• Existen diferencias entre las versiones de la Guardia Costera y las ofrecidas por los migrantes venezolanos

Los más de 30 migrantes venezolanos que se encontraban a bordo de la embarcación que fue tiroteada por la Guardia Costera de Trinidad y Tobago, operación en la que murió un bebé de un año de edad, dieron su versión de los hechos a los abogados. Las declaraciones, de acuerdo con el medio trinitense Newsday, contradicen lo dicho por las autoridades, quienes afirmaron que la embarcación trató de embestirlos y por ello abrieron fuego. 

El niño que fue identificado como Elvis Santoyo murió en los brazos de su madre; quien también fue herida y posteriormente llevada al hospital. Los migrantes detenidos a bordo de la embarcación fueron trasladados al Helipuerto de Chaguaramas, donde permanecen detenidos desde el domingo 6 de febrero.

En conversación con Newsday el 8 de febrero, los abogados Criston J. Williams y Siddiq Manzano comentaron las diferencias en la versión de los venezolanos. Manzano aseguró que, contrario al informe inicial, los migrantes con los que habló negaron haber intentado embestir a uno de los botes de la Guardia Costera y afirmaron que un motor defectuoso les impidió intentar escapar.

Dijeron que el bote en el que viajaban tenía dos motores y uno de los motores se paraba y volvía a encenderse. También dijeron que la primera embarcación de la Guardia Costera que vieron fue la embarcación más pequeña”, argumentó Manzano.
Abogados revelan testimonios de los venezolanos que iban en la embarcación que fue atacada en Trinidad y Tobago
El TTS Scarborough, barco trinitense involucrado en el incidente. Foto: Cortesía

No fueron varias advertencias por parte de las autoridades de Trinidad y Tobago 

El abogado indicó que los migrantes dijeron no haber escuchado bocinas o megáfonos desde la embarcación que se acercaba, por el contrario, vieron dos bengalas: una apuntaba al cielo y la otra hacia el barco donde iban. 

“Poco después de eso, escucharon los disparos. Dijeron que la Guardia Costera solo dejó de disparar después de darse cuenta de que alguien a bordo estaba herido. Debido al motor defectuoso, no podían embestir a nadie o incluso tratar de escapar, así que en ese momento estaban parados”, agregó el abogado. 

Agregó que el grupo de migrantes, que estaba constituido por 20 niños y 17 adultos, fueron trasladados la madrugada del domingo al helipuerto de Chaguaramas, en Trinidad y Tobago, donde permanecieron. Manzano constató en su conversación con los venezolanos que varios de los niños no estaban bien de salud y algunos vomitaban.

Cartas a organismos internacionales 

Manzano y Williams informaron que tienen la intención de escribir cartas al Ministerio de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, al director de Inmigración y a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, solicitando estatus de refugiados para los migrantes. 

Williams resaltó que la ausencia de legislación para tratar de manera efectiva incidentes como estos puso al gobierno de Trinidad y Tobago en desventaja. 

“Desde mi punto de vista, el hecho de que Trinidad y Tobago no tenga un marco legislativo y/o una política adecuada que reconozca a los refugiados y solicitantes de asilo siempre nos tendrá en una posición de desventaja a nivel internacional. En primer lugar, se deben tomar medidas urgentes para que implementemos una política escrita que cumpla con nuestras regulaciones internacionales”, recomendó el abogado Williams.

Abogados revelan testimonios de los venezolanos que iban en la embarcación que fue atacada en Trinidad y Tobago
Foto: CCN TV6

¿Qué dice el informe de la Guardia Costera de Trinidad y Tobago?

La embarcación de venezolanos zarpó desde Tucupita, estado Delta Amacuro, el sábado 5 de febrero rumbo a las costas de Trinidad y Tobago. 

De acuerdo con un comunicado de la Guardia Costera, sus oficiales patrullaban la costa sur del país cuando la nave TTS Scarborough detectó una embarcación que cruzó la frontera desde Venezuela. 

La Guardia Costera agregó que persiguieron a la lancha que intentó evadirlos. Además, alegaron que utilizaron métodos como el uso del megáfono, la bocina del barco, el reflector y las bengalas, para tratar de detener la embarcación. El comunicado señala que al no lograr detener el bote, los funcionarios decidieron disparar.  

El texto sostiene que los oficiales desconocían la presencia de migrantes en la embarcación. Aseguraron que descubrieron a los heridos luego de interceptar y detener a quienes allí viajaban.

Indignación y preocupación en el mundo

En redes sociales, muchos usuarios manifestaron su rechazo total por la forma en que el gobierno de Trinidad y Tobago trata a los migrantes venezolanos. Recordaron que este caso es uno más de cientos de atropellos por parte de las autoridades migratorias, que en varias ocasiones devolvieron las embarcaciones a Venezuela, sin ningún tipo de medida de seguridad para su recorrido en alta mar.

El gobierno interino de Juan Guaidó emitió un comunicado en el que declaró que Trinidad y Tobago debe responder ante la justicia por violación de derechos humanos. En la misma línea, instó a los organismos internacionales a investigar el hecho y tomar las medidas necesarias.

Varios ciudadanos se concentraron también el martes 8 de febrero de 2022 frente a la Embajada de Trinidad y Tobago en Caracas para protestar contra las acciones de la Guardia Costera de ese país. La manifestación fue organizada por activistas juveniles de la Plataforma Unitaria. Vestidos de negro en señal de luto, dejaron rosas blancas frente a la sede diplomática, que estuvo custiodiada por la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

Abogados revelan testimonios de los venezolanos que iban en la embarcación que fue atacada en Trinidad y Tobago
Foto: Cortesía

Incluso por parte del régimen de Nicolás Maduro también hubo un comunicado. La Cancillería oficialista envió sus condolencias a los familiares del niño asesinado y exhortó a las autoridades trinitenses a realizar una investigación exhaustiva del caso. El texto agregó que Maduro ordenó activar los mecanismos diplomáticos: “Para consolidar la dinámica de seguridad transfronteriza” entre ambos países. 

Mientras que por parte de la comunidad internacional, la Organización de Naciones Unidas (ONU) emitió un comunicado conjunto de sus diferentes agencias en el que afirmaron estar “profundamente consternados”: criticaron la postura del gobierno trinitense de bloquear el paso de venezolanos y le instaron a garantizar el derecho a la vida de refugiados y migrantes.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recordó el contenido de su resolución 4/19, en la que insta a los Estados a garantizar rutas seguras y mecanismos de protección para refugiados y migrantes. La misma especifica también que se debe evitar el uso de armas letales contra estos grupos vulnerables.

Noticias relacionadas