• El satélite natural de Júpiter, Ganímedes, emitió una señal de radio que fue detectada por la sonda Juno recientemente  

El equipo de comunicaciones de La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), reveló que la sonda de misión Juno, detectó por primera vez una señal de radio procedente de Ganímedes, una de las lunas que orbita el planeta Júpiter.

Datos obtenidos anteriormente. Juno ha registrado información acerca de los detalles del clima en las manchas de Júpiter, así como descargas eléctricas y ciclones de colores inesperados en ese planeta.

Patrick Wiggins, científico de la agencia espacial estadounidense en el estado de Utah, aclaró que la señal de radio no es de origen alienígena, sino más bien se trata de una función natural.

La señal reportada fue registrada en cinco segundos durante la trayectoria de Juno por la órbita de Júpiter en la región polar, donde las líneas de su campo magnético se conectan con Ganímedes. El desplazamiento de la sonda ocurre a 50 kilómetros por segundo. 

Foto: NASA Archivo

¿Qué pudo causar la señal? 

Los electrones que oscilan a una velocidad menor de la que giran fueron los responsables de causar la señal de radio. Debido a su actividad, generan que las ondas de radio se amplifiquen rápidamente, indicó la NASA

El proceso se denomina inestabilidad del maser del ciclotrón (CMI, por sus siglas en inglés). Los electrones además pueden causar auroras en el espectro ultravioleta lejano, que de hecho también es observado por la sonda Juno. 

Sonda Juno. Fue lanzada el 5 de agosto de 2011 y logró entrar en la órbita de Júpiter el 4 de julio de 2016, con el propósito de estudiar la gravedad, campos magnéticos, dinámica atmosférica, composición y evolución de este planeta.

Debido a la velocidad con la que se desplaza la sonda, la fuente de transmisión de radio tuvo que ser de al menos 250 kilómetros para que los sensores la pudieran captar. 

“Aunque no se trató de una transmisión extraterrestre, creo que hay vida allá afuera. Pero todavía estoy esperando pruebas que lo confirmen”, resaltó el científico Wiggins.

Descubrimientos recientes de la NASA

Según datos de detección de la NASA con fecha del 26 de octubre de 2020, la Luna contiene agua helada en su superficie que contiene numerosos cráteres, a los que nunca llega la luz solar, esto puede implicar futuras misiones humanas de investigación.

Específicamente se encontró en unos 40.000 metros cuadrados de su superficie, la mayoría al sur del satélite donde tiene la capacidad de retener agua en las llamadas trampas frías.

También, en septiembre de 2020, la empresa espacial aseguró que se encontraron posibles indicios de vida en Venus. El hallazgo es aún preliminar y necesita ser confirmado, pero los científicos afirman que una de las explicaciones más plausibles para sus observaciones es que haya vida en ese planeta.

La detección de otras señales radiales

Un grupo de investigadores del Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME por sus siglas en inglés) descubrió en febrero de 2020 una ráfaga que se emitía de forma regular cada 16 días. 

Este fenómeno no fue observado nunca antes, y esta repetición hace extrañar a los expertos porque una de las particularidades de las señales es que no se pueden predecir. 

La señal fue bautizada como FRB 180916.J0158 + 65. La ráfaga se manifestó una o dos veces por hora durante cuatro días para posteriormente detenerse otros 12 días y terminar siendo por cada 16. 

Foto: EP

En diciembre de 2020 iniciaron las investigaciones sobre una emisión de ondas que pudo llegar a la Tierra desde un exoplaneta (fuera de nuestra galaxia). El estudio está siendo manejado como un indicio de vida extraterrestre. 

Los expertos indicaron en su momento que la señal proviene de Próxima Centauri B, una “supertierra” que tiene superficie rocosa y que, se cree, alberga agua en estado líquido. El exoplaneta está a 4,2 años luz de la Tierra. 

Algunas mediciones de los científicos generaron la hipótesis de que tiene una atmósfera. Próxima Centauri B forma parte del sistema estelar Alfa Centauri, una galaxia cercana al Sol de la Vía Láctea.

Foto: NASA Archivo
Noticias relacionadas