• Ceremonias de protesta planificadas intensifican la lucha entre los progresistas alemanes y el Vaticano

Esta es una traducción hecha por El Diario de la nota German Catholic Priests Defy Pope Francis With Public Blessings of Gay Couplesve Instagram Accounts?, original de The Wall Street Journal.

El clero católico se está preparando para bendecir a las parejas homosexuales en toda Alemania en desafío a una reciente prohibición del Vaticano sobre la práctica, como última señal de hasta qué punto los católicos alemanes liberales están pasando los límites de la autoridad y las enseñanzas del Vaticano para forjar una versión más progresista de su iglesia.

Los sacerdotes y algunos ministros laicos están planeando ceremonias coordinadas para bendecir las relaciones homosexuales en unas 100 iglesias católicas y otros lugares en Alemania, incluida la Catedral de Essen, durante los próximos días, la mayoría de ellos el lunes. Casi 20 eventos se transmitirán en vivo.

Tales bendiciones se han vuelto comunes durante la última década en Alemania y algunas otras partes del norte de Europa, pero por lo general se han llevado a cabo en silencio, en lugares distintos a las iglesias. Las ceremonias altamente visibles del lunes marcarán una protesta contra una declaración del Vaticano en marzo , aprobada por el papa Francisco, que prohíbe la bendición de las relaciones entre personas del mismo sexo con el argumento de que Dios “no puede bendecir el pecado”.

El reverendo Christian Olding bendice la boda civil de Lennart (derecha) y Holger Woltering en diciembre de 2017 en Mülheim an der Ruhr, Alemania. Los tres participarán en un evento en toda Alemania el lunes para protestar contra la reciente prohibición del Vaticano sobre las bendiciones de las relaciones entre personas del mismo sexo. FOTO: BERND WOLTERING

“Siempre ha sido un poco un secreto”, dijo el reverendo Christian Olding, un sacerdote católico de la ciudad noroccidental de Geldern, quien dice que ha bendecido a unas 10 parejas del mismo sexo en los últimos ocho años. “Esta es la primera vez que vamos por este camino en la sociedad, para hacerlo visiblemente para todos”.

Desde su elección en 2013, el papa Francisco se ha enfrentado a la profundización de las divisiones en la Iglesia católica mundial entre los conservadores, incluidos los de EE UU y África, que se sienten incómodos con su enfoque más liberal de asuntos como el divorcio y la homosexualidad, y los progresistas, con Alemania a la vanguardia, que están impacientes con lo que ven como una renuencia a respaldar un cambio sustancial.

La prohibición de las bendiciones homosexuales por parte de la oficina doctrinal del Vaticano fue vista en Alemania como un ejemplo de esa resistencia al cambio. Los funcionarios del Vaticano están ansiosos por un sínodo nacional de católicos alemanes, en marcha desde el año pasado, que está debatiendo una serie de reformas, incluida la ordenación de mujeres, un mayor papel de los laicos en el gobierno de la Iglesia y la revisión de la enseñanza sobre la homosexualidad.

Los obispos conservadores de Alemania, Estados Unidos y otros lugares han advertido que tales cambios podrían conducir a un cisma en la Iglesia universal. El papa Francisco y los funcionarios del Vaticano han advertido más de una vez a los líderes de la iglesia alemana que no sigan su propio camino.

El sínodo alemán “es un instrumento para adaptar la enseñanza de la Iglesia católica a las demandas del mundo occidental que se ha alejado en gran medida de Dios. No respeta la tradición apostólica ni parece preocuparse por la mayoría de los creyentes fieles de la Iglesia universal ”, dijo Gabriele Kuby, escritora y socióloga alemana.

Matthias Kopp, portavoz de la Conferencia Episcopal Alemana, dijo que tales críticas reflejaban una falta de comprensión de los objetivos y procedimientos del sínodo.

“Nuestro vínculo con Roma y el Santo Padre es muy estrecho”, dijo Kopp. “La iglesia en Alemania es una parte integral de la Iglesia universal”.

El reverendo Armin Nagel (izquierda) bendice la boda civil de Volker Nagel (derecha) y Andreas Pfau en Mengen, Alemania, en noviembre de 2018. El sacerdote bendecirá a la pareja nuevamente en el evento que se celebra en toda Alemania el lunes. FOTO: SUSI KLOPFER

El documento del Vaticano sobre las bendiciones de los homosexuales, destinado a poner a los alemanes en línea, ha sacado a la luz el conflicto.

