• Los caraqueños han contemplado, entre boquiabiertos e indignados, los espectáculos luminosos en la cima del cerro Ávila. En El Diario realizamos una lista de hechos que se han viralizado en las redes sociales por los festejos realizados en el futuro hotel siete estrellas de la capital

Tras una restauración de más de ocho años, el hotel Humboldt ahora permite visitas guiadas, arriendo de sus espacios para eventos y hospedaje a quienes quieran vivir la experiencia de despertar entre las nubes en alguna de las habitaciones de esta imponente estructura que parece colgar del cielo.

Y es que junto con la apertura de sus puertas, el Humboldt también inaugurará un casino de apuestas, según anunció Nicolás Maduro el pasado 17 de enero. Esta decisión contradeciría una decisión del fallecido expresidente Hugo Chávez, quien cerró casinos y bingos entre el año 2007 y 2012. A su juicio, se trataba de “antros de corrupción y lavado de dinero”.

Maduro dijo que las apuestas se realizarán en petros, la criptomoneda estatal implementada por su régimen, para captar divisas. “En el hotel Humboldt se va a abrir un casino internacional y todo el que quiera apostar, apostará en petro y todos esos recursos entrarán al Estado para la salud, la educación”, señaló en una reunión con ministros y alcaldes transmitida por el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

A pesar de esto, lo que ha despertado nuevamente las críticas fue un evento que se registró, el pasado sábado 7 de noviembre, en el que se estrenó la zona de coctelería y cenas con previa reserva. En El Diario realizamos un recuento de los últimos hechos que imponen al hotel Humboldt como el reflejo de una Venezuela de contrastes.

Una transfusión de sangre como cóctel 

En un país que atraviesa una emergencia humanitaria compleja y donde familiares deben buscar donantes en las redes sociales para que puedan recibir transfusiones de sangre, en el menú de cócteles del bar del hotel Humboldt incluyeron una bebida que simula esta acción como parte de la presentación de un trago.

En un video que se viralizó por las redes sociales, se observa a un mesero presentar una versión de un Bloody Mary a la periodista española Esther Yáñez. Luego procede a “accionar” una válvula para que el líquido rojo fluya hacia el vaso, ya preparado con ron, cranberrie y yerbabuena. “Es la experiencia Humboldt”, dice antes que finalice el video. 

De acuerdo con la periodista, cuesta entre nueve y 10 dólares. La comunicadora española sostuvo que los platos que sirvieron para la cena tienen un precio aproximado de 20 dólares.

También agregó que los precios de las habitaciones serán 30% más caros que los hoteles de lujo en la ciudad.

Las famosas luces del Humboldt 

En horas de la noche del pasado 14 de octubre del 2020, en el hotel Humboldt, se registró un espectáculo de luces a pesar de la cuarentena radical impuesta por la pandemia del covid-19 en el país. 

Ciudadanos denunciaron a través de Twitter que las luces del hotel y la Cruz del Ávila en la ciudad de Caracas se encontraban encendidas y se presume que se habría desarrollado una fiesta en ese lugar. 

No sería la primera vez que caraqueños reportarían el encendido de luces en el edificio ubicado a a más de 2.100 metros de altura. Estos eventos vienen ocurriendo desde el año pasado, esto debido a que el hotel puede ser alquilado para eventos privados. En redes no faltaron las fotos, los videos ni las críticas la noche del 16 de diciembre del 2019. 

De todas las imágenes referentes a la fiesta destacó la de Nadia Chambra, la hija del empresario venezolano Antonio Chambra, dueño y fundador de Traki.

En su cuenta de Instagram publicó momentos de la reunión, durante la cual estuvo acompañada por su novio, George Antar. Y es que de acuerdo con los reportes, la escenografía del evento incluyó fuegos artificiales, barra libre y música a todo volumen hasta altas horas de la madrugada.

La construcción ilegal en el Ávila

El sindicato de Inparques denunció el lunes 31 de agosto la construcción, en menos de un año, de una casa en el sector La Loma Manzanares en San Antonio de Galipán que, además de haberse volado una loma de la montaña, viola el Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso (PORU) del parque nacional El Ávila, que establece que la construcción de una vivienda no puede superar los 150 metros cuadrados, una altura máxima de tres metros y medio desde la cumbre hasta el piso acabado, y debe ser de una sola planta.

Marlene Sifontes, secretaria de la Sunep-Inparques, explicó para El Diario que dicha construcción fue aprobada por las autoridades de Inparques y el ministro de Ecosocialismo, Oswaldo Barbera.

“Como dirigente sindical y ambientalista lo que me preocupa es que la casa está dentro de un parque nacional, es decir, no hay respeto hacia nuestro parque y sobre todo El Ávila que es la cara de presentación de la ciudad de Caracas y uno de los afluentes de agua que tenemos”, dijo.

La también ambientalista agregó que construcciones de mansiones en San Antonio de Galipán son un daño grave que no se puede reparar. Alertó que, si no se cuida y se respeta a la montaña más importante de la ciudad, el ecosistema puede sufrir daños.

Una visita en cuarentena 

En estos momentos, las instalaciones del hotel están terminadas para su inauguración oficial en diciembre y el aspecto interior es una réplica exacta de cómo estaba el hotel el día de su inauguración con muebles que recrean los diseños de la época e incluso con varias piezas originales restauradas.

La actual directiva no ha establecido todavía el precio para pernoctar en el nuevo hotel Humboldt, pero sí saben que establecerán una cantidad un precio superior a lo que cueste una habitación en cualquier hotel de lujo de Caracas. 

Carlos Salas, gerente del hotel, indicó en una entrevista para Nius Diario que el hotel abre sus puertas en semanas de flexibilización de la cuarentena para realizar visitas guiadas por el Humboldt a grupos reducidos de personas, y por un costo de 60 dólares.

En el texto Salas también menciona que el precio por el hospedaje es “competitivo”, pero la realidad es que la mayoría de los venezolanos no podría permitírselo con un salario mínimo por debajo de los dos dólares. Esto sin mencionar que, de acuerdo con indicadores de la encuesta Encovi de este año, 79,3% de los venezolanos están sumergidos en extrema pobreza.

Y sobre si la noche del pasado 14 de octubre, en donde las luces del Humboldt se encendieron durante toda la madrugada, el gerente lo niega categóricamente y se justifica señalando que “estaban haciendo pruebas de los juegos de luces que iluminan la torre. Los caraqueños inventan cualquier cosa”, señaló para finalizar la frase. 

El edificio es una representación de las diferencias de clase social que se han acrecentado en Venezuela durante los últimos años. A 2.000 metros de altura se puede encontrar otro país, en donde los lujos y fiestas están permitidos para quien no sufre los embates de la crisis.

Noticias relacionadas