• En la frontera venezolana los grupos irregulares intentan controlar las poblaciones y utilizan los pasos ilegales para actividades ilícitas. Foto principal: Juan Pablo Cohen

Las fronteras venezolanas son el escenario de innumerables conflictos, gran parte de ellos generados por los grupos irregulares armados y el Ejército venezolano. Estos grupos utilizan los pasos ilegales como un camino ideal para realizar actividades ilícitas. Las zonas fronterizas se han convertido en un campo de batalla y los pobladores sufren las consecuencias del narcotráfico, contrabando, trata de personas, sicariato, secuestros,  entre otros delitos. 

Venezuela tiene una frontera de más de 2.219 kilómetros con Colombia y 2.199 kilómetros con Brasil. En cada uno de los estados limítrofes (Zulia, Táchira, Apure, Amazonas, Bolívar) existen numerosos pasos ilegales por donde se intensifica el comercio ilegal y cuya ganancia contribuye al financiamiento de los grupos irregulares que hacen vida en estas zonas. 

La ONG Fundaredes documentó que en el estado Táchira existen al menos 250 pasos ilegales con Colombia. En Zulia hay 180 trochas y en Apure al menos 90. 

Los pasos ilegales propician la realización de actividades ilegales para el financiamiento de grupos irregulares. La ONG Fundaredes registró la presencia de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FPLN) y el Ejército de Liberación Popular (EPL), como principales grupos guerrilleros que hacen vida en la frontera entre Colombia y Venezuela. También existe presencia de grupos paramilitares como Los Rastrojos, Urabeños y Águilas Negras.

Narcotráfico y contrabando, el financiamiento de las guerrillas

Todos estos grupos irregulares utilizan las trochas como medio para realizar actividades ilegales, lo cual constituye una de sus principales formas de financiamiento. Juan Francisco García, coordinador de Fundaredes en Apure, explicó que la desprotección militar que existe en la frontera ha facilitado la proliferación de pasos ilegales. 

“Eso lo han aprovechado las mafias y los grupos irregulares que operan en la frontera para instalar una serie de trochas. Son un punto importante en el trasiego de cocaína de Colombia hacia Venezuela”, precisó para El Diario 

Sin embargo, el narcotráfico es solo una de las muchas actividades ilegales que se realizan a través de las trochas. El contrabando constituye también una forma importante de financiamiento. A través de estos caminos se trafica gasolina, comida, semillas, ganado y material estratégico como oro y coltán. Se trata de contrabandear cualquier producto cuyo precio sea mayor en Colombia. 

Afirma que a pesar de que la población ha denunciado ante las autoridades los delitos cometidos por estos grupos irregulares, las comunidades se ven obligadas a sostener una relación con ellos. 

“Ha existido una simbiosis de las comunidades con estos grupos porque de alguna manera los utilizan y aprovechan para sus actividades ilegales y de contrabando. No es que la población quiera hacerlo,  sino que se ha visto obligada a mantener una relación económica y cultural con esos grupos que están ahí”, precisa García.  

El coordinador de Fundaredes comenta que existen municipios y parroquias más afectadas que otras por el comercio ilegal a través de las trochas. La población Puerto Páez, de la parroquia Codazzi, en el municipio Pedro Camejo (Apure), posee una frontera importante con el Departamento del Vichada, en Colombia. En este municipio abundan las trochas y el contrabando de ganado, gasolina, comida y presuntamente es uno de los principales pasos para el narcotráfico. En el municipio Achaguas y Rómulo Gallegos, Fundaredes registró denuncias de contrabando de ganado de los hatos venezolanos al Departamento de Arauca, Colombia. 

Disputa por el dominio y el contrabando

En La Victoria, población que limita con el Departamento de Arauca, se encuentra bajo conflicto armado desde hace varios meses. Un grupo que se deslindó de las disidencias de las FARC se disputa el control de la zona y la actividad ilegal. 

Este conflicto armado entre el Ejército venezolano y el grupo guerrillero liderado por alias Farley ha causado el desplazamiento de más de 4.700 personas que habitaban en 10 poblaciones apureñas desde el domingo 21 de marzo. Los ciudadanos han huido en balsas a través del río Arauca. 

