• Las librerías de Caracas se juntan en un espacio en el que invitan al debate y la participación de lectores y libreros

Hay una novela que leí hace ya varios años y que quiero mencionar hoy. Es un libro que presté a un buen amigo y que después de un año me lo devolvió, pero primero lo llevó de paseo por gran parte de Guárico. Ese libro es Pedro Páramo (1955), del mexicano Juan Rulfo (1917-1986).

Casualmente vi hace poco un estado de una joven locutora de radio que mencionó la novela y aproveché la sincronía para recomendar esta gran obra literaria, a la que siempre vuelvo. 

Regreso a ella, porque al leerla Juan Rulfo me lleva a su mundo, ese que luego me cuesta abandonar. Me deja un vacío grato que irremediablemente me hará regresar.  

La muerte no es muerte en Pedro Páramo. Las  palabras de Rulfo logran transmitirla de una forma tan vehemente que me hace creer que estuvo en el inframundo antes de escribir este libro. 

Librerías venezolanas: ¿qué libros recomiendan? (2/5)
Nadie vino a verla. Así estuvo mejor. La muerte no se reparte como si fuera un bien. Nadie anda en busca de tristezas”. Cita de la novela Pedro Páramo, por Juan Rulfo.

Pero Pedro Páramo no solo aborda este tema, también narra la aniquilación de una sociedad que va desapareciendo gracias a la migración forzada de sus ciudadanos; fenómeno que es producido por el dominio y sometimiento de un solo hombre.

Recuerdo días en que Comala se llenó de ‘adioses’ y hasta nos parecía cosa alegre ir a despedir los que se iban. Y es que se iban con intenciones de volver. Nos dejaban encargadas sus cosas y su familia. Luego algunos mandaban por la familia aunque no por sus cosas. Yo me quedé porque no tenía adónde ir. Otros se quedaron esperando que Pedro Páramo muriera, pues según decían les había prometido heredarle sus bienes, y con esa esperanza vivieron todavía algunos. Pero pasaron años y años y él seguía vivo, siempre allí, como un espantapájaros frente a las tierras de la Media Luna”. Cita de la novela Pedro Páramo, por Juan Rulfo.

Un amigo (distinto al que le presté mi libro) me dijo hace ya casi 10 años atrás el secreto para leer Pedro Páramo (para entonces yo no la había leído) y ahora lo comparto con ustedes: “Escucha hablar a Juan Rulfo y te darás cuenta de que la voz, el acento y el tono del narrador de la novela son los mismos que los de su autor”. Así lo hice. 

De pocas palabras, preciso y directo, pausado, a veces respondía con un sí o un no, Juan Rulfo explica los inicios de su vida y de su carrera literaria en una entrevista con el gran Joaquín Soler Serrano (1919-2010). Narra cómo, con solo un libro de cuentos y una novela, logró “una reputación universal”. 

Sin más preámbulo, seguimos con las recomendaciones de este segundo artículo de la segunda temporada de “los libros de los libreros”. 

Sopa de Letras 

Andreína Melo:

Librerías venezolanas: ¿qué libros recomiendan? (2/5)

Aquello estaba deseando ocurrir de Leonardo Padura, publicado por Tusquets, es un libro que reúne trece relatos escritos entre 1985 y 2009. Son cuentos que viajan por Madrid, Angola, Italia y Miami, aunque Cuba siempre está presente con sus penurias económicas y políticas, sus relaciones interpersonales.  

Padura, como señala Carlos Zanón en El País: “Crea personajes atrapados por un destino que les supera y del que por su inevitabilidad ha acabado siendo olvidado. Personajes que tratan de no naufragar más allá de lo imprescindible entre el desamparo y la soledad, la aceptación de todas las derrotas y la imposibilidad de que las cosas cambien a menos que el azar tenga aquella noche los dados borrachos”.  

La lectura de estos cuentos no dejará indiferente a los venezolanos. Pareciera que Padura describe nuestro día a día, las familias desmembradas, el desasosiego de quienes vivimos aquí y los que están afuera. 

Comenta Nadal Saúl de El Cultural: “Este volumen gustará necesariamente a quien busque relatos bien contados  y sienta curiosidad por la relación que los cubanos (exiliados o no) han mantenido en el pasado con su compleja realidad”.

Kalathos

José Ramón Gutiérrez:

Librerías venezolanas: ¿qué libros recomiendan? (2/5)

El silencio de los abedules es una apasionante novela que se desarrolla en el siglo XIII, tiempo de catedrales, de traducción de libros olvidados, de trovadores y juglares. Ambiente medieval que vio nacer a las primeras universidades, en las que estudiantes de distintos reinos europeos se comunicaban en una misma lengua, el latín. 

En esa atmósfera tiene lugar la conmovedora historia de Jünger, estudiante alemán apasionado por el conocimiento quien, en medio del palpitante siglo que le tocó vivir, asiste a dos de las primeras universidades europeas, la de París y la de la Castellana ciudad de Palencia. Al mismo tiempo, Jünger se ve involucrado en insospechados sucesos, amores truncados y andanzas temerarias.

La novela combina personajes de ficción con personajes históricos. Acerca al lector a un periodo relevante de la Edad Media, en el que las universidades rivalizaban con la hegemonía que habían tenido los monasterios como principales depositarios del saber.

El Buscón 

Katyna Henríquez: 

Librerías venezolanas: ¿qué libros recomiendan? (2/5)

Martha Aceituno, autora venezolana residenciada en Panamá, nos ha sorprendido gratamente con el libro La valija mágica de mis abuelos. Editado en los talleres de la Editorial Arte, cuenta con las espectaculares ilustraciones de Carolina Pratto. 

La valija mágica de mis abuelos, texto e ilustración han recibido excelente acogida por los lectores y su calidad editorial la hace merecedora de estar presente en la próxima edición de la Feria del libro infantil de Bologna.

Se trata de un homenaje a todas aquellas familias venezolanas inmigrantes que están creciendo en otras latitudes pero, sobre todo, es una manera de honrar a todos aquellos abuelos que han visto a sus hijos y nietos partir; una generación de abuelos “huérfanos” que con sus valijas mágicas viajan por el mundo llenos de enseñanzas, anécdotas e historias para recordarnos siempre el valor de la familia y el amor por nuestras raíces.

Noticias relacionadas