• En menos de 24 horas este poder destituyó a la Corte Suprema de Justicia y al fiscal general de la República. Ambas medidas atentan contra la separación de poderes y el Estado de derecho, de acuerdo con organismos internacionales. Foto: EFE

El Salvador atraviesa una crisis política. La noche de este sábado 1° de mayo la Asamblea Legislativa, controlada por el partido del presidente Nayib Bukele, Nuevas Ideas, aprobó una serie de destituciones que atentan contra el Estado de derecho y la separación de poderes, de acuerdo con organismos internacionales.

En El Diario te explicamos qué originó la situación que mantiene al país centroaméricano en crisis.

Destitución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia

En su primer día, la nueva Asamblea Legislativa de El Salvador, destituyó a los magistrados propietarios y suplentes de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por supuestamente cometer «fraude a la constitución» y violar la separación de poderes.

La destitución, que deja incompleta y sin presidente al órgano Judicial, fue aprobada por 64 votos de los 84 diputados, todos del oficialismo.

Los votos fueron dados por los partidos Nuevas Ideas (NI), Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Partido de Concertación Nacional (PCN).

Los magistrados destituidos son el presidente de la Sala de lo Constitucional y de la CSJ, Jose Armando Pineda. También los magistrados propietarios Aldo Enrique Cáder, Carlos Sergio Avilés, Carlos Ernesto Sánchez y Marina de Jesús Marenco.

Además de los suplentes Rogel Zepeda, José Cristóbal Reyes, Jorge Alfonso Quinteros, José Luis Lobo Castelar y Sonia Elizabeth Cortez de Madriz.

¿Quién impulsó la destitución?

La iniciativa fue introducida por la primera vicepresidenta y exministra de Cultura del gobierno de Nayib Bukele, Suecy Callejas, con dispensa de trámites.

Crisis en El Salvador

En el documento, la diputada señala a los magistrados de cometer «fraude a la constitución» y de ejercer funciones atribuidas al gobierno por sus sentencias sobre el manejo de la pandemia del covid-19.

También señala que los magistrados tuvieron una «arrogante intromisión» y una «interferencia abusiva» con dichos fallos.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, acusó en más de una ocasión a los jueces constitucionales de retirarle facultades para atender la pandemia de la covid-19.

El 9 de agosto de 2020, Bukele dijo en una cadena nacional de medios de comunicación que, «si fuera de verdad un dictador», hubiese fusilado a los magistrados constitucionales de la Corte Suprema por declarar inconstitucionales los decretos emitidos en el marco del confinamiento por la pandemia del covid-19.

«Los hubiera fusilado a todos o algo así, si fuera de verdad un dictador. Salvar mil vida a cambio de cinco», dijo en referencia a los cinco jueces de la Sala de lo Constitucional.

El Supremo de El Salvador declara inconstitucional la destitución

Horas más tarde, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador declaró inconstitucional la decisión de la Asamblea Legislativa de destituir a sus magistrados por violar el sistema de gobierno.

Asamblea Legislativa de El Salvador. Foto: EFE

Los magistrados, cuya destitución votaron 64 legisladores oficialistas de los 84 diputados del Congreso, señalaron que la medida «viola la forma de gobierno republicana, democrática y representativa y el sistema político pluralista» establecido en el artículo 85 de la Constitución.

«Esto se debe a que, con una marcada intención de suprimir los controles efectivos hacia el Órgano Ejecutivo y Legislativo, incide negativamente en el control del ejercicio del poder que efectúa esta sala», señalaron los magistrados en un fallo dado a conocer poco tiempo después de que se votó su destitución.

Señalaron que la labor de control es necesario «para la defensa y garantía del elemento sustancial de una democracia». Y «para asegurar una democracia representativa compatible con la Constitución».

Destitución del fiscal general de El Salvador

Durante la misma sesión, la Asamblea Legislativa de El Salvador destituyó al fiscal general, Raúl Melara, por supuestamente tener vínculos con un partido opositor.

La iniciativa no se encontraba en agenda y no fue discutida por ninguna comisión. Fue aprobada por 64 votos de los partidos Nuevas Ideas (NI), Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Partido Demócrata Cristiano (PDC) y Partido de Concertación Nacional (PCN).

Melara asumió como fiscal general en enero de 2019 para un periodo de tres años. Con la opción de buscar la reelección.

En su lugar, el Legislativo nombró a Rodolfo Delgado, quien serpa fiscal general por periodo menor a un año.

Lo que dijo Bukele

Luego de la primera sesió de la Asamblea Legislativa, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se mostró satisfecho con los resultados.

Falta mucho por cambiar en nuestro país, pero está claro que no pueden hacerlo todo en un día. Sé que la mayoría del pueblo salvadoreño espera con ansias la segunda plenaria», aseguró.

Piden medidas cautelaras a la CIDH

La abogada salvadoreña Ruth Eleonora López pidió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dictar «medidas cautelares urgentes» ante la decisión de la Asamblea Legislativa de destituir a magistrados de la Sala de lo Constitucional.

He remitido esta noche (del sábado) a la CIDH una solicitud de Medidas Cautelares Urgentes para El Salvador ante las graves violaciones a los derechos ocurridas este día», aseguró en Twitter la abogada.

La letrada compartió parte de su escrito en el que pide que la Asamblea Legislativa derogue el decreto de destitución de los magistrados constitucionales y de nombramiento de otros funcionarios para sustituirlos.

Además solicitó que se instale una sala del organismo para dar seguimiento a la «sujeción de los órganos Ejecutivo y Legislativo a las decisiones de los órganos de control», particularmente al Judicial.

Noticias relacionadas