita ser proclamado presidente hasta el 2024.

Remembranzas con la elección del 2000

Ni en la Constitución estadounidense ni en las leyes federales existe una norma que ordene que un ganador electoral debe ser declarado el día de la elección. Manteniendo un sistema electoral que data de hace tres siglos, es necesario recordar que durante gran parte del siglo 19 se necesitaban días e incluso semanas para declarar al vencedor.

La época más reciente en la que una elección no se conoció el día electoral data del año 2000, en la elección entre el republicano George W. Bush vs el demócrata Al Gore. El ganador se conoció el 12 de diciembre debido a fallas de la máquina de votación en Florida que requirieron llevar el caso a la Corte Suprema.

En este ciclo electoral, no ha habido retrasos por fallas en el sistema sino por la contingencia de la pandemia que alteró sustancialmente cómo la sociedad estadounidense votó, los estados tuvieron que realizar cambios electorales para facilitar la votación anticipada por correo y en persona. En el anterior proceso presidencial de 2016 votaron 46 millones de personas anticipadamente, este año lo hicieron 101 millones.

Los núcleos urbanos donde se emitieron la mayoría de los votos anticipados necesitan totalizarse para definir la emisión de los colegios electorales, un proceso de tabulación más lento que en anteriores elecciones.

Esta elección presidencial no se decide en Florida ni en Texas como las encuestas habían anticipado que podría ocurrir, estos estados fueron leales al presidente Donald Trump, otorgándole 29 y 38 votos electorales respectivamente.

La disputa se mantenían en otros siete estado: Arizona, Carolina del Norte, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin. La suma de estas entidades representa 104 votos electorales, determinantes para que uno de los candidatos presidenciales alcance la cifra de 270 colegios electorales.

Estos estados son determinantes porque el margen entre el candidato demócrata y el presidente es muy estrecho, aunque no son los únicos estados que faltan por totalizar los votos. De hecho, durante las próximas dos semanas se esperan conteos en prácticamente los 50 estados y DC. Sobre ello no hay novedad, lo que sí cambia el panorama es la masiva participación a distancia, lo que complicó el proceso.

Abuso de la investidura presidencial

Trump ha sido muy crítico sobre el sistema electoral estadounidense desde que emergió como candidato en 2015 frente a la senadora demócrata Hillary Clinton. Sin embargo, el hecho de que bajo la investidura presidencial se auto proclame ganador cuando aún faltaban por totalizar los votos en Arizona, Carolina del Norte, Georgia, Michigan, Nevada, Pennsylvania y Wisconsin forma parte de la campaña de descrédito. Por esta razón, Crisis Group había advertido en octubre sobre el riesgo real de violencia electoral.

En la madrugada del 4 de noviembre tuiteó: “Estamos a lo GRANDE, pero están tratando de ROBAR las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡No se pueden emitir votos después de que se cierran las urnas!». Ese mensaje es engañoso debido a que los estadounidenses emitieron votos hasta el 3, pero en las próximas semanas se seguirán contado dichas papeletas.

Horas más tarde en transmisión por televisión, el presidente anunció que había resultado ganador a pesar de que faltaban en ese entonces más de 200 votos electorales por contarse, ubicados en más de 15 estados. En este momento solo faltan por totalizarse los votos en seis entidades.

Mientras se fueron cambiando las tendencias de los resultados en dichos estados, el presidente retomó su campaña de descrédito del sistema electoral estadounidense llamando a parar el conteo de votos y emitiendo demandas en tres estados claves: Michigan, Georgia y Pennsylvania que suman 52 colegios electorales (16, 16 y 20, respectivamente).

A pesar de que Trump aseguró que llevaría el conteo electoral a la Corte Suprema no existe una revisión de rutina de los resultados de las elecciones en el tribunal superior, y su caso electoral más importante, Bush vs Gore, que determinó efectivamente el resultado de la carrera presidencial del 2000, no llegó allí sino un mes más tarde de la fecha electoral.

