• A través del mecanismo de los Derechos Especiales de Giro el país podría obtener unos 5 millardos de dólares equivalentes a cerca de la mitad del total de las reservas internacionales

Uno de los puntos que será abordado como parte de la mesa de diálogo que iniciaron representantes de la Plataforma Unitaria, encabezada por Juan Guaidó, y el régimen de Nicolás Maduro es el acceso a los Derechos Especiales de Giro (DEG) de Venezuela en el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estos fondos, tal y como los define el propio organismo multilateral, son un activo de reserva internacional que pueden brindar liquidez y complementar las reservas internacionales de un país, especialmente en momentos de crisis económica.

“El DEG no es ni una moneda ni un crédito frente al FMI. Más bien representa un derecho potencial frente a las monedas de libre uso de los países miembros del FMI. El DEG se puede canjear por monedas de libre uso”, refiere el portal web del FMI.

Equivalencia. Un DEG equivale actualmente a 1,42 dólares.

Para tener acceso a este instrumento, los países deben contar con la aprobación de al menos 85% de la Junta de Gobernadores. Una vez superada esta votación, los recursos son transferidos al país que los solicitó.

En el caso venezolano, según las cifras publicadas por el propio FMI, el país cuenta con 6.1 millardos de DEG equivalentes a poco más de 8 millardos de dólares.

Pese a esto, Venezuela en estos momentos no tiene acceso a esos recursos y a otras fuentes de financiamiento internacional debido a la falta de reconocimiento internacional al gobierno de Nicolás Maduro.

Esta situación se vio reflejada en abril de este año cuando el régimen venezolano realizó una solicitud formal para acceder a 5 millardos de dólares en DEG y su requerimiento fue denegado por el organismo.

“La actual crisis política en Venezuela ha llevado a una falta de claridad en la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI, sobre el reconocimiento oficial del gobierno”, expresó en esa oportunidad el portavoz del organismo, Gerry Rice, quien agregó que el país tampoco podrá acceder a otras vías de financiamiento del FMI hasta que se aclare la legitimidad del gobierno.

La falta de reconocimiento surge a raíz de que Estados Unidos, uno de los países con mayor peso en el Fondo Monetario Internacional, así como otros 50 Estados expresaron su respaldo al gobierno interino presidido por Juan Guaidó.

Acceso a los fondos

Remesas en Venezuela

Josymar Wanderlinder, economista del departamento de investigación económica de la firma Econométrica, comenta para El Diario que antes de que Venezuela pueda tener acceso a los DEG deben darse una serie de condiciones que considera son imprescindibles.

La primera de ellas es que, producto de las negociaciones, el régimen de Nicolás Maduro obtenga legitimidad internacional y que esta sea avalada por el gobierno de Estados Unidos.

Es factible que Venezuela pueda tener acceso a los DEG del FMI, sin embargo, es complicado. Uno de los requisitos es que se logre legitimar y darle reconocimiento al gobierno de Nicolás Maduro y que ese reconocimiento trascienda más allá de la mesa de negociación y sea respaldado por el FMI y países como Estados Unidos”, apunta Wanderlinder. Josymar Wanderlinder, economista

La experta sostiene que este aspecto puede ser el más complejo de todos, pues supondría que la Administración estadounidense de un giro de 180 grados en su política con respecto a Venezuela. 

Plantea también que es necesario que se negocie el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre Venezuela, debido a que este es un paso fundamental para que el país pueda acceder a los fondos.

Wanderlinder considera que todos estos aspectos deben estar siendo abordados en las negociaciones de México y especula que esta sería una de las razones del por qué la página del Banco Central de Venezuela (BCV) reflejó un aumento de 5 millardos de dólares en las reservas internacionales.

“Por algo han estado reflejando ese dinero en las reservas internacionales a través de las cifras del BCV, seguramente han conversado algo que aún no es de conocimiento público y que los hace pensar que van a poder manejar ese dinero en el corto plazo”, afirma.

