• El mandatario ruso le exigió a Ucrania deponer sus armas.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, inició una ataque militar contra Ucrania la noche del 23 de febrero de 2022. Los bombardeos rusos contra objetivos ucranianos se reportaron a partir de las 4:00 am del 24 de febrero, en su hora local. La situación eleva la crisis en Europa ante una posible guerra.

A través de un discurso televisado, el mandatario ruso anunció un “operativo militar especial” en territorio ucraniano. Aunque aseguró que el despliegue sería en la región del Donbás, donde se encuentran las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, posteriormemente se registraron explosiones la capital Kiev, y otras ciudades ucranianas.

En su discurso, Putin aseguró que Ucrania “cruzó la línea roja” al alinearse con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Señaló que es su deber castigar a ese país de manera preventiva para defender a Rusia, siendo para él “un asunto de vida o muerte”. Igualmente, instó a los soldados ucranianos a deponer las armas y entregarse pacíficamente para evitar derramamiento de sangre.

“Nos esforzaremos por desmilitarizar y desnazificar Ucrania. Y también llevar ante la justicia aquellos que cometieron numerosos crímenes sangrientos contra civiles”, apuntó.

Ucrania bajo ataque

Durante la madrugada del jueves, se registraron los primeros enfrentamientos en la región del Donbás. Fuentes de inteligencia ucraniana afirmaron que Rusia planea un ataque tipo tenaza desde el norte y sur, apoyándose en los más de 200.000 soldados que tiene desplegados en la frontera, así como en Bielorrusia y la península de Crimea.

Una de las primeras ciudades en las que se reportaron bombardeos fue en Mairupol, ubicada en el Donbás, pero bajo control ucraniano. Esta ciudad portuaria está frente al Mar Negro, cercana a Crimea, zona anexada por Rusia desde 2015.

El Comando operacional de Ucrania confirmó que ataques con misiles tipo crucero en la capital Kiev. De acuerdo a reportes extraoficiales, se registran enfrentamientos armados en el aeropuerto de Kiev, donde tropas rusas intentan tomar el control. También hay explosiones en Járkov, la segunda ciudad más poblada del país, así como en Odesa, la más alejada de Rusia y cercana a la frontera con Moldavia.

Llamado a mantener la paz

Mientras Putin hablaba, se desarrolló en Nueva York una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU). Su secretario general, António Guterres, pidió al presidente ruso para que no lance un ataque contra Ucrania. Al momento de dar sus palabras, todavía no había iniciado el ataque sobre Kiev, aunque ya hablaba sobre una invasión inminente.

“Presidente Putin, impida que sus tropas ataquen Ucrania. Dé una oportunidad a la paz, demasiada gente ha muerto ya”, declaró. Igualmente, expresó su preocupación ante la ola de violencia que pudiera desatar en Europa, y llamó a actuar con mesura ante la situación.

“Es el momento de la mesura, la razón y la distensión. No hay lugar para acciones y declaraciones que llevarían esta peligrosa situación al abismo”, señaló Guterres, quien consideró que este podría ser el comienzo de “la crisis mundial de paz y seguridad más grave de los últimos años”.

Noticias relacionadas