Los pobladores han sufrido allanamientos en sus hogares. Un batallón del Ejército venezolano y una oficina del Servicio de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) en La Victoria fueron bombardeados el pasado 24 de marzo. El conflicto armado, que no ha cesado, ha sido calificado como una “guerra híbrida” por parte de los defensores de derechos humanos.

Es una frontera por mucho tiempo muy caliente. Bastante complicada. Es donde mayor presión se registra de los grupos irregulares. Hay innumerables trochas que utilizan los grupos irregulares para el contrabando. Sin embargo, nosotros destacamos en este momento el conflicto de La Victoria y la disputa de este décimo frente de conflicto contra la disidencia de las FARC por el dominio y el contrabando en estas zonas específicamente”, aseveró García

Índice delictivo en la frontera

Las trochas en las zonas limítrofes propician también la comisión de delitos por parte de los grupos irregulares. La población civil y los comerciantes son los principales afectados por los crímenes ocurridos en la frontera. 

Una investigación de Fundaredes titulada “La Curva de la Violencia” reveló el índice de delitos cometidos en las fronteras. En la presentación del informe, Javier Tarazona, director de la ONG, explicó que en el año 2020 se registraron 1.613 homicidios en la frontera.

Homicidios por estado durante el año 2020

Zulia 604 casos
Bolívar 536 casos
Táchira: 249 casos
Falcón 167 casos
Apure 50 casos
Amazonas 7 casos

Además de los homicidios, en la frontera se registran otros delitos. La Curva de la Violencia documentó 208 secuestros o desapariciones durante el año 2020. La mayor cantidad de casos ocurrieron en el estado Táchira. Mientras que los casos documentados en el estado Falcón fueron en altamar. 

Secuestros o desapariciones por estado durante el año 2020

Táchira: 69
Bolívar: 56
Falcón 46
Zulia 36
Apure 16
Amazonas 2

En seis estados fronterizos se documentaron un total de 555 enfrentamientos, los cuales causaron la muerte de 855 personas durante el año 2020. 

Enfrentamientos por estado durante el año 2020

Zulia: 286 enfrentamientos – 454 personas asesinadas
Bolívar: 168 enfrentamientos – 233 personas asesinadas
Falcón: 50 enfrentamientos – 59 personas asesinadas
Táchira: 46 enfrentamientos – 82 personas asesinadas
Apure: 4 enfrentamientos – 26 personas asesinadas

Pasos ilegales por motivos humanitarios

Juan Francisco García, coordinador de Fundaredes en Apure, explica que a pesar del número de desplazados que se registra en Arauquita (Colombia) por los recientes enfrentamientos en La Victoria, es mayor el número de personas que han usado las trochas por la necesidad de recibir atención médica, educación o mejor calidad de vida debido a que Venezuela atraviesa por una crisis humanitaria compleja. 

“Creo que la gente ha salido más por la crisis humanitaria compleja que vive el país, la escasez de comida, de atención, falta de medicinas, que por la misma situación de la violencia en venezuela, habrán algunos casos. Lamentablemente nuestra población ha sido sometida y tienen un ritmo de aceptación de esa situación”, afirma. 

Más de 1.700.000 migrantes venezolanos se encuentran en Colombia, de los cuales 770.000 están en situación regular, según cifras de Migración Colombia de agosto 2020. La Agencia de la Organización de las Naciones Unidas (Acnur) registró desde 2018 hasta junio de 2020 un total de 134.000 refugiados venezolanos. 

Trochas en Venezuela
Foto: Isaac Paniza

La crisis en Venezuela ha llevado a los ciudadanos a cruzar la frontera para buscar mejores opciones. Sin embargo, desde el inicio de la pandemia y el cierre de los pasos fronterizos, los venezolanos han utilizado las trochas como un mecanismo para poder migrar al país vecino. El paso por estos caminos ilegales viene acompañado de un precio que cada migrante debe pagar a los grupos irregulares que dominan estos trayectos. Los costos oscilan entre 15 o 30 dólares por persona, según información publicada por la agencia de noticias EFE. 

Las trochas en Venezuela y la actividad de las guerrillas impiden que los ciudadanos que habitan en zonas limítrofes tengan tranquilidad. Las personas deben lidiar con las actividades ilegales de los grupos armados a través de las trochas bajo la mirada indiferente del Estado. 

Noticias relacionadas