Antes de que cualquier recurso legal llegue a la Corte Suprema tendría que pasar primero por las cortes estatales, debido a que son los estados los que las elecciones.
Trump afirmó repetidamente en los últimos meses, sin evidencias, que las papeletas de voto por correo abren la posibilidad de fraude electoral, dichas denuncias intentan socavar la democracia de EEUU, advertía semanas atrás Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Iowa, en declaraciones para El Diario.

“Los ataques contra el sistema de votación son un peligro innecesario. Esto puede producir una crisis política, constitucional, y también de reacción violenta por parte de militantes republicanos y demócratas», sentenció Schmidt.

El poder de la Corte Suprema está restringido y los jueces solo pueden considerar cuestiones constitucionales específicas que hayan surgido de tribunales inferiores o donde tengan jurisdicción original. Una apelación directa del presidente para intervenir en una elección no cuenta bajo estas reglas.

“Trump no podrá revertir los resultados y en consecuencia deberá desalojar la Casa Blanca en enero 2021. La Corte Suprema no tiene un espíritu suicida. Menos ésta con la nueva configuración ultra conservadora. Su objetivo no es perpetuar a Trump sino cambiar la configuración de la sociedad norteamericana actual. Es un proyecto republicano de largo plazo y no veo como se distraerían en un conflicto estéril como el que Trump pareciera querer comenzar a desarrollar», advierte Luis De Lion especialista en Derecho y Política Internacional.

Sin embargo, la campaña de Trump emitió un comunicado diciendo que ha presentado una demanda en Michigan pidiendo al estado que detenga el conteo hasta que reciba un «acceso significativo» para observar la apertura de las boletas y el proceso de conteo.

Sin embargo, el Tribunal de Reclamaciones de Michigan, el secretario de expediente del Tribunal de Reclamaciones, Morgan Adams, dijo a CNN que el tribunal no ha recibido la presentación.

En Michigan, los demócratas dijeron que la demanda que presentó la campaña de Trump para detener el conteo de votos era absurda, calificándola de un truco diseñado para promover una narrativa falsa de la Casa Blanca sobre el fraude en el conteo de las boletas por correo.

Si quieren impugnar los resultados de las elecciones después de que se hayan emitido todos los votos legales, la ley de Michigan tiene un proceso para eso después de que se completa el escrutinio», señaló Christopher Trebilcock, especialista en derecho electoral que representa a los demócratas en el estado

En Pennsylvania, el gobernador demócrata Tom Wolf calificó el esfuerzo del Partido Republicano como un intento de «subvertir el proceso democrático. Pennsylvania luchará contra todo intento de socavar las elecciones. Contaremos cada voto», dijo.

El director de campaña de Trump, Bill Stepien, dijo en un comunicado que solicitaría un recuento inmediato de la votación en Wisconsin, citando «informes de irregularidades en varios condados de Wisconsin que plantean serias dudas sobre la validez de los resultados».

La administradora de la Comisión Electoral de Wisconsin, Meagan Wolfe, rechazó la idea de que ha habido irregularidades en el conteo del estado y dijo que las elecciones «se desarrollaron de manera muy normal». Los funcionarios del estado dijeron que todos los 1.850 empleados locales del estado completaron un conteo inicial de boletas en persona y en ausencia el miércoles y habían comenzado a realizar un escrutinio local de resultados para verificar sus hallazgos.

Queda por ver si algún caso termina en la Corte Suprema, como amenazó Trump que haría. Generalmente el máximo tribunal judicial toma partido en decisiones electorales después de un fallo en un caso de un juez local que ha pasado por el proceso de apelación.

En 2017, el Centro Brennan para la Justicia calificó el riesgo de fraude en las boletas electorales extremadamente raro, entre 0,00004% y 0,0009%, según estudios de elecciones pasadas.

Conteo de votos por estado clave

Arizona: La mayoría de los votos debían contarse la noche de las elecciones, pero se esperaba que los resultados completos tardarán varios días. Los votos anticipados y en ausencia emitidos el fin de semana anterior a las elecciones y los votos de ese día se anunciaron la noche de las elecciones. Sin embargo, las papeletas de voto ausente recibidas en el último minuto se contarían hasta tres días después de los comicios.

