• Pedro Castillo obtuvo el porcentaje más alto, con un 50,126% de los votos. Keiko Fujimori, la segunda en la contienda, denunció fraude en un primer momento y espera los anuncios de las autoridades. Una vez los órganos electorales se pronuncien, el ganador podrá tomar posesión el próximo 28 de julio | Foto: Efe.

Luego del cierre de la segunda vuelta de las elecciones, Perú sigue sin conocer quién será el próximo presidente de esa nación para el periodo 2021-2026. La Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú (ONPE) escrutó el 100% de las actas y, aunque Pedro Castillo lidera los comicios con el 50,126% de los votos, aún no puede declararse como ganador. 

Esto a propósito de que Keiko Fujimori, segunda en la contienda con 49,874%, solicitó la impugnación de 800 actas, unos 200.000 votos, pues denunció fraude durante el proceso.

De acuerdo con la legislatura sobre las elecciones de Perú, un nuevo gobierno debe ser instalado el 28 de julio. Para que se elija un ganador y que posteriormente sea designado como presidente, esas solicitudes de fraude se deben resolver ante las instancias correspondientes.

El candidato del Partido Político Nacional Perú Libre obtuvo 8,836,380 votos y la candidata de Fuerza Popular logró 8,792,117 votos en los comicios del 6 de junio de junio, la diferencia entre ambos es de poco más de 44 mil votos. El 6 de julio se conoció que todas las actas fueron contadas.

A la espera de las autoridades por las denuncias de irregularidades

Aún conociendo los últimos reportes de la ONPE, el partido político de Fujimori mantiene su postura de fraude en las elecciones de Perú e introdujo un total de 945 solicitudes de nulidad. De este total, solo 135 se recibieron en el plazo reglamentario. El resto, fueron presentadas a destiempo y no se cumplió con el pago de las tasas exigidas, reseña BBC Mundo.

No obstante, la mayoría de estas fueron rechazadas por los jurados electorales especiales (JEE), encargados de hacerle frente a esas denuncias. Fuerza Popular trató de apelar la mayoría de las decisiones y luego pasaron a manos del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), la autoridad electoral oficial en Perú. Todavía quedan por resolver 200 apelaciones, por eso no se ha conocido quién ganó la contienda electoral.

No solo Fuerza Popular presentó pedidos de nulidad, pues Perú Libre también lo hizo, con 148. Solo 14 de estas entraron en el periodo de tiempo reglamentario.

Foto: Reuters.

Tras conocer las decisiones del JNE, estas pasarán los resultados a manos de los JEE para proceder a proclamar individualmente los ganadores en las regiones implicadas en los casos de supuesto fraude. Finalmente, la máxima autoridad electoral de Perú podrá consolidar los resultados, anunciar a los ganadores y otorgar las credenciales correspondientes al presidente y vicepresidente.

27 de los 60 jurados especiales electorales ya proclamaron sus resultados oficiales. Una vez culmine todo el proceso, no habrá instancia a la cual Keiko Fujimori pueda acudir. Se estima que para antes de la instalación requerida del nuevo gobierno se conozcan los resultados definitivos.

Una espera prolongada

La tardanza en conocer los resultados se debe a los lapsos que cada organismo tiene para tomar las decisiones adecuadas. En primera instancia, tienen tres días para decidir si aceptan los pedidos de nulidad. Otros tres días para apelar la decisión y finalmente el JNE tres días más para resolver en última instancia cualquier recurso.

Además, se le agrega el tiempo previo del escrutinio de los votos, que sumó 11 días entre denuncias de fraude y victorias tempranas. En un primer momento, Keiko Fujimori tenía la ventaja, y luego Pedro Castillo. Este último se autodenominó presidente de Perú en sus perfiles de redes sociales al conocer que lleva la delantera en la contienda.

Keiko trata de hacer tiempo y pidió el 5 de julio desde Lima al JNE que no se convalide un “candidato ilegítimo”. Aunque tanto el partido Fuerza Popular como Perú Libre están siendo investigados por presuntos desvíos de fondos y lavado de dinero en las campañas electorales, esto no influirá en el tiempo previsto para anunciar e instalar un nuevo gobierno.

Crisis política, uno de los primeros retos del nuevo gobierno

El ganador y nuevo presidente tendrá la tarea de tratar la crisis política y social que existe en Perú. En los últimos cinco años, ningún presidente ha logrado terminar su mandato sin que lo destituyan o lo lleven a abandonar su cargo debido a investigaciones sobre corrupción y desvío de fondos.

Durante los últimos 30 años, el país andino tiene en su haber a seis expresidentes acusados por actos de corrupción: Alberto Fujimori, Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuzynski y Martín Vizcarra.

El 10 de noviembre de 2020, al entonces presidente Martín Vizcarra, lo destituyó el Congreso. El Poder Legislativo declaró que estuvo incapacitado moralmente para ejercer el cargo, luego de un juicio político. Manuel Merino asumió la presidencia.

Este hecho generó protestas y un descontento social considerable. Tras las presiones, el 15 de noviembre de 2020, abandonó el cargo y se designó en esa tribuna al nuevo presidente que actualmente ostenta el cargo: Francisco Sagasti.

Foto: Efe.

Así, Pedro Castillo se perfila como el sucesor de Sagasti y sus políticas están orientadas en áreas principalmente sociales y a su vez conservadores, excluyendo temas como el matrimonio igualitario o la legalización de la marihuana de su agenda.

Tras la caída del 11% en el último año, en 2021 se prevé que Perú incremente su Producto Interno Bruto (PIB) un 10%. Hasta 2024, también tendrá un crecimiento promedio de 4,5%; reseña Efe.

Con una economía creciente, ya sea Pedro Castillo o Keiko Fujimori quien triunfe, tendrá a la mano las herramientas para tomar las medidas políticas, económicas y sociales necesarias para recuperar a un Perú golpeado por las constantes pugnas políticas de los últimos años, y desde el 2020, por la pandemia por covid-19.

Noticias relacionadas