• La muerte del niño a manos de la Guardia Costera del país insular provocó una ola de comentarios negativos en redes sociales. Varias personalidades y organizaciones venezolanas e internacionales también se pronunciaron contra el hecho

Darielvis Sarabia abordó la embarcación que salió desde Tucupita, Delta Amacuro, hacia Trinidad y Tobago. Al igual que los otros 19 migrantes que la acompañaban, solo buscaba en la nación insular la vida que no le podría dar en Venezuela a sus dos hijos pequeños. Sin embargo, el 6 de febrero de 2022, esas esperanzas quedaron rotas al ser recibidos con disparos por la Guardia Costera trinitense. Ella resultó herida por dos impactos en el pecho y la clavícula. En sus brazos tenía a su bebé, de un año de edad, quien murió por la misma ráfaga.

La joven se recupera junto a los demás venezolanos heridos en el hospital Sangre Grande de Ojoe Road, al norte de la isla de Trinidad. Al daño físico y emocional se suma la preocupación por el paradero de su otra hija, Dana, de dos años de edad, quien quedó bajo custodia de los guardacostas. También la incertidumbre acerca de su propio estatus migratorio, ya que podría ser deportada apenas sea dada de alta.

Este es el cuarto caso de un menor de edad venezolano muerto durante su travesía hacia otro país en lo que va de 2022. Victoria Lugo, de siete años, falleció ahogada el 18 de enero, luego de que ella y su madre fueran arrastradas por la corriente del río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos. El 28 de enero, Keiler Vargas, de dos años de edad, murió por falta de oxígeno mientras bajaba con sus padres en autobús entre Perú y Chile. Igualmente, el 4 de febrero, Leangel Gutiérrez (10) perdió la vida en un accidente en Colombia, luego de que se volcó el autobús donde viajaba, en la vía Pasto-Ipiales. Iba con su mamá y su hermana de seis años, quienes resultaron lesionadas.

También se suma a la estadística de más de 100 venezolanos muertos en las aguas que separan Trinidad de la costa oriental venezolana, casi siempre debido a naufragios. Sin embargo, esta es la primera vez que un migrante es asesinado directamente por militantes trinitenses que impedían su llegada. Por este motivo, múltiples organizaciones internacionales, defensores de Derechos Humanos y dirigentes políticos han condenado públicamente el ataque contra la embarcación cargada de migrantes indefensos.

Indignación nacional

El asesinato del bebé venezolano despierta indignación sobre las políticas de Trinidad y Tobago contra migrantes
Foto: Cortesía

En redes sociales, muchos usuarios manifestaron su rechazo total por la forma en que el gobierno de Trinidad y Tobago trata a los migrantes venezolanos. Recordaron que este caso es uno más de cientos de atropellos por parte de las autoridades migratorias, que en varias ocasiones devolvieron las embarcaciones de regreso a Venezuela, sin ningún tipo de medida de seguridad para su recorrido en alta mar.

Leer más  Un reto de TikTok dejó sorda a una adolescente en Argentina

El gobierno interino de Juan Guaidó emitió un comunicado en el que declaró que Trinidad y Tobago debe responder ante la justicia por violación de derechos humanos. En la misma línea, instó a los organismos internacionales a investigar el hecho y tomar las medidas necesarias. “Esta tragedia es inaceptable, no hay ninguna justificación para el uso de la fuerza contra civiles en una pequeña embarcación”, expresó.

Varios ciudadanos se concentraron también el martes 8 de febrero de 2022 frente a la Embajada de Trinidad y Tobago en Caracas para protestar contra las acciones de la Guardia Costera de ese país. La manifestación fue organizada por activistas juveniles de la Plataforma Unitaria. Vestidos de negro en señal de luto, dejaron rosas blancas frente a la sede deiplomática, que estuvo custiodiada por la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Incluso por parte del régimen de Nicolás Maduro también hubo un comunicado. La Cancillería oficialista envió sus condolencias a los familiares del niño asesinado y exhortó a las autoridades trinitenses a realizar una investigación exhaustiva del caso. El texto agregó que Maduro ordenó activar los mecanismos diplomáticos para “consolidar la dinámica de seguridad transfronteriza” entre ambos países. 