Varios obispos alemanes, incluido el presidente de la conferencia nacional de obispos, Georg Bätzing de Limburg, criticaron el documento, al igual que un grupo de más de 200 teólogos prominentes. Las iglesias católicas colgaban banderas del arco iris del orgullo de sus fachadas o campanarios, hasta entonces una práctica poco común. Más de 700 sacerdotes y diáconos firmaron una petición, junto con miles de funcionarios laicos de la iglesia, insistiendo en que no rechazarían una bendición si lo solicitaban parejas homosexuales.

Algunos católicos progresistas dicen que el documento del Vaticano ha cambiado su imagen del papa Francisco, quien hasta hace poco era conocido por sus palabras y gestos conciliadores hacia los homosexuales, siendo el más famoso su comentario sobre los sacerdotes homosexuales: “¿Quién soy yo para juzgar?”

“Quizás el papa no tenga la fuerza para ir más allá”, dijo Volker Nagel, un empleado bancario que vive en la ciudad de Worndorf, en el sur de Alemania. “Todos esperaban que algo en la Iglesia cambiara con el papa Francisco, pero hasta ahora no ha sucedido nada”. El matrimonio de Nagel en 2018 con Andreas Pfau será bendecido por segunda vez el lunes por su hermano, el reverendo Armin Nagel.

Los conservadores ven el evento del 10 de mayo como una peligrosa demostración de desobediencia a la autoridad de la Iglesia.

“Es un escándalo enorme, una señal aterradora de herejía, cisma y el colapso de la iglesia”, dijo el cardenal alemán Walter Brandmüller, quien está jubilado y vive en el Vaticano.

“Los sacerdotes, durante su ordenación al sacerdocio, prometen al obispo enseñar verdaderamente la fe católica y ahora están actuando en contra de esa promesa”, dijo Helmut Hoping, profesor de teología en la Universidad de Friburgo. “Regresar ya no es una posibilidad… esta será una práctica normal en las parroquias para ofrecer servicios de bendición para parejas homosexuales”.

Los principales obispos alemanes no han respaldado la protesta planeada para el lunes. El obispo Bätzing dijo que las bendiciones “no son adecuadas como instrumento de manifestaciones políticas eclesiásticas o acciones de protesta”. Pero no han amenazado con disciplinar al clero que participe.

El padre superior de Olding, Felix Genn de Münster, ha dicho que no castigará a los sacerdotes que bendigan a las parejas del mismo sexo.

El Vaticano no respondió a las solicitudes de comentarios.

Klaus Nelissen, uno de los organizadores de las bendiciones en toda Alemania, dijo que se eligió el lunes porque es tradicionalmente un día libre para los sacerdotes. “Ningún obispo puede decirles que no lo hagan, ya que lo están haciendo en su propio tiempo”, dijo Nelissen.

Es probable que el sínodo alemán, que se reúna nuevamente este otoño y concluya en octubre de 2022, vote por las bendiciones para las parejas del mismo sexo, dijo Joachim Frank, un periodista que ocupa un puesto de liderazgo en el Comité Central de Católicos Alemanes. El cuerpo laico dirige el sínodo junto con la conferencia de obispos alemanes.

Frank dice que no está tan claro si las bendiciones para personas del mismo sexo pueden obtener el apoyo de dos tercios de los obispos, necesarios para aprobar las resoluciones finales. Pero él cree que los sacerdotes continuarán realizando tales bendiciones independientemente y que los católicos alemanes continuarán presionando por otros cambios progresistas, como el clero femenino.

“La discusión actual podría conducir a un desarrollo histórico: el reconocimiento verdaderamente positivo de la sexualidad responsable en la Iglesia católica de Alemania”, dijo Birgit Mock, vicepresidenta de la Federación de Mujeres Católicas Alemanas, quien codirige la sección del sínodo sobre sexualidad.

El papa Francisco ha creado una nueva atmósfera de apertura para discutir el cambio, a pesar de su cautela reflejada en el documento del Vaticano sobre las bendiciones de los homosexuales, dijo Frank.

“Este es el punto crucial sobre el cambio histórico bajo el papa Francisco”, dijo Frank: “Estas discusiones son insuperables”.

Traducido por Oswaldo González

Noticias relacionadas