• Científicos han estudiado en distintas poblaciones la estabilidad del sueño en relación con los ciclos lunares

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota It’s not just the pandemic. The moon may be messing with your sleep, too, original de The Washington Post.

El sueño y los ritmos circadianos se han asociado durante mucho tiempo con los poderosos efectos del ciclo solar. Pero en los últimos años, un número creciente de estudios ha sugerido que otro cuerpo celeste familiar también podría estar afectando su capacidad para dormir bien por la noche: la Luna.

Un artículo publicado esta semana en la revista Science Advances encontró que las personas tienden a tener más dificultades para dormir en los días previos a la Luna llena. Los investigadores informaron que los patrones de sueño entre los 98 participantes del estudio parecían fluctuar en el transcurso del ciclo Lunar de 29 días y medio, con las últimas horas de acostarse y la menor cantidad de descanso en las noches de tres a cinco días antes de que la Luna alcance su fase más brillante. Encontraron un patrón similar en los datos del sueño de otro grupo de más de 460 personas. Antes de la Luna llena, las personas tardaron, en promedio, 30 minutos más en conciliar el sueño y durmieron 50 minutos menos, dijo Leandro Casiraghi, autor principal del estudio e investigador postdoctoral en el Departamento de Biología de la Universidad de Washington.

Lo que hicimos fue que obtuvimos un conjunto de datos que demuestran sorprendentemente que esto es real, que hay un efecto real de la Luna en nuestro sueño”, dijo Casiraghi.

Estudios previos que examinaron el efecto de la Luna sobre el sueño han producido resultados contradictorios. Algunas investigaciones han encontrado una asociación mínima o nula entre el ciclo Lunar y el sueño, mientras que otros estudios han demostrado correlaciones en entornos controlados. Los hallazgos del documento del 27 de enero respaldan las observaciones existentes de que existe un vínculo, dijo Casiraghi. Sin embargo, señaló que el trabajo que hicieron él y sus compañeros científicos es distinto de las investigaciones anteriores por una diferencia fundamental en la metodología.

“Esta era la vida real”, dijo, refiriéndose a la parte del estudio que monitoreaba activamente a los participantes durante los ciclos lunares. Otros estudios se han centrado principalmente en análisis retrospectivos de datos de personas en laboratorios del sueño que estaban siendo evaluadas para diferentes propósitos de investigación.

El estudio consistió en analizar los patrones de sueño de tres comunidades indígenas Toba, también conocidas como pueblo Qom, en el noreste de Argentina: una rural sin acceso a electricidad, una segunda con acceso limitado y una tercera ubicada en un entorno urbano con acceso completo.

Horacio de la Iglesia, uno de los coautores del estudio y profesor de biología en la Universidad de Washington, dijo que las comunidades eran “ideales” para estudiar porque “todas son étnica y socioculturalmente homogéneas, por lo que se ha convertido en una excelente oportunidad para abordar preguntas sobre el sueño en diferentes niveles de urbanización sin otros efectos de confusión”.

Para rastrear el sueño, los participantes estaban equipados con monitores de muñeca que registraban la actividad y la información se recopilaba durante un período de uno a dos ciclos lunares.

Al principio, los investigadores plantearon la hipótesis de que el sueño probablemente se vería más afectado en la noche de Luna llena “porque sales y ves esta luz asombrosa”, dijo de la Iglesia. Se sabe que la exposición a la luz, aunque generalmente en cantidades más intensas que las que genera la Luna, tiene un efecto negativo sobre el sueño.

“Buscábamos ese hallazgo y descubrimos que ese no era el caso”, dijo de la Iglesia.

En cambio, los datos revelaron un patrón inusual de disminución de la calidad del sueño en las noches previas a la Luna llena, una tendencia que se observó en los tres grupos.

“Cuando encuentras lo que esperabas, normalmente dices: ‘Bueno, ¿es esto realmente cierto?’ “ él dijo. “Pero cuando encuentras algo que no esperabas, dices: ‘Bueno, esto es un fenómeno real’”.

Y las sorpresas siguieron llegando, dijo Casiraghi.

Aunque no formaba parte del plan original del estudio, los científicos también evaluaron los datos del sueño de 464 estudiantes universitarios del área de Seattle que se habían recopilado para otras investigaciones. La misma tendencia se observó en esa población, dijo Casiraghi.