Leer más  ¿La Embajada de EE UU en Caracas planea abrir sus puertas en el segundo semestre de 2022?

Cabe recordar que el régimen oficialista y el gobierno de la presidenta Paula Mae Weekes mantienen fuertes relaciones bilaterales, siendo uno de sus aliados más importantes en el Caribe. En noviembre de 2020, la Cancillería venezolana convocó a Trinidad y Tobago a una reunión con el fin de abordar temas de “seguridad, movilidad humana y lucha contra el narcotráfico”. Producto de ese acuerdo, se inició un proceso de repatriación de venezolanos a través del plan “Vuelta a la Patria”.

Preocupación internacional

Misión ONU Venezuela
Foto: Cortesía

El caso de Darielvis no pasó desapercibido para los organismos internacionales, que desde hace tiempo han expresado su preocupación por las políticas del país caribeño. La Organización de Naciones Unidas (ONU) emitió un comunicado conjunto de sus diferentes agencias en el que afirmaron estar “profundamente consternados”: Criticaron la postura del gobierno trinitense de bloquear el paso de venezolanos y le instaron a garantizar el derecho a la vida de refugiados y migrantes.

“Ningún niño o niña migrante debería morir jamás, ya sea viajando con sus padres o solo. Ninguna madre quiere poner en riesgo la vida de sus hijos en un pequeño barco en alta mar. A menos que no tenga otra opción”, dijo Jean Gough, directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe.

Hasta el momento no ha habido un pronunciamiento formal por parte del embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, ni de ningún representante de la Unión Europea. Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recordó el contenido de su resolución 4/19, en la que insta a los Estados a garantizar rutas seguras y mecanismos de protección para refugiados y migrantes. La misma especifica también que se debe evitar el uso de armas letales contra estos grupos vulnerables.

La Organización de Estados Americanos (OEA) tampoco ha emitido aún un comunicado, ni siquiera por parte de su secretario general, Luis Almagro. Solo su comisionado para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos, David Smolansky, rechazó públicamente el hecho. “Arde en el alma que sigan muriendo migrantes venezolanos en toda la región cuando huyen de una dictadura”, escribió en su cuenta de Twitter.

Leer más  Encuestadora Ipsos: Maduro posee la aprobación más baja de Latinoamérica

“En defensa propia”

El asesinato del bebé venezolano despierta indignación sobre las políticas de Trinidad y Tobago contra migrantes
El TTS Scarborough, barco trinitense involucrado en el incidente. Foto: Cortesía

El primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, reconoció el 7 de febrero que la Guardia Costera de su país disparó contra la embarcación llena de migrantes. Aunque expresó sus condolencias a los familiares, matizó la situación asegurando que se trataba de un operativo de seguridad. ”Continuaremos pidiéndoles a nuestros vecinos venezolanos que descarten arriesgar las vidas de otros de los suyos en el contrabando de migrantes”, declaró.

En un comunicado, la Guardia Costera también explicó su versión de lo ocurrido. Indicaron que la nave TTS Scarborough actuó “en defensa propia”, luego de que el bote venezolano presuntamente intentara en varias oportunidades embestir al barco militar. Aseguran que usaron todos los protocolos pacíficos, como hacerles señales con bengalas, bocinas y un megáfono. Presuntamente los guardacostas, en resguardo de sus vidas, dispararon contra el motor de la embarcación para forzarla a detenerse. Allí fue cuando descubrieron que habían “migrantes ilegales escondidos”.

Daiselys Salgado, tía del bebé fallecido, indicó que la familia en Venezuela está sumamente entristecida y molesta por el hecho. Dijo que diariamente los guardacostas tratan con migrantes venezolanos, por lo que no tiene justificación su actuación violenta. “Qué corazón puede tener una persona para disparar a un bote donde van niños y mujeres”, dijo en entrevista a Voz de América. Pide que las autoridades entreguen a Dana, la otra hija de Darielvis, a su padre, quien tiene meses trabajando en la isla y esperaba reencontrarse con su esposa e hijos.

Noticias relacionadas