Este estado cuenta con 11 votos electorales. Hasta el momento solamente Fox News, canal de noticias conservador, declaró que Biden había ganado la entidad. De confirmarse este resultado, el candidato demócrata solo necesitaría 4 votos para ser declarado presidente.

Carolina del Norte: Los funcionarios electorales estimaban que hasta el 80% del voto total podría anunciarse justo después del cierre de las urnas, incluidos los anticipados en persona y todas las boletas recibidas por correo antes del 2 de noviembre. Sin embargo, este estado cuenta las papeletas de voto ausente que llegan hasta el 12 de noviembre, por lo que definitivamente se contará durante al menos nueve días después del día de las elecciones. Representa 15 votos electorales.

Georgia: Se permitió que los condados comenzaran a procesar las boletas de voto ausente el 19 de octubre, y solo las boletas enviadas desde el extranjero pueden llegar después del 3 de noviembre, pero cada condado trata los votos ausentes de manera diferente, y con los votos ausentes (de tendencia demócrata) que se informan en diferentes momentos en todo el estado, es posible cambios en miniatura de rojo y azul a nivel del condado, que pueden anularse entre sí en todo el estado. Sin embargo, dos días después de las elecciones faltaban 61.367 papeletas emitidas por correo por contar. Esta entidad tiene 16 votos electorales.

Michigan: Las primeras papeletas de voto ausente se pudieron procesar el día previo a la elección (2 de noviembre) tiempo insuficiente para contarlas todas antes de la noche de las elecciones. El secretario de Estado había estimado que podría tomar hasta el viernes 6 de noviembre para que se cuenten todas las papeletas. Sin embargo, el 4 de noviembre Biden fue declarado ganador de la entidad, otorgándole 16 votos electorales.

Nevada: Es uno de los pocos estados que está enviando una boleta a cada votante registrado activo por primera vez, y solo requiere que las boletas se envíen por correo antes del 3 de noviembre. La entidad advertía que tendrían que esperar hasta al menos el 10 de noviembre, cuando el estado deja de aceptar boletas por correo, para obtener resultados completos. El estado tiene 6 votos electorales.

Pennsylvania: Vaticinaba que el conteo sería lento. La mitad de los residentes votaron en ausencia y esas boletas no pudieron comenzar a procesarse hasta el 3 de noviembre. En el condado de Bucks planean contar las boletas las 24 horas del día y todavía no espera hacerlo hasta el final de la semana. Los condados de Cumberland y Erie no empezarán a contar las boletas ausentes hasta que hayan terminado con las votaciones del día de las elecciones e incluso los condados que logren contar todas las boletas en su poder el día electoral tendrán que esperar hasta el 6 de noviembre, la fecha límite para que lleguen la mayoría de las boletas por correo, para considerar que sus resultados están completos.

Los funcionarios electorales estiman que «la abrumadora mayoría» de los votos se contarían el viernes. De los siete estados en disputa, este es el que más votos otorga (20 colegios electorales).

Durante las primarias de junio, aproximadamente la mitad de los condados seguían contando una semana después de las elecciones. El 23 de noviembre es la fecha límite para que los condados dejen de contar. Los resultados de la noche de las elecciones estaban compuestos de manera desproporcionada por los votos del día de las elecciones que beneficiaba a los republicanos pero en la medida en que se cuenten los votos ausentes podría haber una tendencia hacia los demócratas.

Wisconsin: Le otorgó sus 10 votos electorales a Biden el miércoles en la tarde a pesar de que habían comenzado el conteo de las papeletas ausentes el día electoral. Recuperar este estado junto con Michigan y Pennsylvania, tradicionalmente afines a los demócratas había sido parte de la estrategia de su estrategia. La suma de los tres representa 46 votos electorales determinante para elegir al ganador de la presidencia. En la elección de 2016, sorpresivamente estos tres estados le dieron su voto a Trump permitiéndole ganar la presidencia con holgura.

Noticias relacionadas