“En el momento en que me quedé completamente asombrado fue cuando [miramos] los datos de los estudiantes”, dijo. “Este hermoso ritmo lunar surgió exactamente con la misma forma y fase que nuestros sujetos Toba-Qom. … Tuve que tomarme un par de días solo para hacerlo cinco veces seguidas para saber que estaba haciendo lo correcto”.

Sin embargo, lo que los datos no mostraron fue una respuesta clara a una pregunta crítica: ¿Por qué sucede esto?

La principal limitación es que no podemos establecer la causalidad”, dijo de la Iglesia. “No tenemos idea de cómo la Luna nos está haciendo esto”.

Eso no impidió que los investigadores ofrecieran algunas teorías. Una sugerencia está relacionada con la disponibilidad cambiante de la luz de la Luna a medida que avanza el ciclo lunar.

“Resulta que las noches que preceden a la Luna llena son las noches que tienen más disponibilidad de luz de Luna en la primera mitad de la noche”, dijo de la Iglesia. La Luna creciente no solo se vuelve más brillante a medida que se acerca a la Luna llena, sino que también suele salir al final de la tarde o temprano en la noche, exponiendo potencialmente a las personas a más luz. “Así que si estás despierto, esta disponibilidad de luz de Luna te mantendrá despierto durante la noche”.

Las observaciones sobre cuándo sale la Luna antes de la Luna llena y la luz adicional que puede estar disponible podrían “explicar en parte” las diferencias en el sueño, dijo Michael Smith, investigador postdoctoral de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania que publicó un artículo en 2014 en las fases lunares y el sueño.

Pero esa teoría podría no funcionar tan bien cuando se aplica a personas que viven en entornos urbanos que están expuestas a la luz artificial por la noche, que a menudo es más intensa que la luz de la Luna, dijo Mark Wu, profesor de neurología, medicina y neurociencia en la Universidad Johns Hopkins, quien no funcionó en el estudio. A lo sumo, la luz de la Luna produce alrededor de 0,1 lux, que es “muy bajo”, dijo Wu, y señaló que el fotorreceptor específico en el ojo humano que se cree que tiene una “vía especial y privilegiada hacia el sistema circadiano en el cerebro” detecta mucho más intensidades de luz.

“Si no hay luz, entonces [la luz de la Luna] puede ser significativa”, dijo. “Pero con la iluminación moderna, es esencialmente irrelevante”.

Los hallazgos de las poblaciones urbanas llevaron a los investigadores a incluir una “hipótesis subyacente” en el documento, dijo de la Iglesia, lo que sugiere que el patrón de sueño podría estar conectado a cambios en la atracción gravitacional de la Luna.

Es posible, dijo, que la atracción gravitacional de la Luna pueda hacer que las personas sean más sensibles a la disponibilidad de luz en la noche, ya sea artificial o natural. Pero Smith señaló que “la gravedad es en realidad una fuerza bastante débil en general”.

“Aunque estoy abierto a la idea de que al menos podría explicarlo en parte, definitivamente me gustaría ver más evidencia”, dijo Smith.

Casiraghi dijo que los investigadores planean “seguir estos caminos en estas preguntas, tratando de averiguar cuál es la fuerza que impulsa estos cambios”.

Aún así, de la Iglesia dijo que los hallazgos del estudio sugieren que el efecto de la Luna sobre el sueño es “tan sólido que incluso si no conocemos el mecanismo, aún podemos capitalizar el hallazgo”.

Para las personas que sufren de insomnio y tienen problemas para conciliar el sueño, de la Iglesia dijo que saber que su sueño puede ser peor en los días previos a la Luna llena podría ayudarlos a determinar en qué noches prestar más atención a una buena higiene del sueño.

Los expertos en sueño a menudo recomiendan reducir la exposición a la luz durante la noche, especialmente a la luz azul , que despierta el cerebro, provoca retrasos en el inicio del sueño y puede acortar el sueño.

Quizás más allá de las aplicaciones prácticas, dijo Casiraghi, los hallazgos del estudio pueden servir como un recordatorio del poder de la naturaleza.

Ya hay buena evidencia de que tratar de “luchar contra los ciclos ambientales y tratar de contraponer su voluntad de dormir en un momento diferente contra las señales naturales es realmente muy malo para la salud”, dijo. “Ahora tenemos más evidencia de que no se puede simplemente deshacerse de las señales ambientales”.

Traducido por Oswaldo González

Noticias relacionadas