• En promedio se requieren 3.200 dólares para rehacer el motor de un vehículo en un taller mecánico. Para la mayoría de los venezolanos es sencillamente imposible reparar un carro. Foto: Jesús Herrera

Alberto Ochoa se quitó el tapabocas para tomar un poco de aire. Un acto sencillo, pero muy riesgoso, sobre todo cuando se está viajando en el Metro de Caracas, un caldo de cultivo en pandemia. 

Estaba mareado y una bocanada de aire caliente le ayudaría a aguantar un poco más antes de bajarse, como cada dos semanas, en la estación Capitolio.

No tiene de otra, como él mismo dice. Es la única manera en la que puede trasladarse a Quinta Crespo, lugar al que asiste regularmente. Allí compra lo necesario para reponer la comida de su casa, ubicada en el oeste de la ciudad. 

La travesía -que supone transportarse en el subterráneo, además de agarrar una o dos camionetas que lo dejen más o menos cerca del populoso mercado municipal- hubiera sido muy fácil si tuviese su carro. Pero no puede. Está accidentado desde hace cuatro años porque le saltó la cadena de tiempos, y con su sueldo de dólar y medio es imposible que pague su reparación.

Reparar un automóvil en la actualidad es una ardua inversión en Venezuela que, por cosas lógicas, no todos pueden hacer. Aunado al extenuante costo de los repuestos, los cuales son traídos del exterior en su totalidad, está la mano de obra del mecánico, que también es un “golpe al bolsillo”. 

”He intentado varias veces poner operativo el carro pero no he podido. Los mecánicos me cobran muy caro y sin contar con los cangrejos (problemas) que le van a salir si prende”, comentó Ochoa en declaraciones para El Diario

Para Ochoa, que ya roza los 70 años de edad, resulta incómodo tener que someterse al transporte público, no por gusto, sino por necesidad. Comenta que él antes hacía transporte ejecutivo y con eso ayudaba a paliar la crisis en su casa. 

A mi edad me resulta bastante difícil tener que ir a comprar la comida para la casa a pie. Además de que no hay transporte, la pandemia no se calma, y ni hablar de los delincuentes que te quieren arrancar las bolsas”, expuso.
“Tendré que acostumbrarme al metro”: la conclusión de un adulto mayor de Caracas que no tiene recursos para reparar su carro
Hay muchos carros abandonados en las calles de Venezuela debido al alto costo de repararlos. Foto: Jesús Herrera. 

3.200 dólares en promedio en un taller mecánico

Para intentar conocer cuánto cuesta reparar un carro a nivel profesional, el equipo de El Diario conversó con Gino Fileri, presidente de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos. 

Según precisó, el trabajo de un motor completo, en el supuesto de que, como sucede con Ochoa, salte la cadena de tiempos; en promedio oscila sobre los 2.600 y 3.200 dólares estadounidenses, entre rectificación, mano de obra, reparación y repuestos.

Aclara que en los talleres mecánicos, además de que son profesionales, cuentan con los equipos necesarios que garantizan la reparación adecuada de un automóvil. Eso, más el hecho de que trabajan dentro de un local, agrega ceros al monto final.

Y justo por eso, cuestiona a los mecánicos informales, quienes a pesar de tener los conocimientos “cobran igual” sin tener la maquinaria necesaria para el trabajo profesionalmente. 

Este es un problema porque estamos hablando de la informalidad. Justamente, ahí están cobrando lo mismo, pero no están dando el mismo servicio ni la misma calidad. No es la misma estructura, incluso en el tema de las reparaciones, porque no tienen los equipos especiales”, comentó.

A su juicio, también hay un problema ambiental. Explica que en los talleres mecánicos hay un sistema ecológico para recolectar los aceites quemados, propios de cuando se efectúa un cambio de lubricantes de motor. Estos, indica, no son debidamente procesados como lo exige la regulación. “Y eso está sucediendo por la informalidad del sector”.

Los talleres, dice, “cumplimos con los impuestos municipales y todas las responsabilidades de impuestos a nivel nacional”. “Un taller mecánico ahorita es una empresa, un mecánico es contribuyente especial, hay talleres mecánicos que solo trabajan para asesorar jurídicos y personal, entonces tienes que tener una caja fiscal y eso cuesta plata y también genera un gasto”, añadió.

Fileri sostiene que los talleres mecánicos tienen un espacio adecuado, así como seguridad laboral, industrial y “toda una serie de requisitos” propicios para poder operar. Sin embargo, comenta que ahora se ve que están reparando los carros en las calles y en las aceras.

Eso es debido, según el líder gremial, a que el cliente está comprando el repuesto al detal o fuera del país, donde su costo es menor. “Lo está pagando de una manera informal, porque no está pagando impuestos”, indicó.

“No vas a tener el mismo costo dentro de un taller mecánico que va a tener un margen de ganancias sobre el repuestos o un margen de ganancias sobre la reparación, pero no tiene esa garantía”, apuntó. 

“Cobramos por lo menos la mitad”

El equipo de El Diario también consultó a Rafael Piñero*, un mecánico informal, para conocer su versión. Asegura que aunque no cuenta con las herramientas de un taller, “la calidad sí está garantizada”. 

“No es cierto que no hay calidad en nuestros servicios. Yo por ejemplo sé hasta dónde debo meterme y si veo que hay algo que necesita más pericia, prefiero hablar con la verdad”, estimó.

Para conocer los precios de sus servicios, trajimos de nuevo el ejemplo de una cadena de tiempos y lo que eso supone para un motor. No dijo una cifra exacta. “La mitad”, chamuscó, al mencionarle el costo mencionado por Gino Fileri antes. 

“Pero eso también depende”, aclara, “de si doblaron las válvulas o no, porque si eso pasó, hay que llevar la cámara a una rectificadora y eso por sí solo tiene un precio”, enfatizó. 

En ese sentido, se requieren unos 1.500 dólares en caso de que se pretenda reparar un vehículo con mecánicos informales.

Repuestos incosteables 

Y, además de la mano de obra, se pueden consultar los precios de partes de vehículos en MercadoLibre para tener un estimado de los gastos. Por ejemplo, el kit de cadena de tiempos de una Gran Cherokee año 2005 se negocia sobre los 140 dólares. Se trata de un repuesto generalmente importado. Sin embargo, hay precios topes de hasta 350, y otros más baratos, pero de dudosa procedencia. 

Esto supone que un venezolano promedio, con salario íntegro, con cestatickets y bonos que otorga el oficialismo a través del Sistema Patria, necesita, por lo menos, 135 dólares adicionales. Esto única y exclusivamente para costear el repuesto.

Alberto, quien no sabía los costos actuales para reparar un automóvil dio una respuesta tajante y al mismo tiempo desalentadora: «Tendré que acostumbrarme al Metro y llevarme una botellita de agua para el calor”. 

Noticias relacionadas