• El peleador merideño lidera el ranking latinoamericano en peso wélter de Tapology. Habló en exclusiva para El Diario sobre los motivos por los que decidió dedicarse a la MMA, los países donde ha peleado y los objetivos que desea cumplir en su carrera | Foto: Efigenia Barragán

A raíz de la muerte de su padre, que dejó una escuela de Kung-fu con filiales en Venezuela y el mundo, Leonardo Blasco se enfocó en un solo objetivo: convertirse en peleador de artes marciales mixtas (MMA). El principal obstáculo fue la opinión de algunos seres queridos, quienes no estaban de acuerdo con esta decisión.

Dragón, como es conocido en la arena de combate, le hizo caso a sus convicciones y actualmente lidera el ranking latinoamericano en peso wélter de Tapology. Asimismo, se ha coronado en tres organizaciones de MMA en Ecuador: Reyes del Ring, Santa Rosa Fighting Championship (SRFC) y Oro Fighting Championship (OFC).

Luego de que falleció mi papá me inventé una forma de unir todas las escuelas que dejó, y ese sueño me ha dado la fuerza que tengo. Con el tiempo me di cuenta de que podía darle apoyo a otras personas, haciendo que se olviden de las preocupaciones y los problemas cotidianos. Eso para mí vale oro”, cuenta el merideño en exclusiva para El Diario.

El peleador de 25 años de edad no solo ha competido en las jaulas de Venezuela y de Ecuador, también en las de Alemania, Brasil y Perú, donde ha dejado en alto el nombre de su país. Le apodan Dragón en vista de que su segundo nombre, Wei Lung, que se lo dio su padre, significa Gran Dragón.

Foto: Efigenia Barragán

“Llevo casi tres años en Ecuador; también viví en Perú. Ambos países han sido una buena cuna para enseñarme mucho de lo que sé ahora”, confiesa. “Hay muchas personas que sueñan con hacer miles de cosas y no pueden. Yo quiero ser esa fuerza que les demuestre que sí se puede”, añade con entusiasmo.

Inicios de Leonardo Blasco

Una persona soñadora, de esta forma se califica Leonardo. Desde que era un joven de 13 años de edad se involucró en el Kung-fu y la lucha china por influencia de su familia paterna. En todos los países a los que ha viajado ha tenido la oportunidad de aprender. Por eso se considera un peleador híbrido.

En su tono de voz se nota un atenuado acento andino que marca la conversación. Cuando cumplió 18 años de edad, relata, tomó la decisión de migrar hacia otras latitudes, puesto que en Venezuela no tenía las herramientas para realizar su sueño.

Foto: @blastrigger

“Entonces me dije: ‘Tengo que irme al charco con los tiburones’. Así que me despedí de mi familia, amigos y me fui a Brasil. Luego el amor me hizo volver a Venezuela y de ahí me vine a Ecuador”, complementa.

Una de las razones que lo motivó a vivir en el gigante amazónico fue aprender jiu-jitsu brasileño (BJJ) y el hecho de codearse con los mejores peleadores de la región. “Para cumplir tus sueños debes dejar muchas cosas que duelen, y eso hace la diferencia. Tienes que dejar familiares, amigos, amores y otras personas. Ese es el precio que hay que pagar”, reitera.

La trayectoria de Dragón

Con un récord de 14 triunfos y solo 2 derrotas, Blasco se ubica en la cima del ranking latinoamericano en peso wélter de Tapology. “La verdad, creo que soy el venezolano con más victorias registradas a nivel mundial. Me ha costado mucho, pero ha valido la pena”, reconoce.

Captura de pantalla

Mirko “Cro Cop” Filipovic (35-11-2), Fedor Emelianenko (39-6-0) y el célebre Khabib Nurmagomedov, autoproclamado el mejor peleador en la historia de la MMA por su invicto de 29-0 (la racha más larga en la MMA), son los luchadores más influyentes en la carrera del merideño.

Otro de sus ejemplos a seguir es Omar Morales, único venezolano que hace vida en el circuito más importante de la MMA: la Ultimate Fighting Championship (UFC). “Es gratificante ondear la bandera de mi país y dar esperanza en estos momentos a los venezolanos. En cada pelea están presentes todos, y eso me impulsa”, dice con orgullo.

Como todo peleador de MMA, el sueño de Dragón es dar el salto a la UFC. Detalla que está tramitando la visa a Estados Unidos y moviendo sus fichas para cumplir con su cometido. Además, se hizo amigo del ecuatoriano Malon “Chito” Vera, quien compite en la UFC y le ha dado consejos.

Foto: Efigenia Barragán

“Sé que no me falta mucho, tengo nuevos horizontes. Ya la entrada a la UFC será inminente”, vaticina con seguridad. “Entrené con los de seguridad de la embajada rusa y pude hacer contacto con Khabib. Ahora le doy clases a un amigo de Colby Covington (número 1 del ranking en peso wélter de la UFC)”, argumenta.

Leonardo Blasco se ve contento porque hace unos días recibió el ascenso a cinturón marrón en BJJ, uno de los rangos más altos en este arte marcial. Ahora piensa en seguir obteniendo triunfos en la arena de combate para dedicárselos a Venezuela, un país golpeado por la crisis económica y social.

“Espero ampliar más las victorias para enorgullecer a mi gente. Quiero darles a los soñadores un apoyo más y, por supuesto, más fuerza a mi país. Todos somos dotados, únicos y especiales. Ya la nube gris en Venezuela va a pasar para todos. Esto, como a todos y a mí, nos ha hecho más fuertes. Seguiremos adelante”, concluye con optimismo.

Noticias relacionadas