• Cecodap presentó un informe en el que se evidenció el aumento de las alteraciones del estado de ánimo e ideas suicidas en niños, niñas y adolescentes durante el año 2022

Durante el año 2021 se mantuvo en Venezuela la crisis humanitaria compleja, que afecta al país desde hace varios años y también el contexto de la pandemia por covid-19. Estos fueron solo algunos de los factores que incidieron en la salud mental de los niños, niñas y adolescentes durante ese periodo. 

El Estado venezolano no ha priorizado la atención psicosocial de este grupo etario en centros de salud pública. Ante la falta de servicios gratuitos, la atención psicológica recae en organizaciones de la sociedad civil en su mayoría. Es el caso de Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), una organización dedicada a la atención psicosocial de niñas, niños y adolescentes. 

La organización reveló, en el Informe Somos Noticia – Capítulo Salud Mental (2021), los detalles obtenidos de las 4.989 consultas que realizó del Servicio de Atención Psicológica Crecer sin Violencia durante el año 2021. Los indicadores revelan varias aristas relevantes en torno al incremento de conflictos en la salud mental de niños, niñas y adolescentes. 

Salud mental en niños y adolescentes
Foto: EFE/Cristian Hernández

Riesgo suicida

Abel Saraiba, coordinador adjunto de Cecodap y del Servicio de Atención Psicológica Crecer sin Violencia, alertó sobre un incremento de los casos con riesgo suicida en las consultas realizadas por la organización. 

De acuerdo con el especialista, en el año 2021 hubo un incremento de 112,32 % de pacientes con alteración en el estado de ánimo que presentaron ideación suicida, en relación con el año 2020. Estas ideas también se presentaron en casos en que el motivo de consulta fueron conflictos familiares.

Saraiba destacó el efecto negativo que tiene para los niños, niñas y adolescentes la falta de medidas que protejan la salud mental. 

Esto da cuenta de cómo la no adopción de medidas específicas para proteger a los niños y adolescentes en Venezuela supone un incremento devastador en la severidad del daño causado a esta población. Cuando se aprecia año a año el aumento pareciera que el panorama es demoledor. Es importante destacar que pese a la recepción de 156 casos vinculados a esta problemática en 2021, ninguno de estos tuvo un desenlace mortal”, explicó.

Falta de centros de atención gratuitos y descentralizados

Cecodap realizó un mapeo de los centros de atención de los servicios de Salud Mental y Atención Psicosocial (SMAP) en el país. El estudio arrojó que en 2021 se redujeron 49 % los servicios en comparación con el año 2020. Solo 138 servicios se encuentran activos, de los cuales el 68,8 %  corresponden a servicios prestados por las organizaciones de la sociedad civil. 

Leer más  ¿Estados Unidos y el régimen de Maduro acordaron reabrir la embajada estadounidense en Caracas?

La organización alertó que el 37,7 % de los servicios se encuentran en Caracas, lo que supone una centralización importante de los servicios de salud mental en el país. 

Aumenta la cifra de adolescentes que solicitan atención

La cantidad de solicitudes que recibió Cecodap durante el año 2021 aumentó 200 % con respecto al año 2020. En el 48 % de los casos, la madre es quien solicita el servicio de atención psicosocial. Sin embargo, hubo un aumento importante de adolescentes que solicitan el servicio.  34,8 % fueron hechas por adolescentes, sin intervención de sus padres o cuidadores. 

Nos llena de satisfacción que cada día llegan más adolescentes que solicitan la atención psicológica por sí mismos. Esto nos habla de que perciben la salud mental como un asunto prioritario”, dijo Saraiba.

Un total de 39.2 % adolescentes entre 12 y 17 años de edad recibieron atención psicosocial, siendo el mayor grupo etario de todas las solicitudes recibidas. Los niños de 5 a 11 años de edad representaron el 24,7 % de los casos, mientras que las personas entre 18 y 50 años se ubicaron en el 30 %. 

Alteración en el estado de ánimo fue el principal motivo de consulta

La mayoría de los casos atendidos por Cecodap tienen relación a las alteraciones en el estado de ánimo. 39,1 % de las personas acudieron a consulta por este motivo. 15,5 % de los motivos de consultas estuvieron relacionados con conflicto en el grupo familiar.