Liquidez inmediata

La economista asegura que en caso de que los representantes de la Plataforma Unitaria y el régimen de Nicolás Maduro logren alcanzar un acuerdo en México, Venezuela podría disponer de los recursos en un corto lapso.

Explica que esto es debido a que los DEG son un activo líquido, es decir, que pueden ser convertidos en dinero muy fácilmente.

“Una vez que se logre alcanzar un acuerdo, que quizás ese podría ser el proceso más lento  y que podría demorar días o incluso meses, Venezuela podrá disponer de los DEG casi de forma inmediata”, indica.

Este señalamiento es similar a lo expresado por el propio FMI, el cual detalla que las operaciones de canje de los Derechos Especiales de Giro solo pueden ser llevadas a cabo por los Bancos Centrales de los países miembros.

Para llevar a cabo esta operación pueden recurrir a otro banco central o bien acudir al propio FMI, o al Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés) para intercambiar sus DEG por dólares, yenes, euros, libras esterlinas o yuanes.

Pandemia

Como parte de la ayuda prestada por el Fondo Monetario Internacional a sus miembros durante la crisis económica ocasionada por la pandemia de covid 19, el organismo aprobó un desembolso de 650 millardos de dólares.

El monto significó una cifra récord para el FMI, debido a que representó más del doble del total de los recursos dispuestos durante la crisis económica del año 2008.

“La asignación de DEG beneficiará a todos los países miembros, abordará la necesidad de reservas a escala mundial y a largo plazo, generará confianza y promoverá la resiliencia y estabilidad de la economía mundial. En particular, ayudará a los países miembros más vulnerables que están luchando contra los estragos de la crisis provocada por la covid 19”, afirmó la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

Sin embargo, pese a que a Venezuela le correspondía recibir unos 5.1 millardos de dólares, no formó parte de los países que fueron beneficiados con esta medida.

¿Cómo se manejarán los fondos?

Un aspecto a considerar al hablar de los DEG y la posibilidad de que Venezuela pueda acceder a ellos es el uso que se le dará a esos recursos tomando en cuenta que estos suponen casi la mitad de las reservas internacionales.

En tal sentido, Wanderlinder plantea que estos preferiblemente deberían ser destinados a atender la crisis sanitaria que afronta el país, la cual se ha recrudecido como consecuencia de la pandemia de covid-19.

“Lo más razonable es que ese dinero sea destinado para darle solución a la crisis que atraviesa Venezuela en materia sanitaria. Sería maravilloso que se utilizara para equipar hospitales y poder traer vacunas necesarias para inmunizar a toda la población”, apunta.

Asimismo, considera que lo ideal es que los fondos sean administrados por mediadores tanto de la oposición como del régimen debido a que esto permitiría evitar cualquier tipo de desvío de dinero.

Destaca que en estos momentos todos los escenarios son hipotéticos, pues el resultado dependerá de los acuerdos que se logren en México entre ambas partes y de la postura que asuman tanto Estados Unidos como el Fondo Monetario Internacional ante los resultados del diálogo.

Estamos ante puros escenarios hipotéticos porque todo va a depender de lo que se negocie, los acuerdos que se alcancen en México y las posturas que asuman tanto Estados Unidos como el FMI. Hay que recordar que esto no se trata solamente de un tema de reconocimiento al gobierno, sino también un tema de sanciones ejecutivas que pesan sobre Venezuela” Josymar Wanderlinder, economista

Wanderlinder concluye que es necesario esperar a que avancen las conversaciones entre la oposición y el régimen para conocer cuáles serán sus resultados, pues recuerda que en el pasado procesos similares no generaron ningún fruto.

“Es importante destacar que esta no es la primera oportunidad que se realiza una mesa de diálogo en la que luego de meses de negociación no se alcanza ninguno de los objetivos planteados en un principio. Toca esperar para ver si de esta realmente vamos a obtener algún resultado positivo o si, por el contrario, todo se mantendrá igual a como estaba previo al inicio del diálogo”, concluye.

Noticias relacionadas