Leer más  Gasolina subsidiada: así será la recarga de litros en el mes de julio

Dentro de las alteraciones del estado de ánimo se pueden dar cuadros de depresión, ansiedad y sentimientos de tristeza y llanto. Este último fue el más recurrente en los casos atendidos por Cecodap. 

En 2021, 10 % de los pacientes acudieron por situaciones de violencia. Esto incluye violencia de género, sexual, así como violación de los derechos humanos, acoso escolar.

“Si bien, a simple vista podría parecer menor el porcentaje de casos de violencia respecto al año 2020, debe indicarse que la variación de este dato no responde a una disminución del número de casos, sino a un incremento del porcentaje de solicitudes asociadas a alteraciones del estado de ánimo que podrían tender a reducir la visibilidad de la violencia como una problemática que sigue presentándose y aumentando cotidianamente en la vida de niños, niñas y adolescentes y sus familias”, especificó Saraiba. 

Niñas, adolescentes y mujeres: las más afectadas

Cecodap hace énfasis en que las niñas, adolescentes y mujeres son las más vulnerables de sufrir alteraciones de la salud mental. El estudio realizado reveló que el género femenino es el más afectado en casos de ideación y riesgo suicida.

Los datos indicaron que el 82 % de los casos de violencia afectan diferencialmente a las niñas, adolescentes y mujeres consultadas.

Las niñas y adolescentes son identificadas como las más vulnerables frente a alteraciones de salud mental y violencia. En el caso de los niños, pareciera que existe una resistencia a mostrar sus alteraciones del estado de ánimo, lo cual está atado a la cultura en el país”, explicó Saraiba.

El especialista resaltó la influencia de factores culturales y machistas en el incremento de las vulnerabilidades. “La incidencia de formas de violencia que diferencialmente afectan a las mujeres, así como un contexto de violencia machista y dinámicas sociales, incrementan notablemente la vulnerabilidad de presentar alteraciones de salud mental”, precisó.

Leer más  Sesgo de negatividad: por qué los efectos de las críticas duran mucho más que los de los elogios

Niñas, adolescentes y mujeres son las más afectadas por las distintas formas de violencia. En los 167 casos de consulta psicológica por motivo de violencia el 32,9 % acudió por violencia sexual, 32,3 % por violencia intrafamiliar y 17,4 % por violencia de género. 

Aumenta el riesgo de alteraciones en la salud mental durante la infancia y adolescencia en Venezuela
Foto referencial

De los casos de violencia atendidos por Cecodap, 14,4 % corresponden a acoso escolar.

El especialista afirmó para El Diario que en los casos de acoso escolar que han atendido las agresiones se mantuvieron de manera virtual, a través de ciberacoso, por ejemplo, y con el regreso a clases continuó este tipo violencia.

No desaparece la violencia porque desaparezca el agresor. Hay estudios que afirman que se pueden encontrar evidencias bioquímicas, psicológicas y físicas de acoso escolar incluso 40 años después de haberlo vivido”, dijo Saraiba.

Crisis del país y la salud mental

Abel Saraiba respondió para El Diario que Venezuela atraviesa desde hace varios años una emergencia humanitaria compleja y que la llegada de la pandemia aumentó las carencias de los ciudadanos. En este sentido, el especialista detalló que existe un deterioro acelerado de las alteraciones del estado de ánimo. 

Aumenta el riesgo de alteraciones en la salud mental durante la infancia y adolescencia en Venezuela
Foto: EFE

“Cuando vemos un deterioro tan acelerado, no podemos atribuir a las personas de manera individual. Pareciera que la depresión tiene que ver solo con la situación individual de la persona, perdiendo de vista que la depresión tiene que ver con factores individuales pero cuando tantas personas al mismo tiempo la experimentan da cuenta que hay una realidad social del país que sobrepasó por mucho la capacidad de la gente para responder”, explica Saraiba. 

El especialista señala que la salud mental es la herramienta que tienen las personas para enfrentar las tensiones normales de la vida. Sin embargo, la situación que viven los niños, niñas y adolescentes en Venezuela no es normal. A su juicio, el deterioro de la calidad de vida representa una amenaza. 

Noticias relacionadas